martes, 17 octubre 2017

reconocimiento-empresas-cen27-11-2014

Una información de Cristina Altuna para Navarra Capital

Bajo el título “Jornada de reconocimiento, fomento de la ecoinnovación y la economía circular en el tejido empresarial navarro”, la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) reconoció a todas aquellas empresas que han participado en el Plan de actuación ambiental con empresas de 2014. Entre ellas, se destacó el trabajo de Replasa, Papeles El Carmen y Estampaciones Arsan, a las que la directora de la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Navarra, Imelda Lorea, les entregó un diploma.

Durante la sesión se presentó el Proyecto ENECO2 que incluye una “Guía de Prácticas Ecoinnovadoras de Navarra” para eliminar ambigüedades en los conceptos de ecoinnovación, evitar la dispersión de enfoques, “organizar toda la cantidad de información que existe al respecto y presentar mejores metologías que las actuales, que están poco adaptadas a la ecoinnovación y son poco claras y dispersas”, aseguró el consultor Martín Beorlegui.

reconocimiento-empresas-cen27-11-2014-3

Asistentes a la jornada

El camino hacia la ecoinnovación pasa, además, por asumir, la necesidad que tiene la sociedad de “pasar de una economía real haciaa un sistema circular: utilizar los recursos una y otra vez para optimizar la reutilización de las materias primas”, afirmó Montse Guerrero de la CEN.

Herramientas de financiación existen, principalmente a nivel europeo, tal y como resumió Igor Idareta de Zabala Consulting. En su presentación, eso sí, destacó cuatro vías principalmente: las líneas H2020 de temática específica o libre, iniciativas como Inneon y Finodex y, finalmente, Life. Una línea de financiación esta última que ha permitido desarrollar programas sostenibles a tres empresas navarras: Jofemar, Pavimentos Tudela y Magenistas Navarra (MAGNA).

JOFEMAR

El director general de Jofemar, Miguel Ángel Carrero, presentó el poryecto que la empresa con sede en Peralta ha puesto en marcha con el Centro Nacional de Energías Renovables, denominado Life Factory Microgrid. El objetivo del proyecto es demostrar “la idoneidad de las microrredes para la gestión energética de las plantas industriales que quieren contar con un suministro garantizado, fiable y de calidad a la vez que minimizan su impacto medioambiental”.

A este respecto Carrero señaló que “está bien generar energías renovables, pero hay que utilizarlo”. Hoy en día, sin embargo, la energía que generan los parque fotovoltaicos y eólicos sólo se consume cuando hay actividad productiva, mientras que un domingo, por ejemplo, sin esa actividad la energía no sólo no se consume, sino que se pierde. Es ahí donde entra en juego el uso de sistemas de almacenamiento de estas energías renovables que Jofemar podría estar en condiciones de suministrardentro de un par de años”.

La gestión inteligente de la microrred permitirá consumir energía de fuentes renovables disminuyendo las emisiones de CO2, tanto en transporte como en el trabajo diario de la fábrica, reducir el consumo de energía pico y las pérdidas energéticas por trasmisión y distribución, además de proveer a Jofemar de un sistema eléctrico consistente, que no requiera sistemas auxiliares dependientes de energías fósiles.

Entre los objetivos, Jofemar se ha propuesto demostrar la idoneidad y viabilidad de las microrredes para la generación, gestión, transporte y almacenamiento de electricidad verde en la indsturia, generando unos 160.000 kw libres de CO2 al año.

El proyecto Factory Microgrid se desarrollará hasta 2017 y supone una inversión que ronda los 2 millones de euros, de los cuales aproximadamente el 50% será financiado por el programa LIFE+, el instrumento financiero europeo del medioambiente. Entretanto, Jofemar sigue apostando para mantenerse como empresa líder en tecnología”, con más de 150 patentes, inversiones de “entre el 6 y 9%” y con un departamento de I+D que cuenta con 70 trabajadores.

ECO 1

El director comercial de Pavimentos de Tudela, Víctor Moracho, el director general de jofemar, Miguel Ángel Carrero, y el jefe de proyectos de Magna, José Antonio Yeregui.

PAVIMENTOS TUDELA

El director comercial de Pavimentos de Tudela, Víctor Moracho, explicó la apuesta por la mejora continua de la organización que busca siempre dar un valor añadido a su producto, el hormigón. Fruto de ese trabajo crearon ecoGranic, una losa de hormigón que tiene dos ventajas, “el 30% del material es reciclado y funciona como agente activo en la descontaminación medioambiental, sin perder las características propias de un hormigón”.

Un producto gracias al cual han logrado que de “tres camiones que salen de fábrica, uno sea reciclado”. Este material permite además que cubrir una superficie de un campo de fútbol con este pavimento elimine una contaminación similar a la que generan 4.000 vehículos y un ahorro anual de 5 millones de euros.

Por todo ello, Moracho entiende que “debería ser un producto de uso obligatorio, en ello seguimos trabajando”. Y no sólo miran a Europa, Pavimentos Tudela ha logrado cerrar un acuerdo económico en Hong Kong (China), lo que supone un paso “importante para una pyme como la nuestra”.

En ese camino el director comercial de PVT destaca que no han estado solos, sino que han colaborado con distintas entidades y universidades. Fruto de esa colaboración con la Universidad de Navarra es, por ejemplo, el proyecto Life+ Respira en favor del medioambiente que contará con fondos europeos y que ya ha sido aprobado por la Comisión Europea. El trabajo busca demostrar que es posible reducir la exposición a la contaminación de los ciclistas, y viandantes en general, aplicando nuevas tecnologías y otras medidas relacionadas con la planificación urbanística, el diseño urbano y la gestión de la movilidad.

MAGNA

Como empresa del sector minero, Magnesitas Navarra (MAGNA) presentó el proyecto en el que ha trabajado para reducir las emisiones de CO2 y reducir la contaminación al medioambiente, con “fuertes inversiones” en este aspecto, aseguró su jefe de proyecto.

Para reducir el azufre que sale de las chimeneas Europa ofreció una serie de mejoras técnicas que no convencieron del todo a los responsables de la compañía, porque “terminarba trasladando el problema de un sitio a otro”. Desde la compañía se propusieron convertir el azufre en “algo rentable”, usando los recursos propios, sin tener que comprar nada a nadie. Así surgió la idea de coger el gas de la atmósfera, y utilizando subproductos de la fábrica” para ofrecer un producto valorizado.

El proyecto lleva un año aplicándose en planta y desde Magna han demostradola eficacia del proyecto y pensamos que es una técnica exportable, asegura su jefe de proyecto. A todo el que genera azufre, “podríamos proponerles soluciones con las que reducir las emisiones” y avanzar así hacia un entorno más sostenible.

DESAPARICIÓN CRANA

La jornada contó con la participación del secretario general de la CEN, Javier Martinena, que animó a los presentes a “buscar la excelencia medioambienta, para hacer un uso lo más razonable posible de los recursos”.

Martinena aprovehcó la ocasión para “lamentar profundamente” la decisión de disolver el CRANA, el Centro de Recursos Ambientales de Navarra. El secretario general de la CEN aseguró que “el CRANA nos ayudaba a aprovechar los recursos disponibles, escasos tras haber sufridos recortes del 40%, pero hemos sabido hacer las cosas bien de la mano de ellos y han contribuido a un avance adecuado en medidas medioambientales” dentro de la Comunidad Foral.

Pie de foto: el secretario general de la CEN, Javier Martinena, y la directora de la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Navarra, Imelda Lorea, junto con los premiados por su colaboración en el programa de Mejora, Dinamización y Sensibilización Ambiental de la CEN.

To Top