jueves, 19 octubre 2017

asi-me-hice-trader

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

Rotación. Ganar pocas cantidades de dinero en muchas veces. Es el quid del trading. Una práctica bursátil en auge para la cual no se necesita grandes cantidades de dinero para arriesgar, como en la bolsa tradicional. Las operaciones se realizan en un corto plazo de tiempo, incluso en minutos. Sólo se necesita habilidad mental y unos mínimos conocimientos.

Jorge Labarta con el libro

Jorge Labarta con el libro

El navarro Jorge Labarta lleva cuatro años como autodidacta, leyendo y formándose en cursos de trading. Su carrera profesional ha estado centrada en banca de empresas. Actualmente, se encuentra en excedencia en su trabajo en el Centro de medianas y grandes empresas de Bankia en Navarra.

El trader debe controlar permanentemente la evolución de una o varias acciones, o índices e intentar detectar cuándo comenzará una pequeña subida o bajada y comprar/vender según la tendencia que ellos esperan. “La bolsa es una habilidad muy mental. Te provoca muchas sensaciones, de miedo, de nervios, avaricia… Hay que aprender a gestionarlo. Y eso es lo que hice”. Labarta fue tomando muchas notas  y apuntes de todo aquello que iba aprendiendo hasta que llegó un momento en que se dio cuenta de la necesidad de ordenar todas aquellas ideas que había ido recopilando. “El objetivo era ordenarme las ideas en lugar de tenerlas en un borrador. Y de ahí surgió la idea de convertir todo ese conocimiento, bien estructurado, en un libro. Se me ocurrió enviarlo a varias editoriales que se vieron interesadas y Delta Publicaciones me ha editado “Así me hice trader”, explica Labarta.

El lector objetivo de este libro es alguien con unos conocimientos básicos de bolsa, tanto de forma profesional como de ocio o estudiantes de económicas. “Principalmente, explico cuál es el proceso que yo he seguido y que me ha dado resultado. Al final se trata de un método de trabajo”.

PRÁCTICA MUY INTENSA

Para ser más concretos, Jorge Labarta es lo que se denomina un day trader que practica diariamente el trading en el Coworking de la Rochapea. “Es decir, hago las operaciones en el día. Para mí esto es una de las ventajas de ser trader porque me voy a casa sin preocupaciones. No estás pendiente, como en la bolsa tradicional, de si tus acciones van a subir o bajar al día o a la semana siguientes. La operación es rápida. Yo cada día me voy a casa tranquilo, despreocupado de lo que ocurre en bolsa”.

Hay quien se dedica a la bolsa. Invierte ahorros en acciones y las puede mantener días, meses o un año. Los traders pueden invertir no solo en acciones sino en los índices del IBEX 35 o el DAX alemán, en petróleo, soja, etc. y lo hace muy rápido.

En esos segundos o minutos que una acción comienza a subir su valor, es cuando los traders compran o venden y rápidamente recogen la ganancia. “Lo fundamental en la práctica del trading es la rotación. Se trata de comprar y vender muchas veces, arriesgando poco dinero en cada una de esas operaciones. El objetivo es hacer muchas operaciones o ganar poco muchas veces. Si tuviera un millón de euros para gastar, no me dedicaría a  esto. Lo invertiría en acciones de los grandes y a vivir…”

Labarta en Coworking de La Rochapea

Labarta en Coworking de La Rochapea

Es un trabajo intenso, rápido. Cada día, el trader pone un dinero en garantía de forma que aseguras no perder más que ese dinero.

Por ejemplo, puedes poner 5.000 euros de garantía, no es necesario poner más, y puedes estar comprando 250.000 euros. Esa garantía te permite que en el caso de perder  todo el dinero, se cierra la operación y no pierdes más que ese dinero. Aunque parece muy arriesgado, no lo es, porque te enfocas en gestionar esa operación. En bolsa sin embargo, puedes estar años esperando a que tu acción suba y mientras esperas, estar perdiendo dinero”, añade Labarta.

Supongamos que una persona tiene 3.000 euros y los quiere invertir en telefónica comprando acciones por valor de 3.000. Necesita que las acciones suban mucho para ganar dinero. “Yo realmente, pondría esos 3.000 euros en garantía y podría comprar 250.000 euros. De ese modo, sólo se necesita un pequeño porcentaje para obtener ganancias o si no, perdería solo los 3.000 euros”, aclara el trader.

“Así me hice trader” se encuentra a la venta desde el pasado 10 de noviembre.

To Top