martes, 23 mayo 2017

Emilio Flamarique AENOR
emilio-flamarique

Emilio Flamarique, delegado de AENOR en Navarra

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

Desde que en los años noventa se comenzaran a implantar los sistemas de calidad, mucho han cambiado los sistemas de gestión en las empresas. Por eso, la nueva norma ISO 9001:2015 introduce una serie de novedades para ajustarse a la nueva situación empresarial. Aunque la ISO 9001:2015 se hará pública en septiembre de 2015, las empresas tienen tres años para implantarla y adaptarse a ella. Durante dos años convivirán la ISO de 2008 con esta de 2015 para facilitar dicha adaptación. En aquellos casos en los que se afronte la certificación inicial del sistema de gestión de la calidad, a partir de marzo de 2017, deberá realizarse respecto a la nueva versión ISO 9001:2015.

PRINCIPALES NOVEDADES

Por un lado, esta nueva norma establece un planteamiento más orientado a todo tipo de actividades que  permitirá a las organizaciones entender y aplicar de una forma más eficaz los requisitos de la ISO 9001:2015.

Por otro, se establece la adopción de una estructura común para todas las normas de sistemas de gestión, “la denominada estructura de alto nivel, que busca la integración de los diferentes sistemas gestión de calidad, medioambiente, de eficiencia energética, de prevención de riesgos laborales, etc.”, explica Emilio Flamarique, director de la delegación en Navarra de AENOR.

Se potencian también los aspectos vinculados al liderazgo. Los requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad deben integrarse con los procesos esenciales de la organización, y sus objetivos deben ser parte de la planificación estratégica. Para conseguir este alineamiento es fundamental la involucración de la alta dirección y su capacidad para implicar al resto de personas en la eficacia de su trabajo.

Igualmente, el borrador de la norma incide muy especialmente en el modo en que se actúa ante una situación de cambio y su gestión, tanto desde el punto de vista de la planificación (considerando de manera sistemática y planificada, las posibles consecuencias del cambio, la disponibilidad de recursos, asignación de responsabilidades, etc.) como en lo que respecta a la revisión y control de los cambios cuando se han producido de forma no planificada. Esta idea aparece en numerosos apartados del ISO/DIS 9001:2014, convirtiéndose en otro de los ejes principales de la próxima norma.

CONCEPTO DE “RIESGO”

Uno de los propósitos más firmes del grupo de trabajo que está revisando la norma es reforzar el enfoque basado en procesos y el elemento más novedoso que se incorpora en la descripción del enfoque por procesos es la consideración de los riesgos y oportunidades, “Se incluye por primera vez el término riesgo, como una reflexión que cada empresa debe hacer sobre su producto o servicio, en el que se analicen en qué pueden fallar sus sistemas y las consecuencias de un posible fallo”, añade Flamarique. Se insiste, de este modo, en el carácter preventivo que debe aportar un sistema de gestión de la calidad.

OTROS CONCEPTOS IMPORTANTES

Veremos en la ISO 9001:2015 un primer acercamiento al concepto de gestión del conocimiento. Se debe determinar el conocimiento necesario para la eficacia de los procesos y para lograr la conformidad de los productos y servicios. En especial, el que se ha generado durante el propio desempeño de la actividad y que debe ser puesto en disposición de las personas que lo requieran: factores de éxito y fracaso de los proyectos, experiencia del personal en áreas de actividad cualificada, propiedad intelectual generada, etc.

Se reconoce también la comunicación como uno de los engranajes que permiten a un sistema de gestión mejorar su eficacia, objetivo también en los cambios introducidos sobre la documentación del sistema. No se especifica ningún tipo de documentación requerida (procedimientos, manual, registros, etc.). Se establece que debe mantenerse la “información documentada”, (independientemente del tipo de soporte utilizado.

Por otra parte, no hay que olvidar que “el cliente seguirá siendo el foco esencial de la ISO 9001, añade  Flamarique,  y para garantizar que se cumplen sus requisitos debe contemplarse por parte de cada organización que pueden existir otras partes interesadas, cuyas expectativas o requisitos podrían afectar al producto o servicio que le ofrezca la empresa.

To Top