sábado, 21 octubre 2017

Grego Navarro se asoma al hueco destinado al ascensor.

Grego Navarro se asoma al hueco destinado al ascensor.

El Teatro Gayarre ha emprendido unas obras que van a eliminar los problemas de accesibilidad que ahora plantea. Los responsables de la institución han abierto la posibilidad de que, mediante mecenazgo, las personas o empresas interesadas puedan hacer una aportación para ayudar a sufragar las reformas, que van a cambiar el aspecto del zaguán exterior.

Las actividades del Teatro Gayarre ya fueron declaradas en su día proyecto Mecna al quedar amparadas por la Ley Foral de Mecenazgo Cultural de Navarra, con lo que las donaciones que recibiera de particulares o empresas se beneficiaban de ventajas fiscales. “Al tratarse de un proyecto de eliminación de barreras arquitectónicas que va a posibilitar que cualquier persona pueda acceder a cualquier lugar para disfrutar de nuestra programación cultural, un proyecto por tanto de interés social, solicitamos que la obra también fuera reconocida como proyecto Mecna por el Gobierno de Navarra, y la petición ha sido atendida”, explican Grego Navarro, directora gerente del Teatro, y Edurne Mezquiriz, directora financiera.

Las obras se financian con el presupuesto de la institución y las aportaciones de los mecenas

Se abre así la posibilidad de que cualquiera pueda convertirse en mecenas de la reforma realizando una aportación. Si el dinero aportado está entre los 6 euros (el mínimo que puede donarse) y los 150, los particulares se deducirán el 80% de lo aportado en su declaración de la Renta, y partir de 150 la deducción es del 40%. En el caso de las empresas, la donación es un gasto fiscalmente deducible que permite reducir la base imponible del impuesto, con el límite del 3% de la cifra de negocio o del 30% de la base imponible previa a la reducción. Por otro lado, las empresas pueden deducir el 30% de la donación en la cuota líquida para los primeros 300 euros, y si se supera esta cantidad la deducción es del 20%.

Edurne Mezquiriz precisa que el coste de los trabajos se va a financiar con cargo al presupuesto de la institución, abono que se reducirá con la cantidad que aporten quienes deseen colaborar como mecenas. El lema del proyecto es ‘Del Gayarre al cielo’, combinando las ideas del ascensor que sube “y que aquí se pueden ver disciplinas y actuaciones con las que disfrutas y te pueden llevar a otros mundos”, comenta Grego Navarro.

El mostrador que sustituye a las taquillas en el zaguán del Teatro.

El mostrador que sustituye a las taquillas en el zaguán del Teatro.

El objeto principal de las obras es instalar un ascensor que posibilite a las personas con discapacidad o con movilidad reducida el acceso a los palcos y anfiteatro. “Disponíamos de un espacio en la sala reservado para quienes venían con silla de ruedas, pero había otras personas con dificultades para subir escaleras que se veían obligadas a pagar las entradas de sala porque no podían llegar a un palco o al anfiteatro, que son más baratas, y si se habían agotado las butacas de la sala se tenían que ir”, señala la directora gerente, quien muestra su satisfacción porque todo el mundo tenga las mismas posibilidades de acceso a los diversos espacios del edificio.

El pasado 17 de julio dieron comienzo las obras de instalación del ascensor, dando cumplimiento a un histórico anhelo de los responsables del Teatro. Está en la parte derecha del zaguán, donde estaban las ventanillas de las taquillas que van a ser sustituidas por un mostrador situado en el lado izquierdo. “Hemos aprovechado también para contar con una rampa en condiciones porque la anterior era una solución provisional adoptada tiempo atrás y que ni siquiera cumplía la normativa”, señala Navarro. El acceso general se realizará por la nueva puerta que se abre en la pared que ocupaban las taquillas. Los arquitectos autores del proyecto son Rakel Arbizu y Fermín Ibarrola, que también han intervenido en la escalera y han habilitado una terraza en la azotea apta para la realización de eventos.

Las reformas incluyen la remodelación del zaguán exterior

Las obras finalizarán a mediados de noviembre y durante las mismas el Teatro ha mantenido su programación sin interrupciones. Están siendo meses de incomodidades, ruido y polvo, pero el público los soporta de buen grado, sin duda por tratarse de una institución tan enraizada en la ciudad, comenta Grego Navarro, quien confía en que esa circunstancia hará que sean numerosos los mecenas. “Ya hay mucha gente que ha hecho su donación, pero hay que advertir que no hay ninguna contraprestación a cambio, ni va a recibir entradas o va a ver el logotipo de su empresa en un programa de mano, son aportaciones desinteresadas con ventajas fiscales”, precisa Edurne Mezquiriz. Sí se entregan unos vistosos certificados como recuerdo de la colaboración con esta novedosa iniciativa.

Y para que nadie se quede sin disfrutar de los espectáculos, se va a sustituir el actual sistema de audio, que data de 2003, por otro que incluye auriculares que amplifican el sonido, adaptables a personas con audífonos e implantes cocleares, mientras que las personas invidentes podrán seguir lo que ocurre en el escenario con aparatos de audiodescripción.

DIPLOMA GAYARRE FONDO BLANCO-01 DIPLOMA GAYARRE NAIF-01
To Top