lunes, 23 octubre 2017

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Miembros de la Asociación de Daño Cerebral de Navarra, ADACEN, han realizado un original proceso de formación que, según informaron sus promotores, favorecerá la integración laboral de quince vecinos en riesgo de exclusión del Valle de Aranguren. Dicha actividad se ha realizado en dos fases: una teórica (que acaba de finalizar) y una práctica que se desarrollará en los próximos días.

El objetivo, que los futuros cuidadores tengan en cuenta el punto de vista del dependiente para ofrecer a esta persona el mejor servicio posible. A tal fin, el curso ha contado con la presencia de María del Burgo Chávarri, una usuaria de los servicios de ADACEN, así como el asesoramiento de una Técnica de Atención Sociosanitaria.

Mediante esta nueva forma de trabajar “queremos afrontar el desafío de la inclusión social y la promoción de la vida independiente, elementos básicos para incrementar la cohesión social”, reconocieron sus responsables. 

Asimismo, con la incorporación al curso de esta usuaria, lo que se pretende desde ADACEN es facilitar a los asistentes los diferentes puntos de vista de lo que se considera la calidad de atención a personas dependientes, desde el punto de vista profesional y del usuario. “Creemos que es enriquecedor tanto para las asistentes, que conocerán de primera mano las percepciones que tienen las personas usuarias sobre la calidad de atención, como para las personas con discapacidad, ya que surge una oportunidad para favorecer la inclusión social, el fomento de la autonomía, y la participación en la comunidad de personas con discapacidad”, destacaron.

El resto de esta primera formación teórica, ya finalizada, ha sido impartida por profesionales de la Asociación de Daño Cerebral de Navarra especializados en distintas áreas de atención al daño cerebral: logopedas, neuropsicólogas, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, técnicos de atención sociosanitaria y enfermera.

La formación,  a la que asisten quince personas desempleadas del Valle, se completará en breve con un periodo de prácticas en la sede que ADACEN tiene en Mutilva. “Esto supone”, afirmaron desde la entidad, “una mayor calidad de la formación puesto que los asistentes trabajarán con personas dependientes y adquirirán unas capacidades y una experiencia que, en los cursos que son únicamente teóricos, no se obtienen”. Las prácticas finalizarán el 13 de mayo.

Una vez concluido el curso, los participantes tendrán formación sobre los principales trastornos neurológicos y sus causas y consecuencias a nivel físico, cognitivo, conductual, funcional y social, y sabrán atender las necesidades de personas dependientes, contribuyendo de esta forma a mejorar sus posibilidades de encontrar un puesto de trabajo.

Esta acción de “Formación para el cuidado de dependientes” ha sido impartida por ADACEN también en el valle de Egüés. Sus responsables recordaron, por último, que su asociación imparte también formación dentro del Plan de Prevención y primeros auxilios de empresas navarras sobre vida saludable y prevención de accidentes cerebrovasculares. 

To Top