domingo, 23 julio 2017

¿Cómo se negocia la salida de Reino Unido de la Unión Europea?

A continuación se dan algunas claves para entender cómo se va a producir la desvinculación del Reino Unido de la Unión Europea, después de que un 51,9% de los británicos votara a favor del Brexit en junio de 2016.

Redacción
Pamplona - 29 junio, 2017

Banderas de la Unión Europea y Reino Unido

Banderas de la Unión Europea y Reino Unido

¿Qué procedimiento rige la salida de un Estado miembro de la Unión Europea?

El artículo 50 del Tratado de Lisboa reconoce el derecho de todos los Estados miembros a decidir retirarse de la Unión Europea “conforme con sus normas constitucionales”. La decisión deberá notificarse al Consejo Europeo y éste deberá dar las orientaciones oportunas para alcanzar un acuerdo “que establecerá la forma de su retirada, teniendo en cuenta el marco de sus relaciones futuras con la Unión”. El acuerdo deberá negociarse atendiendo al artículo 218 del Tratado de Funcionamiento de la UE, y será aprobado por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo por mayoría cualificada, es decir, el 72% de los Estados miembros y el 65% de la población.

¿Qué supone invocar a este artículo 50? 

Supone que los Tratados europeos dejarán de aplicarse al Estado en cuestión a partir de la fecha de entrada en vigor del acuerdo de retirada, “o, en su defecto, a los dos años de la notificación” del abandono al Consejo Europeo. Existe la posibilidad de que el plazo de dos años se prorrogue, si el Consejo de Europa lo decide “por unanimidad”, de acuerdo con dicho Estado.

¿Quién se encarga de negociar la salida de Reino Unido?

Una máxima que rige en las instituciones europeas es que no habrá negociaciones sectoriales ni bilaterales. Todo se integrará en un acuerdo global y ningún Estado miembro podrá negociar personalmente con el Reino Unido. Lo hará la Unión Europea como institución. Tampoco los miembros británicos del Consejo Europeo podrán participar en las deliberaciones ni en las decisiones que afecten a su país. Aunque la decisión final la tomarán los Estados miembros y la propia Gran Bretaña, se ha configurado un equipo negociador para concretar los términos en los que se producirá el Brexit. El equipo lo integran ocho personas: cuatro en representación de la Unión Europea y cuatro por parte de Reino Unido. El máximo responsable por parte de la UE, el negociador jefe, es el francés Michel Barnier, y, por el lado británico, David Davis, secretario del Brexit, será el encargado de liderar las negociaciones.

“Ningún Estado miembro podrá negociar personalmente con el Reino Unido. Lo hará la Unión Europea como institución”

¿Cómo será el proceso?

El 29 de marzo, el Reino Unido comunicó oficialmente al Consejo Europeo su decisión de abandonar la Unión. Ahora, tras la aprobación de las orientaciones de la negociación comienza la ardua tarea de acercar posturas para lograr una salida acorde a las expectativas de ambas partes. La idea es celebrar reuniones mensuales. La primera tuvo lugar este pasado 19 de junio. La Comisión Europea prevé que la negociación dure entre 15 y 16 meses, de forma que el acuerdo de retirada esté sobre la mesa en octubre de 2018. Así, podría iniciarse el proceso de ratificación por ambas partes, con el objetivo de que la retirada se produzca el 30 de marzo de 2019.

¿Qué es lo que se tiene que negociar?

Por un lado, se tiene que consensuar lo que es en sí el “acuerdo de retirada”. Es lo que se abordará en una primera fase de negociación, que se centrará en acordar la situación legal de los ciudadanos y empresas; y la desvinculación del Reino Unido de sus derechos y obligaciones como Estado miembro. Habrá, después una segunda fase, en la que se tratará qué tipo de relación mantendrán Reino Unido y la Unión Europea tras el Brexit.

¿Cuáles son las prioridades de la UE?

El Consejo Europeo aprobó el 29 de abril las orientaciones para la negociación del acuerdo de retirada del Reino Unido. Determinar cuáles los derechos de los ciudadanos para trabajar, vivir y estudiar en Reino Unido, y aportar certidumbre legal a las operaciones comerciales actualmente en curso, evitando que se genere un vacío legal, son dos de las prioridades básicas.

Por otro lado, hay que analizar las cuentas y llegar a un acuerdo económico con Reino Unido para cubrir los compromisos presupuestarios que se adquirieron antes del Brexit por parte de la Unión Europea. Otro aspecto muy importante pasa por alcanzar una “solución flexible” para la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, para dar continuidad a los acuerdos de paz en la región y respetar a su vez la legislación europea.

“La primera fase de la negociación se centrará en acordar la desvinculación del Reino Unido de sus derechos y obligaciones como Estado miembro”

¿Todo terminará en marzo de 2019?

No. La Comisión Europea plantea para esa fecha concluir la primera fase de la negociación, la desvinculación del Reino Unido de la Unión Europea. Pero habría que concretar después qué tipo de relaciones se establecerían entre ambos a posteriori. Para llegar a esos acuerdos, los plazos se dilatarán más, en torno a cinco o siete años, según apuntan desde la Unión Europea, pese a que en 2018 se haya podido adelantar una pre-negociación, una vez acordada la desvinculación. No obstantes, el resultado de esa pre-negociación para el futuro de las relaciones será muy relevante, ya que delimitará las eventuales disposiciones que puedan incluirse en el acuerdo de retirada, como transición hacia el nuevo marco de relaciones.

¿Podría en algún momento volver el Reino Unido a ser un Estado miembro?

Sí. Según el artículo 50 del Tratado de Lisboa, si el Estado miembro que se ha retirado de la Unión solicita de nuevo la adhesión, su solicitud será sometida al Consejo Europeo, que deberá aprobarla por unanimidad, tras consultar a la Comisión y al Parlamento europeos.

 

Fuentes:

Tratado de Lisboa

Legislación Europea

Líneas maestras de la negociación del Brexit

To Top