jueves, 19 octubre 2017

20150625_091234

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

En  los últimos años, muchas son las actuaciones por parte del Gobierno de Navarra y otras instituciones como Fundación Moderna, Sodena, CEIN o ANEL, que están llevando a cabo acciones de impulso del emprendimiento. Sin embargo, el aumento, cada vez mayor del número de emprendedores, no significa que todos esos proyectos tengan una viabilidad en un futuro, ni tampoco, que todas las ideas, estén en el contexto adecuado para seguir adelante. El exceso de emprendedores, ha sido este jueves el punto principal de debate en la Mesa del Emprendimiento del Plan Moderna celebrado en Civican. Controlar la calidad de los proyectos, hacer un seguimiento adecuado de los mismos, y hacer hincapié en la formación en las aulas, son algunas de las necesidades a impulsar que han quedado patentes.

La jornada ha comenzado con un diálogo entre todos los participantes en el que se ha analizado la situación actual del emprendimiento en Navarra y se ha hecho un diagnóstico del mismo.

Han participado Daniel Mazo, de Fundación Moderna; Alfredo Chorraut (ANEL); Fernando Armendáriz (ARPA Abogados); Luis Goñi (Fundación Moderna); Adrián Miranda (Multihelpers); Estíbaliz Oteiza (Movimiento Ágora); José Antonio Ascarza (Oniria Consulting); Fermín Cilveti (Bioeder Technology); Jesús Ros (Cámara Navarra); Eva Gómara (CEIN); Esther Monterrubio (Gobierno de Navarra) y José Félix García (Gobierno de Navarra).

20150625_091308CALIDAD FRENTE A CANTIDAD

Si bien es cierto, se ha llevado una gran labor por parte de las instituciones para impulsar, motivar y ayudar económicamente a la creación de nuevas empresas el objetivo ahora es detectar la calidad frente a la cantidad.

Fomentar la cultura del emprendimiento es dar formación, desde las aulas, sobre qué es emprender y dar a conocer los canales de los que se dispone actualmente para obtener su ayuda y apoyo. Esther Monterrubio, del Gobierno de Navarra, ha señalado que hay que trabajar en una metodología que conduzca al emprendimiento. “Hay que cambiar el concepto de “espíritu emprendedor” por el de valor de emprendimiento, creatividad,  innovación. Necesitamos formación, motivación y seguimiento. Se sacan muchas ideas adelante pero hay que hacer seguimiento de las mismas. Necesitamos herramientas para dar a conocer los recursos con los que se cuenta y hacer una monitorización y seguimiento de los proyectos. Si no se está encima de esos proyectos, muchas iniciativas  mueren”.

En este sentido, Fermín Cilveti, de Bioeder Technology, ha señalado la importancia de llevar un control de aquellas empresas que aportan un gran valor añadido. “Hay un registro de empresas de base tecnológica innovadora, pero sin embargo, hay que diferenciar a aquellas que surgen con un importante know-how de otros proyectos emprendedores. Ellos van también van a generar un valor añadido en su entorno, con otras empresas que se van abasteciendo. Creo que hay que diferenciar entre unas empresas y otras, sobre todo a la hora de tener en cuenta la aportación de ayudas”.

En esa línea ha participado Luis Goñi, de Fundación Moderna, quien ha señalado que desde el punto de vista de Moderna, consideran  importante distinguir entre “empresas tractoras, a las que se les debe apoyar, sobre todo aquellas que exportan de aquellas de consumo interno, Hay que diferenciar a las empresas por tipos, riesgo, impacto, etc”. José Félix García, del Gobierno de Navarra, ya ha avanzado que se tiene previsto hacer un epígrafe en el Plan moderna sobre empresas innovadoras para llevar un control de los mismos. Jesús Ros (Cámara Navarra) también ha considerado oportuno que “se debería establecer un sistema para poder cotejar cuales de esas nuevas empresas innovadoras están generando realmente riqueza”.

En representación de CEIN ha acudido Eva Gómara (CEIN) quienha comentado la necesidad de poner especial hincapié en las empresas innovadoras, no sólo aquellas con base tecnológica. “Hay empresas que sin ser tecnológicas son muy innovadoras y también hay que darles una oportunidad”. A lo que Estíbaliz Oteiza (Movimiento Ágora), se ha unido aludiendo que “las empresas de servicios somos las grandes olvidadas a la hora de hablar de emprendimiento e innovación. Sería necesario establecer mecanismos para que se nos tuviera más en cuenta”.

Para José Antonio Ascarza (Oniria Consulting), lo importante no es que las instituciones ayuden a empresas pequeñas, sino que sobre todo, se ayude a aquellas empresas tractoras que ayudan a impulsar a la economía. “Es necesario apoyar a las grandes empresas y que vengan nuevas a nuestra comunidad. Si ellas van bien, las pequeñas empresas también irán bien”.

20150625_092946LA FIGURA DEL EMPRENDEDOR

Si algo se ha puesto de relieve ha sido que la gran cantidad de emprendedores que actualmente existe. Con la crisis, el fomento del emprendimiento ha aumentado considerablemente. “Cuando hay crisis, aumenta el número de autónomos mientras que cuando la economía va bien, aumenta el número de altas de sociedades”, ha indicado José Félix García, del Gobierno de Navarra.

José Antonio Ascarza (Oniria Consulting), ha destacado que actualmente se está “llevando a mucha gente al borde del precipicio. Se está creando una cultura de que todo el mundo debe emprender y eso es peligroso. Quizá una persona emprende por necesidad pero probablemente, no se dé el contexto adecuado para llevar adelante un negocio. Hay gente que se está hipotecando en negocios que no van a salir adelante”. Sin embargo, Fernando Armendáriz (ARPA Abogados), ha señalado que está viendo una paralización de ese emprendedor de moda. “Hay tres tipos de emprendedor. El emprendedor nato, el que emprende por necesidad y el emprendedor de moda, que nunca pasa de explicar su proyecto. Creo que ha habido muchos de este tipo en los últimos años y pero se está paralizando”.

LA UNIVERSIDAD, POCO EMPRENDEDORA

Por eso, Fermín Cilveti de Bioeder Technology, ha señalado que no es suficiente tener una idea, hay que saber cómo llevarla a cabo. En este sentido, “es necesaria una mayor implicación de la universidad, no solo en formación sino en la aportación de recursos para que los jóvenes emprendan”. Adrián Miranda (Multihelpers) así mismo, ha hablado de la necesidad que hay en las universidades de, no solo motivar a emprender sino de enseñar y formar en ello orrectamente. “Acabas la carrera y aprendes a trabajar, no a ser empresario. Hay mucho desconocimiento en la universidad sobre el emprendimiento. Te dicen que hay que emprender pero no te dicen cómo. Por eso, me parece interesante el emprendimiento colaborativo, como ha sido mi caso. Al unirte con otras personas con experiencia, te nutres de su conocimiento y saber hacer.”

Eva Gómara (CEIN) ha destacado la labor del vivero de empresas de CEIN, del que todavía considera no hay un gran conocimiento. “Informar a los jóvenes de estos canales de apoyo al emprendedor es imprescindible pero también es vital la formación y conocer en qué consiste emprender. Se tiene la idea actual de que emprender es fácil, trabajar para uno mismo, poner en marcha tu propio negocio, etc. pero emprender es difícil, y requiere de mucho esfuerzo y muchos se pegan el batacazo”.

Por otro lado, Fermín Cilveti también ha destacado el intra-emprendimiento que existe dentro de las empresas y que en muchas ocasiones no se le permite a un trabajador impulsar. “Hay muy buenas ideas de negocio dentro de las empresas y eso hay que impulsarlo en vez de mirarlo con temor como así ocurre en muchos casos”.

PLAN MODERNA

El objetivo propuesto para 2030 por el Plan Moderna es trabajar para que Navarra sea una región de emprendedores reconocida internacionalmente como un lugar idóneo para la creación de nuevas empresas y para el desarrollo de productos innovadores.

José Félix García, del Gobierno de Navarra ha hecho un repaso de los hitos conseguidos hasta el momento por el Plan Moderna. De 25 acciones previstas en el Plan, 24 ya están  iniciadas. A lo largo de 2014, se han ejecutado 5,3 millones de euros de los 5.2 millones inicialmente presupuestados. Para este año 2016, se han presupuestado un total de 6 millones de euros.

Entre otras conclusiones, Daniel mazo, de Fundación Moderna, ha señalado que en el año 2009 se contabilizaron 943 nuevas empresas. De abril de 2014 a marzo de 2015 se contabilizaron 871 y se espera que haya 1.100 en 2015, 1.250 en 2020 y se llegue hasta 1.600 nuevas empresas en 2030.

En lo referente a Empleo y Empresa, el número de ocupados en 2009 en Navarra eran 284.000 trabajadores. Actualmente la cifra se sitúa en 258.200 y el objetivo es terminar el año con 298.000 empleados. El objetivo para 2020 es llegar a los 331.000 y a los 365.000 en 2030.

Entre otros puntos, se ha analizado la creación con más de 50 trabajadores que disminuyó en 2014. Si en 2009 representaba un 1.30%, en el año 2014 era de 1.03%. Se espera terminar 2015 con un aumento de hasta el 1.60% y se prevé que representen el 2% en 2020 y el 2.50% en 2030. En este punto, se ha planteado la propuesta de modificar el indicador, teniendo en cuenta dos parámetros diferenciados: las altas y bajas del número de autónomos y el de las empresas.

To Top