sábado, 27 mayo 2017

el-caserio-tafalla-caramelos-16

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

Agradecer a los abuelos todo lo que han hecho por nosotros cuando éramos niños, y sobre todo, a aquellos que hoy no tienen memoria porque el Alzheimer se la ha robado. La empresa de caramelos artesanales El Caserío ha creado unos caramelos para celebrar su 50 cumpleaños y de paso recordar a  nuestros mayores, aquellos que nos daban de niños estos caramelos y que tanto nos han ayudado a “luchar contra dragones”. “Es una forma de recordarles, de devolverles tantas sonrisas que nos dieron cuando nos contaban historias de dragones y una forma de representar esos “dragones” a los que nosotros como empresa también hemos enfrentado (dificultades, crisis, multinacionales, etc.”, explica Ramón San Martín, gerente de El Caserío.

Hace 50 años Jesús Ramírez primer maestro caramelero, funda  El Caserío, del que hoy sus hijas son accionistas. Han sido 50 años donde han permanecido sus principios basados en la elaboración artesanal de caramelos con ingredientes naturales. El Caserío de Tafalla cumplió 50 años en 2014. Su historia es una historia de costumbres y buenos modos de hacer, que marcan el estilo e identidad de sus caramelos. “Sabores de toda la vida, 100% naturales y basados en la receta tradicional”.

INVESTIGACIÓN CONTRA EL ALZHÉIMER

El Caserío celebró el año pasado sus 50 años al igual que todos lo hemos hecho de niños y aún se sigue celebrando, invitando a las personas más cercanas a chucherías. Por eso, la empresa quiso agradecer a todas aquellas personas que durante este medio siglo les han ayudado, han colaborado y les han apoyado, repartiendo caramelos en más de 2.000 puntos de venta. “Así mismo, en esta celebración de cumpleaños, en la que nos sentimos como niños, queremos agradecerles a nuestros abuelos todo lo que han hecho por nosotros y sobre todo, nos acordamos de aquellos que padecen alzheimer y no pueden recordar aquellos años compartidos”, añade San Martín.

Para tal celebración, la firma tafallesa ha creado unos caramelos de los cuales destinan el 10% de las ventas al Centro de Investigación Aplicada CIMA, y la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzhéimer CEAFA,  con el objetivo de apoyar a estas dos entidades en su labor por la investigación y el respaldo a los familiares y cuidadores de los enfermos de Alzheimer. Ésta es una iniciativa cuyo objetivo es que perdure en el tiempo más allá de ser un proyecto solidario puntual que forma parte de la RSC de la empresa. “No es una campaña, sino una acción en el tiempo para ayudar en la investigación de esta enfermedad. Éste es nuestro proyecto final, que pone el broche de oro a la celebración de nuestro 50 aniversario y que acabamos de poner en marcha”, añade San Martín.

el-caserio-tafalla-caramelos-2“MOVIMIENTO ROSA”

Son caramelos solidarios blandos de dulce de leche. El envoltorio de color rosa, tiene el dibujo de un cerebro formado por corazones “porque el cerebro de una persona se compone muchos corazones: los de su familia, amigos, cuidadores, investigadores… Queremos estar con ellos desde lo más pequeño”.

Son caramelos idóneos como acompañamiento al café y la idea es que se distribuyan como caramelos de cortesía. Colaboran con esta iniciativa restaurantes del Reyno de Navarra, la Asociación de Comerciantes del II Ensanche, despachos profesionales, peluquerías, hoteles de lujo, etc. que ofrecen a sus clientes. Todos ellos se unen al “movimiento rosa”. “Incluso tenemos un pedido del Hotel Yaiza de Tenerife, no nos lo esperábamos. También hemos tenido un pedido para una boda en la que la novia va a regalar un paquete de estos caramelos a cada invitado en honor a su abuelo que padece alzhéimer”.

Con este caramelo, El Caserío quiere ser esa sonrisa que nuestros abuelos nos dieron, y que resume a la perfección la esencia de El Caserío. “Nos ha permitido que la gente recupere ese recuerdo que tiene de El Caserío y del que los trabajadores de nuestra están orgullosos”.

Tradición y buen hacer van de la mano con la innovación. Con este proyecto, El Caserío demuestra que se puede colaborar en importantes proyectos y centros de investigación sin ser grandes compañías o multinacionales. “Si nos unimos muchos pocos, podemos ayudar en importantes proyectos de investigación”. También existe la posibilidad de comprar caramelos a través de la tienda on-line desde la web y realizar la donación.

Para las próximas navidades, la cabalgata de los reyes magos de 300 ayuntamientos lanzarán estos caramelos solidarios. “En memoria también de nuestros abuelos, que nos llevaban a las cabalgatas  cada año con tanta ilusión”.

el-caserio-tafalla-caramelos-7INNOVACIÓN Y TRADICIÓN UNIDOS

El Caserío de Tafalla cuenta con 25 empleados que continúan en la empresa desde los inicios. Alcanza una facturación de 4 millones euros al año y producen 700.000 kilos de caramelos al año. Durante los seis últimos años, han estado desarrollando nuevas líneas de negocio para competir en el mercado de las chucherías, innovando en sabores, texturas, envoltorios, mercado… pero manteniendo la tradición y esencia de la empresa en sus ingredientes, su manera artesanal de elaboración así como sus empleados que trabajan con ellos después de tantos años. “Tenemos personas que comenzaron a trabajar con nosotros con 16 años y ahora se van a jubilar. Nuestro éxito es gracias al esfuerzo y trabajo de todas esas personas que han estado con nosotros durante este medio siglo. La media de permanencia en nuestra empresa es de 25 años”.

Aseguran que esta manera de trabajar es la que les ha permitido en estos cinco años de crisis hayan mantenido el empleo y sigan siendo una empresa familiar a pesar de las de los intentos por comprarles grandes empresas. “Vivimos en un mundo globalizado pero a veces, esta globalización hace que se pierdan la esencia y tradición de las empresas. Por eso, nosotros seguimos manteniendo nuestra identidad y tradición, gustos y sabores de nuestra tierra… Si te compran, con la idea de la globalización, se diluyen tu esencia y tus raíces”, destaca San Martín.

NUEVOS MERCADOS

Cuatro son sus líneas de producción: los caramelos tradicionales de café con leche y piñones, únicos en el mundo y que hoy por hoy constituyen un delicatesen a nivel nacional. La línea de caramelos sin azúcar (de los mismos sabores que los tradicionales). La gama de cremas, caramelos blandos de sabores tradicionales como vainilla, café con leche, pistacho y almendra. Y por último, los toffers de chocolate, chocolate con naranja, chocolate con fresa y chocolate con menta y regaliz.

El Caserío tiene una gran vocación exportadora. El 20% de su producción se exporta. Sus caramelos se venden en Inglaterra, Francia, EEUU, Mexico, Portugal, China… pero muchos son los proyectos que El Caserío tiene todavía  entre manos. “Cumplir 50 años ha sido el primer paso de lo que queremos ser. Queremos cumplir otros 50 años más manteniendo el respeto a las materias primas, a los orígenes”.

el-caserio-tafalla-caramelos-17Continúan  desarrollando nuevos productos Este año, previsiblemente a partir de septiembre, van a llevar a cabo la fusión entre lo tradicional y lo más novedoso. Esto es el caramelo toffer de chocolate con los tradicionales piñones. Por otro lado, poseen el certificado FACE para productos sin gluten y para aquellas personas con intolerancia a la lactosa, ya que sus caramelos e elaboran con leche.  También tienen el Certificado Halal para mercado árabe y son producto Reyno Gourmet, sello de calidad de Navarra. “Trabajamos en aquellos nichos de mercado que por ser pequeños, las grandes empresas no cubren”.

También van a comenzar a desarrollar caramelos ecológicos y están esperando la homologación para iniciar la comercialización  a Chile. En China se van a abrir 2.000 franquicias de chucherías y van a contar con los caramelos de El Caserío para ser vendidos en ellas. “Este lunes 8 de junio, cargamos un tráiler completo con 11.000 kilos de caramelos para entregarlos al Kurdistán. Es un ejemplo más de que nuestros caramelos están presentes por todo el mundo.

“SEBASTIÁN Y LOS PIÑONES MÁGICOS”

Desde hace cinco años, El Caserío organiza visitas guiadas a colegios. En torno a 50 colegios con 2.000 niños al año pasan por estas instalaciones. En estos cinco años. Han visitado la fábrica 20.000 niños de entre 7 y 9 años. En estas visitas, les enseñan cómo las materias primas como la leche, el azúcar, la glucosa o el café, pueden transformarse en un caramelo. En ella, le entregan un cuento elaborado junto con la universidad de Navarra titulado “Sebastián y los piñones mágicos”.En él se pretendemos reflejar que con esfuerzo y dedicación uno puede conseguir lo que se proponga. También queremos que cuando lleguen a casa, les cuenten a sus padres de entre 35-40 años lo que han visto, y estos puedan acordarse de su infancia a través de nuestros caramelos. No hacemos caramelos para niños sino que pretendemos crear en los padres el recuerdo de los caramelos de su infancia”.

To Top