miércoles, 18 octubre 2017

En el momento presente, los promotores de la aplicación han iniciado su difusión entre empresas fabricantes y distribuidoras de productos sanitarios para que pueda ser conocida e ‘implantada’ en alguna de ellas

Dicho equipo está liderado por Leticia San Martín, del departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra quien cuenta con el respaldo de sus compañeras Nelia Soto y Paula Escalada.

Por su parte, Miguel Ángel Llorente, Ana Monreal y Jon Navarlaz, egresados en Ingeniería Industrial e Informática por la UPNA y que trabajan en la firma navarra Industrial Augmented Reality, iAR; también forman parte de una iniciativa en la que también están presentes Jesús Hernández, Noelia Picó y Beatriz Schulz, como profesionales de la Sección de Aprovisionamiento del Complejo Hospitalario de Navarra.

La normativa española obliga al fabricante de productos sanitarios a que estos vayan acompañados de “la información necesaria para su empleo con plena seguridad y de forma adecuada, teniendo en cuenta la formación y los conocimientos de los usuarios potenciales”, informa San Martín.

Así, aunque se establecen alternativas si no es posible que esta información acompañe a cada producto individualmente, como incluirla en el embalaje de varias unidades, hay un límite en la capacidad física del embalaje para contener todos los datos, que se puede solventar recurriendo a la realidad aumentada a través de dispositivos móviles, como teléfonos o tabletas”, comenta.

UNA ‘NUEVA’ REALIDAD

La realidad aumentada consiste en combinar imágenes del mundo real con las virtuales proporcionadas por un dispositivo tecnológico para crear así una realidad mixta en tiempo real. A diferencia de la realidad virtual, no sustituye al mundo físico, sino que añade información

Realidad Aumentada Sanidad navarraPor lo tanto, la aplicación diseñada en este proyecto comienza a funcionar en el momento en que se enfoca el embalaje del producto con la cámara del dispositivo móvil y lo reconoce.

Entonces, la persona usuaria accede a una pantalla de inicio o “home”, a través de la cual visualiza la imagen real del producto y puede ‘seleccionar’ entre cuatro accesos directos:

  • una guía rápida de uso del producto,
  • una descripción completa con distintas secciones,
  • un vídeo que muestra cómo se utiliza el citado producto y
  • una descripción del significado de la iconografía del embalaje.

A juicio de los investigadores, la realidad aumentada “puede paliar los límites que posee el producto sanitario, pues se trasmite al usuario toda la información relativa a la composición y uso”

“Desde la ficha técnica del producto e instrucciones de uso, hasta una visualización en tres dimensiones del contenido del embalaje individual, pasando por un vídeo explicativo de su utilización, todo puede estar al alcance del profesional a través de una aplicación instalada en un dispositivo móvil”, señala San Martín.

Todo ello, en definitiva, “no solo puede facilitar el uso de nuevos productos que aparecen en el mercado o que ya existían, pero se añaden por primera vez al catálogo de los existentes en un hospital, sino que también ayudará a profesionales de reciente incorporación o a estudiantes en prácticas”, concluye la responsable del equipo creador de esta novedosa herramienta tecnológica.

To Top