sábado, 23 septiembre 2017

Aspace1

Representantes del parlamento y el Gobierno de Navarra, se dieron cita en el Café Zentral para celebrar el trigésimo aniversario del Centro Especial de Empleo de Aspace Navarra, junto a miembros de los ayuntamientos donde Aspace tiene implantación, entidades sociales, sindicatos, empresas colaboradoras, patrocinadores, trabajadores de la entidad y simpatizantes.

El acto dio comienzo con la intervención de Juana Zalba, presidenta de la Fundación Aspace Navarra para el Empleo, que recalcó que el objetivo principal durante estos años no ha sido otro que “promover la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad en el ámbito laboral, adecuando las actividades a las características individuales de cada uno, en orden a favorecer su integración personal y social y facilitar en su caso la posterior integración en el mercado ordinario de trabajo”.

Luis Antonio Gómara, presidente de Aspace Navarra, en su intervención, agradeció el apoyo de las empresas y las entidades públicas y privadas “sin las cuales no podríamos haber llegado hasta hoy” y terminó destacando la colaboración entre Delphi y Aspace que ha perdurado durante estos 30 años. Alfredo Goicoechea entregó una placa de vidrio, realizada en el Centro Ramón y Cajal de Aspace, a Carlos Tainta, director de Delphi “en agradecimiento por el itinerario común entre Delphi y Aspace”.

Miguel Laparra, vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra dio la enhorabuena al Centro Especial de Empleo de Aspace Navarra al que reconoció como “un referente del empleo protegido para personas con discapacidad”.Aspace2

Para finalizar el acto, se ha proyectado un video realizado por el Centro de Aspace Press Comunicación, y cuyo final ha sido sorpresivo, ya que todos los centros y servicios de Aspace Navarra, han felicitado a los compañeros del empleo.

CENTRO ESPECIAL DE EMPLEO

Aspace Navarra ha desarrollado, en sus 45 años de historia, un ‘Itinerario de vida’, que es el compromiso que la entidad contrae con las personas con parálisis cerebral y alteraciones afines. Así, desde que un niño o niña nace con parálisis cerebral hasta el día después de su fallecimiento han creado proyectos y programas que permiten acompañarles, a ellos y sus familias, desde la acogida y atención temprana, el colegio de educación especial, centro de día, residencias, centros ocupacionales, atención ambulatoria, centro especial de empleo, ocio u tiempo libre, respiros familiares o deporte adaptado. Es decir, todas las facetas que las personas con parálisis cerebral necesitan y que la sociedad no está preparada para ofrecérselo en su entorno normalizado.

Con la puesta en marcha del Centro Ramón y Cajal, se inició de manera regular una unidad de adultos en el Centro de Día. Se crearon varios talleres de carpintería, cestas, pompones, telares entre otras actividades y, hoy en día están divididos en distintas unidades de trabajo como mantenimiento integral de edificios, servicio de ayudas técnicas, albergue de peregrinos ‘Jesús y María’, montajes y enclaves industriales, lavandería industrial y así hasta 252 puestos de trabajo, de los que 231 los ocupan personas con discapacidad.

To Top