viernes, 20 octubre 2017

Llevo décadas en mercados internacionales, envuelta en emprendimientos nacionales e internacionales, acompañando procesos de innovación y de emprendimiento. En ese tiempo he asistido a la evolución de muchos mercados, he trabajado en muchos países del mundo y en muchos sectores, he participado en proyectos colaborativos y multilaterales, he dictado conferencias y talleres en diversos idiomas… Y he visto los denodados esfuerzos institucionales por impulsar hasta arguellarlas la internacionalización, el emprendimiento y la innovación…

Debo confesar que me gusta buscar, investigar, que nunca me ciño a un único sistema de trabajo. Siempre he intentado dejar instaladas mis herramientas y conocimientos, para permitir a mi cliente seguir su camino más allá de nuestro tiempo juntos, sin generar vínculos de dependencia.

En cada proceso he aprendido mucho, he conocido mucha gente, mucha gente sabia y me he dado cuenta de que la innovación, el emprendimiento y la internacionalización, dependen única y exclusivamente de las personas que las desempeñan, de su claridad para diseñar una visión realista y retadora, de su capacidad para comprometerse a alcanzarla y su tenacidad en perseguirla.

Por eso hace tres años decidí centrarme en entrenar personas, profesionales y directivos para superar esas barreras que nos alejan de nuestros objetivos: el miedo a ser diferente, que ahoga la innovación, el miedo a la incertidumbre que frena el emprendimiento, el miedo a ser rechazado que nos lleva a delegar en manos de otros la venta de nuestros productos en mercados que nos son desconocidos… Hoy imparto formación y acompaño personas a clarificar su visión y su sueño, a diseñar un plan que supere las barreras que puedan encontrar en su camino y a enfocar toda su energía en conseguirlo.

A estas habilidades ahora se les llama “competencias transversales”, que son precisamente lo que Europa nos insta a fomentar en nuestras sociedades: el liderazgo, el empoderamiento personal, la comunicación en la lengua propia y en otras lenguas, la capacidad de aprender desaprendiendo, la iniciativa y el emprendimiento personal, la consciencia y expresión culturales…

Son esos los ingredientes que, a mi entender y después de mi viaje, los que nos llevarán a conquistar nuestros sueños como personas, como profesionales y como miembros de una sociedad que necesita, con urgencia, dosis de ilusión y confianza para emprender, innovar e internacionalizar.

 

Marta Martínez Arellano
Mentor-Coach de desarrollo personal y profesional
Docente de “nuevas competencias” profesionales

To Top