sábado, 24 junio 2017

situacion-navarra-bbva-research-2

Peio Belausteguigoitia, director de la Territorial Norte de BBVA, y Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, han presentado este martes en el Hotel Tres Reyes de Pamplona una nueva edición del informe ‘Situación Navarra 2016’, que analiza la evolución y perspectivas de la economía de nuestra comunidad.

En concreto, el informe de BBVA Research Situación Navarra señala que la recuperación económica de la comunidad foral se mantendrá en el tercer trimestre del presente año (0,7%), ligando nueve trimestres consecutivos de incremento. “La disminución de los tipos de interés en el crédito bancario ha sido uno de los factores que más han favorecido el crecimiento en los últimos años. El riesgo de crédito y la barrera del tipo de interés cero sugieren que el impacto más relevante podría haber quedado atrás”, ha añadido Cardoso.

Sin embargo, anticipa una moderación del crecimiento en 2017, justificada por diversos factores, cuyo impacto agregado será menor en Navarra que en el resto de España. “El dinamismo en Navarra es mayor que en el conjunto de España. La comunidad foral crecerá una décima más que la media de España el año que viene y experimentará una menor desaceleración que el conjunto del país”, ha destacado Cardoso.

Así, aunque la política monetaria y los precios del petróleo continuarán apoyando el crecimiento, su impacto irá moderándose durante los próximos meses. Además, influirán negativamente el tono menos expansivo de la política fiscal, el brexit (por encima de las 4 décimas sobre el PIB) y la incertidumbre sobre la política económica. Esta última podrá causar el retraso de algunos proyectos de inversión o decisiones de compra de bienes duraderos del sector privado.

Cardoso y Belausteguigoitia en la presentación

Cardoso y Belausteguigoitia en la presentación

Una de las cuestiones que supone un riesgo para la economía navarra es la falta de dinamismo del sector exterior, ya que ninguno de los principales segmentos exportadores de bienes muestra una mejora firme y regular. Esta situación es particularmente relevante para una economía tan abierta al exterior como la navarra, y cuyas exportaciones al extranjero pesan un 23% más que en el conjunto de España.

En este contexto, la demanda interna, y principalmente el consumo privado, continúa siendo el principal sostén de la actividad económica, pero con un menor dinamismo que en el conjunto de España y desacelerándose frente a 2015. La debilidad del gasto interno y de las ventas al exterior justifican el diferencial de crecimiento en 2016 frente al conjunto de España.

EMPLEO E INCERTIDUMBRE

En conjunto, BBVA Research calcula que se crearán 10.000 empleos en la región entre el segundo trimestre de 2016 y el cierre de 2017, y estima que se podría cerrar el bienio con una tasa de desempleo en torno al 11%. Con todo, al final del bienio el nivel de empleo se situará todavía cerca de un 8% por debajo del nivel alcanzado en 2008.

No obstante, y según una encuesta a los empleados de BBVA basándose en comentarios aportados por los clientes “la incertidumbre todavía se mantiene elevada. Desde mediados de 2015, se venía produciendo un progresivo deterioro de la confianza. En el caso de Navarra, la Encuesta de Actividad Económica BBVA confirma la ruptura de esa tendencia en el tercer trimestre de 2016, si bien los resultados siguen reflejando alta incertidumbre”, ha señalado Cardoso.

Aunque Navarra crecerá el próximo año ligeramente por encima de la media nacional, algunos factores contribuyen a la revisión a la baja del crecimiento de 2017. Así, el impacto negativo del Brexit se notará sobre todo de manera indirecta, ya que, debido a la mayor exposición relativa al sector exterior de la Comunidad Foral, los efectos del brexit sobre otros países de la UE le afectarán más.

Además, la revisión al alza de los precios del petróleo hace que el impulso por el abaratamiento del crudo sea inferior a lo previsto hace unos meses, y la incertidumbre sobre la política económica causará un retraso en la toma de decisiones del sector privado, lo que perjudicará a la economía navarra. Aun y todo, la inversión seguirá creciendo en la Comunidad Foral, donde destacan las inversiones industriales en el sector automovilístico.

RETOS PENDIENTES

Los responsables de BBVA han añadido que Navarra mantiene una vez más los retos planteados en revistas anteriores: la reducción de la tasa de paro y del desempleo de larga duración, el aumento de la productividad media del trabajo y la adaptación a las tecnologías digitales, el aumento de la tasa de actividad, la mejora del capital humano y la inversión en I+D.

Además, resulta especialmente importante recuperar la aportación del sector exterior y acelerar su diversificación local y geográfica, apostando por la internacionalización de las empresas regional.

La caída de la demanda interna española sobre las exportaciones navarras entre los años 2010 y 2013 explica un 35% del incremento de las ventas exteriores de bienes de la Comunidad foral. Pero este efecto no es simétrico en las recuperaciones, lo que parece estar permitiendo mantener esas ganancias en el proceso de internacionalización durante el período de de recuperación de la demanda interna.

La exposición exterior de la economía navarra supera a la media de las regiones españolas, pero sigue siendo importante mantener y redoblar la a puesta por la internacionalización de las empresas regionales, cuyo principal determinante es el del tamaño empresarial, así como su diversificación geográfica y sectorial, apostando por el aumento de la competencia de los mercados internos.

A continuación, para todos los interesados ponemos a su disposición una copia del informe presentado en Pamplona por BBVA Research sobre la situación de la economía de Navarra en este ejercicio 2016 y sus principales tendencias con vistas al próximo año. 

To Top