domingo, 22 octubre 2017

Imagen de un operario de MAPSA en Orkoien

Imagen de un operario de MAPSA en Orkoien

El estudio de Randstad detecta que la movilidad laboral de los trabajadores, cuando se analiza a partir de su lugar de residencia, ha descendido durante los últimos tres años de manera consecutiva. En este sentido, en 2010 había 2.169.000 trabajadores que habían cambiado de residencia los últimos tres años, una cifra que ha descendido hasta 1.513.000 profesionales.

Cabe destacar que este descenso se ha producido de manera prolongada durante el periodo analizado. Esto ha ocurrido tanto en términos absolutos como en términos relativos, cuando se hace referencia al peso que representan estos profesionales en el mercado laboral. En 2010, los profesionales en esta situación suponían el 11,8% del total de trabajadores en España. Este ratio descendió al 10,5 por ciento en 2011; al 10,1 por ciento en 2012 y, finalmente, hasta el 9,1 por ciento que se registra actualmente.

FACTORES DE MOVILIDAD

Randstad, además, ha analizado la situación de aquellos profesionales que han modificado lugar de residencia, siempre que hayan variado su municipio, en el último año. Se trata, en gran medida, de empleados que han conseguido acceder al mercado laboral en los últimos 12 meses o bien han cambiado de empleo en este periodo; en cualquier caso, han tenido que variar su municipio de residencia.

En esta línea, el estudio pone de manifiesto que hay 375.000 trabajadores en esta situación; es decir, que han variado su lugar de residencia en el último año. Esta cifra ha descendido un 37 por ciento desde 2010, cuando se registraban casi 600.000 empleados.

Los últimos dos factores fundamentales que influyen en la movilidad de los profesionales son su edad y formación académica. El primero de ellos se relaciona de manera directa: cuanto más joven es el trabajador, mayor es su movilidad. Entre los empleados menores de 25 años, el 13,4 por ciento de ellos ha variado su lugar de residencia en los últimos tres años. Este porcentaje desciende un punto porcentual, hasta el 12,3 por ciento, cuando se observa el comportamiento de los profesionales de 25 a 45 años.

El colectivo de mayores de 45 años presenta menores tasas de movilidad. La estabilidad que otorga la experiencia en su puesto de trabajo y la posibilidad de compaginar su entorno personal con su actividad profesional limitan, en mayor medida, su movilidad. En este sentido, el 4,3 por ciento de los trabajadores de este colectivo han variado su lugar de residencia en los últimos tres años.

La formación también influye, si bien no es tan determinante como la edad del empleado en este sentido. Los profesionales con estudios universitarios o Formación Profesional de Grado Superior son los que presentan más movilidad, cuando se atiende a su lugar de residencia. De esta manera, uno de cada diez trabajadores con formación académica superior ha variado de municipio en el que vive en los últimos tres años. Esta tasa desciende al 8,8 por ciento en el caso de los empleados con estudios secundarios y al 8% en el de aquellos que cuentan con formación primaria.

To Top