domingo, 23 julio 2017

Claves para entender la Innovación Social

Hablamos de una tendencia que persigue resolver los problemas sociales con proyectos innovadores y soluciones imaginativas que mejoren nuestra vida y la de los demás.

Redacción
Pamplona - 17 mayo, 2017

Entrada patrocinada por Innovaction Week

innovaction-week-pamplona-miercoles29-36

In-no-va-ción so-ci-al. Así, despacito, muchas personas repiten estas dos bonitas palabras unidas cuando las escuchan por primera vez, tratando de adivinar qué esconden detrás. Así, en silencio, se preguntan ¿qué es la innovación social? Y no es sencilla la respuesta, ya que es un concepto tan nuevo, que arrasa, y está tan de moda, que son muchos quienes se lo apropian… y no siempre con acierto.

Innovación social es la imaginación puesta a trabajar para ofrecer soluciones a retos sociales de un modo novedoso, logrando democratizar la innovación y abrirla al gran público.

Innovar socialmente es conseguir un gran beneficio para la sociedad haciendo algo que jamás antes se había hecho, con el fin de lograr acabar con problemas crónicos o minimizarlos.

El Informe Cotec 2016 describe a la innovación social como “un proyecto novedoso que tiene un fin social”. También lo define como “una innovación para el bien común haciendo más accesible a todo el mundo la innovación”, que “favorece la colaboración entre sectores” y produce “cambios sistémicos”.

UN ANTES Y UN DESPUÉS

El mundo a nuestro alrededor cambia a una velocidad de vértigo: los inviernos ya no eran lo que eran, el trabajo para toda la vida ya no existe, ahora todos tenemos alergias y raro es el día en el que no aparece una nueva enfermedad.

El cambio climático, el riesgo de desempleo y de pobreza, los nuevos estilos de vida y sus consecuencias negativas, así como la inestabilidad política mundial, nos hacen presentir que estamos ante un cambio de paradigma. ¿Una revolución? Quién lo sabe, pero sí percibimos esa sensación de estar en una frontera, un barranco o un giro radical: es un antes y un después.

Y ante toda esta locura que nos rodea, la sociedad no se queda quieta. Siente que lo que se ha hecho hasta ahora no sirve, o no del todo al menos. Si en su día la humanidad fue capaz de inventar la rueda para hacer la vida más fácil, más cómoda y más rica, ahora se estruja la mente y busca soluciones imaginativasinnovacion-social ante problemas complejos y anquilosados, que nos permitan ayudarnos entre todos y diseñar un mundo mejor. Hoy, la sociedad se rebela ante la injusticia y persigue soluciones más equitativas, sostenibles y duraderas, partiendo de ella misma, sin jerarquías, ni intermediarios.

FUERZA

De un extremo a otro del planeta, crecen los países que han puesto a la innovación social en el centro de sus prioridades, y así, la Comisión Europea la ha situado como uno de los pilares de la Estrategia Europa 2010 y, en el caso de Estados Unidos, han optado por crear la Oficina de la Innovación Social.

En España, la innovación social se está consolidando fuertemente en los últimos cinco años entre emprendedores sociales, empresas y administración. Juntos buscan cambios profundos, de raíz. El potencial transformador de las iniciativas de innovación social se está empezando a hacer notar, aunque todavía quede mucho por andar.

Entre las trabas, y al igual que ocurre con la economía colaborativa, se encuentran un mercado tradicional rígido y difícil de mover y una legislación desfasada y desconcertada: los legisladores únicamente cuentan con leyes antiguas para regular realidades nuevas.

CASOS DE ÉXITO

Arrojemos luz con ejemplos concretos. Los microcréditos pueden ser una buena metáfora de lo que es la innovación social, ya que posibilitan acceder a la financiación a personas a las cuales jamás una entidad bancaria les prestaría ni un solo céntimo. Con ellos, son millones las personas que han logrado sacar adelante su pequeño negocio y recuperar una dignidad perdida.

Som Energía es una cooperativa de energía verde que comercializa energía renovable, haciendo así frente al monopolio energético y creando un modelo energético renovable en manos de la ciudadanía.

Los fundadores de Specialsterne vieron en las personas con autismo y síndrome de Asperger un potencial inaudito para trabajar en el sector TIC… y una dificultad tremenda para acceder a ese mercado. Se pusieron manos a la obra y crearon este proyecto en el que proporcionan formación a estas personas y crean departamentos TIC ofreciendo sus servicios a empresas.

La red de emprendedores sociales Ashoka afirma con desparpajo y contundencia que “Todo el mundo puede cambiar el mundo”. Hablan de changemakers y ponen el acento en la capacidad de toda persona, empresa o entidad para generar un cambio positivo en su entorno y producir un impacto social.

Al igual que Ashoka, existen otras redes que buscan poner en contacto emprendedores con inversores, favorecer la búsqueda de financiación, la formación y el acompañamiento en la puesta en marcha de un proyecto, así como la promoción de una educación entre los más jóvenes que impulse estos valores, la creatividad y el espíritu emprendedor.

Por su parte, el programa de Emprendimiento Social Obra Social “la Caixa” busca apoyar a aquellos proyectos que contribuyan a resolver necesidades sociales a través de la puesta en marcha de empresas, económica y medioambientalmente sostenibles. El Programa Incorpora trabaja duramente para la incorporación social de personas en riesgo de exclusión. Tras encontrar trabajo, sus testimonios vitales son emocionantes.

Tanto Ashoka, como la Obra Social de “la Caixa”, estarán presentes en Pamplona InnovAction Week de la mano de David Martín Díaz, co-director de Ashoka España y Marc Simón, director corporativo del Área Social de Fundación Bancaria “la Caixa”.

Asimismo, este evento de innovación contará con la intervención de Ana Bella, una mujer que sufrió maltrato y convirtió su dolor en una red de mujeres supervivientes: la Fundación Ana Bella apoya a mujeres que han sufrido violencia doméstica a recuperar su autoestima, favorecer su inserción laboral, lograr tener una vida plena y convertirse en agentes de cambio. Anualmente, ayudan a 1.200 mujeres a alcanzar estos objetivos.

BENEFICIO ECONÓMICO

Crear un proyecto social innovador que cambie y mejore nuestro entorno no está reñido con obtener un beneficio económico. De este modo, son muchas las empresas de innovación social cuya meta es mejorar la sociedad que, a su vez, cuentan con un modelo de negocio que no solo les permite subsistir, sino alcanzar un beneficio y generar empleo. Trabajan para mejorar la sociedad y lograr un impacto social y lo aúnan con un retorno económico. Son iniciativas que generan valor social y económico, posibilitan un gran crecimiento y oportunidades de negocio rentables.

¿Un ejemplo? La Fageda lo es. Se trata de un proyecto social pionero que, ya en los años 80, quiso dar la oportunidad de trabajar a las personas con discapacidad psíquica o trastornos mentales severos. A día de hoy, la Fageda emplea a 300 personas y es la tercera empresa de productos lácteos más importante de la comarca, con una facturación de 11,5 millones de euros al año. Su fundador, el psicólogo Cristóbal Colón, contará su experiencia en InnovAction Week, al igual que lo hará la científica Pilar Mateo, quien desarrolló y patentó una pintura que ayuda a controlar la enfermedad de Chagas.

INNOVACIÓN SOCIAL EN EMPRESAS ASENTADAS

¡Por supuesto! Es mucho lo que tienen que ganar. No hablamos de acciones concretas y dispersas que se pierden entre la niebla: no. Hablamos de asimilar otro modo de trabajar y de producir. Hablamos de una involucración sincera en transformar el entorno para hacerlo mejor, provocando un beneficio social.

Pero ¿puede una empresa ayudar a resolver un problema social? Sin duda. Su potencial y capacidad es enorme, pero jamás lo logrará desarrollando únicamente proyectos puntuales “guadiana” que aparecen y desaparecen sin mayor sentido.

Conseguir un cambio verdadero implica realizar un proceso disruptivo dentro de la propia empresa, detectar aquellos retos sociales en los cuales la propia actividad puede incidir plenamente y buscar la fórmula para hacerlos realidad.

Para ello, una empresa tiene que dar el papel protagonista a las personas, empoderarlas y fomentar la cooperación, desarrollar una cultura de la innovación y potenciar el compromiso. Sólo así surgirá la creatividad e innovación necesarias para crear soluciones únicas que ayuden a resolver problemas de raíz.

¿TE SUMAS?

Si quieres conocer de primera mano las claves de la transformación digital y las nuevas tendencias de innovación de la mano de los mejores ponentes, no te pierdas la segunda edición de Pamplona InnovAction Week. ¡Te esperamos!

ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ

Noticia patrocinada por Innovaction Week

To Top