miércoles, 24 mayo 2017

foto_historia
foto_historia

Sede de Envaplaster en Logroño

Estos dos proyectos empresariales han sido declarados de interés foral, en sendos acuerdos adoptados por el Gobierno de Navarra. Esta declaración de inversión de interés foral beneficia a aquellos proyectos que tengan una especial relevancia para el desarrollo económico, social o territorial en Navarra, tal y como recoge la Ley Foral 15/2009, de 9 de diciembre, de medidas de simplificación administración para la puesta en marcha de actividades empresariales o profesionale

En concreto, Envaplaster S.A. tiene previsto invertir un total de 5.300.000 euros para la creación de una planta de fabricación de bandejas de plástico en el polígono industrial La Alberguería, de Viana, a la que se trasladará la actividad de la sociedad, actualmente ubicada en Logroño, y sus 62 trabajadores, aproximadamente en octubre de 2016.

Por su parte, Palacio de Arozteguia, S.L. tiene previsto desarrollar en Lekaroz un complejo turístico, hotelero y deportivo con una inversión de 24.635.000 euros y la creación de 52 puestos de trabajo. El inicio de la actividad está previsto para el primer semestre de 2016.

El Ejecutivo Foral ha tenido en cuenta el impacto de estos proyectos en la creación de empleo, el volumen de inversión que conllevan y la necesidad de facilitar su implantación, de manera que los trámites necesarios para la puesta en marcha de estos proyectos reciban un impulso preferente y urgente por todas las Administraciones Públicas de Navarra, reduciéndose a la mitad los plazos de los procesos administrativos, urbanísticos y de concesión de licencias.

TRAPEROS DE EMAÚS

Por otro lado, se ha ampliado el plazo de esta calificación a la Fundación Traperos de Emaús. Esta organización planteó en junio de 2013 la construcción de una nueva nave en Berriozar en una superficie de 19.000 metros cuadrados (13.000 m2 construidos), con una inversión de 3 millones de euros en inmovilizado fijo y la creación de 17 puestos de trabajo en la fase inicial.

El Gobierno consideró que la actividad realizada de gestión de resíduos era muy intensiva en el empleo (186 personas en aquel momento) y que un 70% de la plantilla son personas en riesgo de exclusión social y un 25%, discapacitados. La inversión permitia el crecimiento futuro y se evitaba que se realizara en otro lugar fuera de la Comunidad Foral. A la vista de la marcha de las inversiones, el Ejecutivo ha acordado prorrogar la declaración hasta 2016.

 

To Top