sábado, 26 mayo 2018

Álex Uriarte, un hombre de recursos

El presidente de Aedipe y director de RRHH de NTV Logística reflexiona sobre su profesión, el trabajo del futuro y las relaciones laborales

Miguel Bidegain
Pamplona - 23 diciembre, 2017

Alex Uriarte. (FOTO: Hugo Alonso)

Alex Uriarte. (FOTO: Hugo Alonso)

Álex Uriarte, aunque barcelonés, ha vivido siempre en Pamplona. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Navarra y se especializó en Historia del Arte en La Universidad de Salamanca.

Pero el destino le tenía deparado un ámbito laboral muy distinto: es desde hace 17 años director de Recursos Humanos de NTV Logística y preside Aedipe, la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas, trabajo al que aplica sus máster en Gestión y Dirección de Recursos Humanos y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales en las especialidades de Ergonomía y Psicología Aplicada, Seguridad e Higiene Industrial. Además es consultor y ofrece formación a empresas, asociaciones, universidades y otras entidades formativas.

No es un hombre al que le asusten los retos. ¿Un ejemplo? Ingresó en 2008 en Aedipe y cuando le propusieron coordinar la organización del 50 Congreso Internacional de la Asociación, a pesar de no tener experiencia en este tipo de tareas, dijo que sí. Y debió hacerlo bien, porque a continuación le ofrecieron la presidencia de Aedipe. Sara Turumbay, la anterior presidenta, tenía ganas de dejarlo después de 8 años y me lo propuso, no le costó mucho convencerme, lo consulté en la empresa donde trabajo, NTV Logística, y en casa y aquí estoy. Me parecía un proyecto interesante y una forma de devolver a la asociación lo que había recibido”.

Álex Uriarte: “Van a desaparecer trabajos, pero surgirán otros nuevos”

El tema en el que se centró el congreso que coordinó era ‘El futuro del trabajo’. Le pedimos que nos diga cuál va a ser porque hay quien dice que la mayoría trabajará en empleos que hoy no existen

Seguro que sí. Pero eso ya ha ocurrido, ya no hay telegrafistas ni escribanos ni serenos. Unas profesiones permanecerán aunque también sufrirán transformaciones, nacerán unas nuevas y otra desaparecerán. Incluso las personas tendrán distintas ocupaciones y proyectos a lo largo de su vida, eso ya está pasando”.

Para acceder a más información sobre AEDIPE en Navarra … LEER AQUÍ

¿Y vamos a ser sustituidos por los robots? Álex dice que van a sustituirnos en algunos trabajos pero que eso también ya ha sucedido a lo largo de la historia. Lo que ocurre es que ahora el proceso se ha acelerado con la robotización y la inteligencia artificial. “La tecnología ha generado riqueza y seguirá siendo así. Van a desaparecer trabajos pero surgirán otros nuevos. Los expertos tampoco se ponen de acuerdo, hay muchos factores y se trabaja en posibles escenarios”.

EL FUTURO DEL MERCADO LABORAL

Alex Uriarte. (FOTO: Hugo Alonso)

El tema es apasionante, quizás por eso la entrevista con Álex Uriarte fue más bien una charla. Apuntamos que la tecnología hará que el trabajo sea más individual e impersonal, pero él lo ve desde otro punto de vista: “La tecnología ha hecho posible la sociedad más interconectada que hemos conocido hasta la fecha, equipos de personas de distintas culturas y países trabajan juntas pero a distancia, se han eliminado barreras de todo tipo. Ciertamente algunas relaciones de cercanía se han perdido pero eso está pasando en la sociedad en general”.

Esa tecnología posibilita el control de los trabajadores por parte de la empresa fuera del horario laboral, ¿puede hacerlo y, hasta qué punto? Según nuestro interlocutor, las fronteras entre el mundo laboral y el personal se están diluyendo, “cualquier sitio puede ser nuestro lugar de trabajo, eso facilita la conciliación, evita desplazamientos inútiles y mejora la productividad”. Eso puede una ventaja para las personas y para las organizaciones, siempre que se respete el derecho al descanso y a la desconexión que debe ser regulado legalmente “protegiendo los intereses de las personas”.

Pasamos a su profesión, la gestión de los recursos humanos. Cuando le planteamos el cuestionario nos dice que la nuestra es una visión negativa, porque la primera pregunta es si siguen siendo mirados con recelo por unos trabajadores que les ven como parte de la dirección.

Pero Álex demuestra que sabe su oficio y le da la vuelta a nuestro argumento: “El sesgo negativo no viene por ser directivos sino por ser muchas veces los portavoces de las malas noticias”. Añade que Aedipe ha presentado un estudio a la Dirección General de Política Económica y Empresarial y Trabajo del Gobierno de Navarra llamado “Personas, trabajo y sociedad” que ha proporcionado una fotografía del estado actual de las empresas en relación a la ética empresarial, la gestión y desarrollo de personas, los cauces de comunicación interna, los niveles de participación de la plantilla, la mejora continua o la igualdad de género, entre otros aspectos, “y todas estas buenas prácticas se pilotan desde los departamentos de RRHH”.

CONFIANZA EN LAS PERSONAS

Próximo reto de las empresas navarras: la digitalización … LEER MÁS AQUÍ. 

“Nos toca comunicar despidos, pero también somos los que contratamos, detectamos talento, promocionamos, desarrollamos, mejoramos remuneración…”

Además, nuestra segunda observación es que son vistos por las plantillas como alguien que puede despedirles. De nuevo sale airoso: “Ya, pero también somos los que contratamos, detectamos talento, promocionamos, desarrollamos, mejoramos remuneración, etc. Somos la primera puerta que se toca cuando hay un problema y un puente que a veces lleva demasiado peso y en épocas de contracción económica nos toca hacernos cargo de una parte muy dolorosa sobre la que muchas veces no tenemos capacidad de decisión y que por otra parte también nos afecta, a los profesionales de RRHH también los despiden”.

Y nuestra tercera pregunta era cómo se puede motivar y pedir a los empleados compromiso, ilusión en un proyecto común… cuando las condiciones de trabajo son, en general, cada vez más precarias. Dice que sí ha aumentado la precariedad, “pero en paralelo hay profesiones en las que está siendo muy complicado retener y atraer talento”. Añade que “el mundo laboral está cambiando, está naciendo una nueva realidad basada en modelos y organizaciones más horizontales, en empresas transparentes, éticas, donde el proyecto se comparte. Si no das no puedes recibir”.

Alegamos que el discurso oficial de todas las empresas dice que su principal activo es el capital humano, las personas, y nos reprende amablemente: “No sé porque dices oficial, no conozco ninguna empresa sin personas”. “Cada vez –añade- hay más consenso en que el nuevo modelo de relaciones laborales debe basarse en las personas y en la confianza entre las partes. Agentes sociales, administraciones, expertos, universidades… Apostar por las personas mejora la competitividad de las empresas. Estamos ante un cambio cultural”.

Aunque de sus respuestas se pueden deducir algunas, le pedimos que indique cuáles son las virtudes que debe tener un buen director de recursos humanos: “Se me ocurren muchas: criterio, rigor, compromiso, capacidad de escucha y comunicación, inquietud, capacidad de aprendizaje, orientación al logro, visión estratégica… pero sobre todo que te importen las personas. Y generar confianza, cuesta mucho lograrlo y muy poco destruirlo”.

Óscar González, mejor director de RRHH de Europa, según HRO … LEER MÁS AQUÍ. 


To Top