jueves, 25 mayo 2017

sydney

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

Australia se ha situado como  uno de los países más atractivos a los que exportar estos últimos años. A pesar de la distancia existente que la convierten en un mercado lejano, su economía apenas se ha visto afectada por la crisis financiera internacional y se ha beneficiado de la pujanza de las economías asiáticas y del boom de las materias primas. La industria australiana necesita importar maquinaria, equipos y materias primas no minerales. Por su parte, el consumidor australiano tiene un perfil muy abierto y un nivel de gasto per cápita elevado. Australia es un país muy abierto y con aranceles bajos. La principal desventaja es la distancia, esta hace muy costoso tanto el desplazamiento y la actividad de investigación comercial como el transporte de determinadas mercancías.

EVOLUCIÓN NAVARRA MUY POSITIVA

En la última década las exportaciones navarras a Australia se han  multiplicado por tres. En el período enero-junio 2015 han aumentado un 73% respecto al año anterior. “Anteriormente,  durante 2013, aumentaron un 186% en buena parte debido a varias operaciones de gran tamaño, ello provocó que en 2014 las exportaciones se redujesen un 45%”, explica Alberto Cerdán, Consejero Económico y Comercial ICEX en Sidney.

Los principales productos exportados a Australia son automóviles, tripas artificiales, productos para panadería y pastelería, alubias, componentes de automoción y maquinaria eléctrica. “La evolución de las exportaciones navarras está siendo muy positiva, si en 2012 eran el 0,75 de las exportaciones totales españolas, hoy representan el 2,25 del total”, añade Cerdán.

Aunque hay ya varias decenas de empresas navarras exportando a Australia y  aunque la exportación está concentrada en unas pocas empresas, “el número de empresas navarras instaladas aquí no es aún elevado”, precisa el consejero de ICEX y añade que “la exportación navarra a Australia está muy diversificada en cuanto a productos y sectores, no tanto en lo que se refiere a número de empresas dado que un reducido número de éstas acumulan buena parte de la exportación total. Así, se exporta materia prima para la industria alimenticia, maquinaria, generadores y automóviles además de alimentos”.

australia EDIFICIOSEXPECTATIVAS Y SECTORES PROMETEDORES

Este país abierto y en crecimiento con expectativas de multiplicar su población por 1,5 en unos pocos años ofrece a las empresas navarras un mercado en expansión. Además de su propio mercado, Australia ofrece acceso a Nueva Zelanda, país con el que tiene suscrito Acuerdo de Libre Comercio, y está llevando a cabo una ambiciosa política de firma de nuevos acuerdos comerciales con países como Japón, Corea y China además de ASEAN Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. Es decir, que Australia también puede hacer valer su atractivo como puerta de entrada al resto de Oceanía y buena parte de Asia.

La normativa local en determinados sectores industriales es en ocasiones (para temas como  seguridad) incluso más exigente que la europea; también la certificación de determinados productos alimenticios es compleja. “A pesar de estas dificultades Australia ofrece posibilidades para diferentes tipos de productos en los que las empresas navarras se pueden beneficiar de la buena imagen que los productos europeo tienen en el país”, explica Cerdán.

Por sectores, en el sector agroalimentario es preciso entrar con productos de calidad y con imagen diferenciada. Los productos orgánicos y los segmento gourmet tienen posibilidades. En el sector de consumo cabe explorar los sectores de cerámica decorativa, moda deportiva y calzado, muebles de diseño, accesorios de baño, embarcaciones de recreo, productos de belleza, material de imprenta y textil-confección. En el sector industrial, existe potencial para la maquinaria agrícola, el material eléctrico y electrónico, los equipos de telecomunicaciones y componentes de automóviles.  Otro sector interesante es el de maquinaria para la minería e infraestructuras, siendo éstos algunos de los más prometedores para las empresas españolas.

NAVANTIA, UN PUNTO DE INFLEXIÓN

Hay un antes y un después en la presencia de empresas españolas en Australia. “El punto de inflexión fue el contrato de Navantia para suministrar el diseño y la tecnología de tres fragatas, así como para diseñar y construir dos buques anfibios, con un valor conjunto de varios miles de millones de euros. Aunque la presencia de muchas empresas era anterior a esa fecha, lo que vino después fue un cambio de escala”, relata Cerdán.

Muchas empresas decidieron aproximarse al mercado australiano y hoy son casi una centena con filiales en el país. El stock de inversiones supera los 5.000 millones de euros. “Así, durante  la última década se han implantado en Australia muchas filiales de grandes multinacionales españolas participando en procesos de licitación y/o concesiones públicas y privadas”, añade desde Sidney. Su éxito en proyectos de infraestructuras, aguas, energías renovables y defensa está produciendo un efecto llamada sobre otras empresas  de menor tamaño que contribuye al aumento paulatino de los flujos de inversión  y comercio.

PAÍS ATRACTIVO PARA INVERTIR

Australia constituye uno de los países más atractivos para la inversión extranjera debido a su crecimiento sostenido del PIB (3% en promedio durante los últimos años; 2,2% entre julio de 2014 y junio de 2015), estabilidad y transparencia del sistema legal y político, simplicidad de trámites administrativos y alta seguridad jurídica.

Según datos aportados por la delegación de ICEX en Sidney, las condiciones de la economía australiana siguen atrayendo la inversión extranjera directa (IED), constituyendo uno de los principales motores del crecimiento de la economía nacional. Australia ocupa la décima posición en el ranking mundial de países más atractivos para la IED, según el informe de A.T. Kearney’s 2015 sobre el Índice de Confianza para la Inversión Extranjera.

El informe sigue el impacto que los posibles cambios políticos económicos o regulatorios pueden tener sobre las intenciones y preferencias de los directivos de las principales empresas del mundo. Según las estadísticas del ABS, el stock de inversión extranjera en Australia a 31 de diciembre de 2014 era de 2.784.545 millones de AU$ (dólares australianos) frente a los 2.523.306 millones de AU$ del año anterior, suponiendo un incremento del 10% (261.239 millones más).

Cristina Fernandez, de Juice&World

Cristina Fernandez, de Juice&World

DOS EXPERIENCIAS NAVARRAS

Juice &World y Abelan son dos de las empresas navarras que exportan sus productos a Australia. Juice &World elabora zumos y refrescos envasados en botella de vidrio sin alcohol, con la misma estética que las botellas alcohólicas como el cava “una estética festiva pero con el contenido saludable. Parece que bebes un vino espumoso. Incluso al  abrir la botella quitando el corcho, hace el pop característico de cualquier botella de champán.” comenta Cristina Fernández García, encargada de logística y Account Manager del Departamento Comercial de Juice &World.

Ésa es la característica especial de estos zumos ya que “el nicho de mercado de zumos en brik ya estaba  poco saturado y queríamos darle otro look”. Esa innovadora imagen es el principal atractivo para los países que exporta, “a prácticamente todo el mundo”. En concreto, Juice &World exporta el 98% de su producción y lo llevan haciendo a Australia desde 2012. Empezaron en aquel año enviando seis contenedores (cada contenedor tiene 1.085 cajas de 12 botellas cada una, es decir, 13.020 botellas por contenedor). Este año 2015, ya llevan enviados 32 contenedores.

Nosotros no hemos tenido ninguna traba en exportar a Australia excepto lo que supone la distancia, que eleva los costes de transporte. Los días de tránsito son entre 40 a 50 días. Por lo demás, una vez que se cumplen los requisitos burocráticos,  no hemos tenido ninguna traba, a diferencia de otros países que sí resultan más complicados para comenzar a exportar”, explica Fernández.

Casi todo el transporte es marítimo, a que los costes en avión son inviables. “Para nosotros, exportar a Australia significa principalmente el tener nuestra imagen de marca allí. Es un reto. Además, también enviamos mucho producto a Nueva Zelanda, ya que con su producción doméstica no puede cubrir toda la demanda de mercado. En esta isla, todo lo relacionado con el sector agroalimentario o textil está en auge y sobre todo, el gourmet”, augura Fernández.

Planta de Videcart

Planta de Videcart

CARTÓN PARA SALMÓN AHUMADO

En cuanto a Abelan , es un ejemplo de empresa navarra que exporta a Australia. Es uno de los principales grupos europeos en la fabricación, tratamiento y manipulación de cartón y papel para embalajes, cartón gráfico y mandriles. Desde la división de embalajes (Videcart) se ofrecen soluciones eficaces y avanzadas en envases de cartón compacto específicas para el sector agroalimentario.

Videcart exporta a 33 países por un total 22 millones de euros.  Sus mercados más importantes están en Europa  (Francia, Reino Unido y Portugal)  y después América del norte (Méjico, Canadá y Usa). “Empezamos a exportar a Australia en el 2004, contactando con empresas transformadoras locales  pero el salto de calidad lo dimos en 2011 cuando empezamos a servir a los clientes finales a través de nuestro agente local”, Daniel  Aristegui
Sales Manager Abelan (Videcart Packaging). Esta empresa exporta principalmente placas de cartón para el salmón ahumado. Suponen el 1,5% de sus exportaciones con una cuota de mercado Australiano del 70%. “Nuestras ventas en Australia son bastante estables debido al sector donde nos dirigimos pero hay que tener en cuenta la evolución del tipo de cambio desde el 2012. Obviamente, la lejanía  es un problema sin embargo, en Australia están acostumbrados a importar de otras economías y no les asusta los plazos que debemos dar desde Europa. Son muy profesionales y  una vez que estás validado como proveedor difícilmente cambian”, añade Aristegui.

El tránsito hasta sus clientes puede llegar a  60 días. Esto exige un gran trabajo comercial de anticipación y planificación de las necesidades del cliente. De aquí a final de año, prevén sacar cuatro contenedores para tres clientes distintos.

To Top