martes, 17 octubre 2017

Una sucursal de CaixaBank

Una sucursal de CaixaBank

El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, presentaron este martes en Londres, en un encuentro con analistas, las líneas básicas del Plan Estratégico 2015-2018. Isidro Fainé, presidente de CaixaBank, cree que “ser líderes en confianza reforzará nuestro potencial comercial”. Para Fainé, “la entidad cuenta con el equipo, la vocación de servicio y los productos necesarios para diferenciarse de la competencia a través de la calidad y del compromiso social”.

“Nuestra visión para CaixaBank al final del próximo Plan es la de un Grupo financiero líder en España y ya uno de los grandes de Europa, con una perspectiva global, reconocidos de forma diferencial por nuestra responsabilidad social, por la calidad de servicio que ofrecemos, por la robustez financiera que siempre nos ha caracterizado y por ir un paso por delante en innovación”, ha concretado el presidente de la entidad.

Para lograr los objetivos del nuevo Plan Estratégico, Isidro Fainé considera necesario “contar con una organización dinámica, ágil y una plantilla con una excelente formación, vocación de servicio al cliente y comprometida con el proyecto de CaixaBank”. Por su parte, Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, considera que “lograr una rentabilidad sostenida requerirá impulsar los negocios con mayor potencial de crecimiento y rentabilidad, como el crédito a empresas, la banca corporativa, el crédito al consumo para particulares y, en el caso del pasivo, los productos de inversión con asesoramiento”.

Además, según Gortázar, “CaixaBank debe aprovechar su capacidad de innovación para mantener el liderazgo en el proceso de digitalización de la banca y ampliar su posicionamiento en multicanalidad y movilidad, ofreciendo una propuesta que redunde en mayor comodidad y servicio para el cliente”.

can-caixa-pamplonaRETOS

El primer reto del Plan Estratégico supone convertirse en el mejor banco en calidad y reputación, con el foco puesto en el cliente. CaixaBank aspira a consolidarse como el paradigma de una banca responsable y comprometida socialmente y ser una referencia en buen gobierno corporativo.

En relación a la rentabilidad, el Plan plantea lograr una rentabilidad recurrente por encima del coste del capital a partir de 2017 a la vez que se compromete a repartir un dividendo elevado y estable. La rentabilidad vendrá impulsada por el crecimiento de aquellos negocios con mayor recorrido y diversificación: expansión en banca de empresas, banca corporativa, préstamos al consumo para particulares y comercialización de productos de asesoramiento financiero (seguros, fondos y pensiones).

Además, el Plan proyecta seguir gestionando activamente el capital, focalizando las alianzas bancarias internacionales y reduciendo la exposición a activos no estratégicos y activos improductivos. En el periodo 2015-2018, CaixaBank quiere reforzar su liderazgo en banca digital, mediante un esfuerzo continuado en multicanalidad y movilidad, y la implantación del Big Data como herramienta comercial y de gestión.

Finalmente, el Plan también sitúa al equipo humano de CaixaBank como elemento estratégico para conseguir los objetivos planteados, desarrollando las capacidades profesionales y adaptando la estructura de compensación y los itinerarios profesionales.

CRECIMIENTO DE INGRESOS
Con el despliegue del nuevo Plan Estratégico 2015-2018, la entidad espera alcanzar una rentabilidad (ROTE o retorno sobre capital tangible) entre el 12% y el 14% a partir de 2017 y situar la ratio de eficiencia por debajo del 45%. La rentabilidad vendrá impulsada por el crecimiento y la diversificación: liderazgo en el mercado nacional, expansión en banca de empresas, banca corporativa y consumo, y refuerzo del asesoramiento financiero (seguros, fondos y pensiones).

En concreto, CaixaBank se plantea una tasa anual de crecimiento del 4% en créditos y del 6% en recursos, especialmente en los de fuera de balance. La entidad tiene como objetivo mejorar su cuota de mercado en créditos y depósitos en unos 0,6-0,7 puntos porcentuales, y en fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro en 2 puntos porcentuales.

El coste del riesgo, por su parte, está previsto que disminuya por debajo del 0,5%, como consecuencia de la reducción de la tasa de morosidad, que caerá por debajo de l 4% en 2018.

 

Archivado en:

Caixabank · plan estratégico ·

To Top