miércoles, 18 octubre 2017

Agustina Protesalpic

Una información de Miguel Ciriza para Navarra Capital.

Se atribuye a Thomas Edison la siguiente frase: “Ninguna de mis invenciones llega por accidente. Veo una necesidad valiosa que demanda su satisfacción y me pongo a realizar ensayos una y otra vez hasta que lo consigo”. Pues bien, ese mismo “espíritu” es el que llevó a la olitense Agustina Rodríguez a crear y registrar “Protesalpic”, un aparato para la cocina con forma de estor que protege de suciedad y salpicaduras la parte de pared que se encuentra junto al fuego. El mecanismo es tan sencillo que resulta increíble que nadie antes que Agustina hubiera reparado en que no tiene porque ser necesario pasar el trapo por la pared después de cocinar un huevo frito.

protesalpic 3Rodríguez, que es autónoma y trabaja en un taller de cantería artesano de Olite, no había tenido ningún tipo de experiencia previa en el mundo de la invención o el emprendimiento hasta el desarrollo de“Protesalpic”Por eso, cuando se le ocurrió la idea, su primera decisión fue llamar a una casa de patentes y, según comenta, “la idea no les pareció absurda”.

Una vez registrado el aparato llegó la tarea de “vender el prototipo al mundo de la industria”, lo que ya le resultó muy difícil. “En nuestro caso, tuvimos que encontrar una industria de papel, que creyeran en nuestro producto, que nos lo cortaran a  medida y que lo hicieran en el formato que queríamos”, explica. Porque, “por muy sencillo que parezca, crear un producto de la nada no es nada fácil”, añade, y más si, como es el caso, los recursos son muy limitados

“Le conté a un ingeniero de una fábrica de Campanas que estábamos desarrollando nuestro producto y me dijo, ‘¡qué buena idea!’ No sé por qué los ingenieros de mi fábrica no sacan algo así’.  Si mi producto lo saca una Bosch, una Mepamsa o una Fagor, pues igual les hacen más caso. Llaman a una casa de papel y les atienden en el minuto uno. Pero a una persona desconocida, con un producto nuevo, no es fácil que te hagan caso. Está claro que hay que saber venderse bien”

En el caso de Agustina Rodríguez, su marido ha sido su gran apoyo en esos momentos difíciles. Ambos comparten la inquietud por inventar nuevas cosas aunque en el caso de “Protesalpic” la idea surgió de ella. Ahora, el próximo objetivo de esta trabajadora autónoma y, anteriormente, operaria es impulsar la comercialización de su producto.

TEST Y PRUEBAS

protesalpic 1Para ello acudieron a CEIN donde se asesoró sobre cómo llevar adelante su proyecto con las máximas garantías. Aconsejada por los responsables del centro realizó una serie de estudios y encuestas que le confirmaron que su invención gustaba a la gente, lo que le animó a seguir adelante.

Es más, su producto ya se encuentra en algunos domicilios desde hace un año y  las personas que lo tienen se muestran muy satisfechas hasta el extremo de que, como apunta Rodríguez, “en la casa en la que está puesto ya no quieren estar sin él”.

Por este motivo, ella y su socio tienen previsto ponerse en contacto con una empresa especializada para que les asesore acerca de la estrategia de marketing ya que considera muy importante la publicidad y la venta del producto.

“A veces te ven como emprendedora y te dicen, ¡qué bonito! Pero no saben que emprender es luchar, luchar como forma de supervivencia. Queda muy bonito decir que vas a emprender, pero vete a un banco diciéndoles que vas a emprender con algo nuevo si encima no te conocen, ¡ay, ay ,ay!”

En estos momentos “Protesalpic” se puede adquirir directamente a través de su página web o en algunas tiendas concretas de la zona de Tafalla y Olite. Mientras consideran los siguientes pasos a dar, Agustina Rodríguez reconoce que tiene muchas más ideas en la cabeza. Sin embargo, sabedora de que la exigencia del proceso al que deberá someterse, prefiere centrarse en su invento aunque, como ella misma anuncia: “Tengo otra idea que viene de una necesidad que tengo en casa y que me da rabia cada vez que la veo. Pero hasta que esto no salga adelante no quiero empezar con otra, concluye.

 

To Top