domingo, 28 mayo 2017

160316 Carlos Marti_n_VacunaTB

Más de un centenar de personas asistieron a una de las últimas sesiones de los Seminarios de Biomedicina Traslacional organizados por el Centro de Medicina Aplicada, CIMA, de la Universidad de Navarra. Uno de esos encuentros tuvo como ponente invitado a Carlos Martín, director del grupo de investigación de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza y padre’ de la vacuna española contra la tuberculosis.

En su intervención, explicó cómo combatir esta afección, que “aunque es curable, hoy en día se trata de la enfermedad infecciosa más mortal a nivel mundial, por encima del VIH”. Cabe indicar, como ejemplo de la afirmación realizada por el invitado que, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud, 9,6 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,5 millones murieron por su causa en 2014.

Pues bien, con la actual vacuna (BCG) no se ha conseguido erradicar la tuberculosis por lo que en España están trabajando en una alternativa conocida como “MTBVAC”.  La candidata española para curar esta pandemia ya superó con éxito la primera parte de la fase I en un ensayo clínico. Desde enero está en marcha una segunda parte de esta fase en bebés, “una población nunca vacunada que permite conocer la eficacia real de la vacuna y así después tener más impacto en adolescentes”, afirmó Martín.

“A final de año tendremos los resultados de este ensayo y conoceremos la seguridad y protección de la vacuna. De ahí pasaríamos a las siguientes fases para las que es necesario el apoyo económico a la investigación de organizaciones e instituciones sin ánimo de lucro. Con financiación podríamos tener una vacuna contra la tuberculosis para 2020”, aseguró el director del grupo de investigación de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza 

Pie de foto: De izquierda a derecha: Juan José Lasarte (director del Programa de Inmunología e inmunoterapia del CIMA), Carlos Martín, Ignacio López Goñi (director de Relaciones Institucionales y Desarrollo Personal del CIMA) e Ignacio Moriyón (catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra)

 

To Top