domingo, 19 noviembre 2017

El turista británico, a la expectativa; el sector turístico, en el limbo

España recibió el año pasado 75,3 millones de turistas; 17 millones procedían de Reino Unido. Navarra superó el millón, aunque el turista británico es residual.

Belén Armendariz
1 septiembre, 2017

turismo-pamplona-5

Buena parte de la economía nacional depende del turismo. Eso lo saben bien en las zonas costeras. El sector, del que dependen turoperadores, hoteles, restaurantes, bares, agencias de viaje y de aventuras y buena parte de los servicios y del comercio local, ve con recelo y expectación lo que pueda dar de sí la negociación del Brexit. No es para menos. El peso del turismo británico en España es incuestionable. El año pasado se superaron todas las expectativas.

El país recibió ni más ni menos que a 75,3 millones de turistas, la mayor cifra conocida hasta la época. Y, entre todos ellos, destacan con nombre propio los turistas procedentes de Reino Unido. Fueron 17 millones. Casi una cuarta parte. Por eso, el Brexit importa, y mucho, en determinadas zonas. Canarias, la costa mediterránea, Andalucía y Baleares son, sin duda, las regiones más preocupadas. Del estatus que logre Reino Unido tras su salida de la Unión Europea y de la fortaleza de la libra, dependerá, en buena medida, la economía de estas zonas.

1,3 millones de viajeros en Navarra
En Navarra, en cambio, la situación dista ligeramente. La apuesta de los últimos años ha sido apostar por el turismo para revitalizar determinadas zonas rurales que habían perdido empuje económico y empleos. Una oferta variada, verde, de calidad donde ofrecer a los turistas tranquilidad, gastronomía, tradición y cultura. Y ha funcionado. En 2016 en la Comunidad foral, al igual que en el conjunto de España, se alcanzó una cifra récord de viajeros: 1,39 millones. Un 8,1% más. Buenas noticias, desde luego. Pero la realidad es que Navarra se nutre principalmente del turismo nacional. De esos 1,39 millones, un millón son turistas españoles, sobre todo, de Madrid, Cataluña y País Vasco. Sólo 373.363 fueron extranjeros. Y, entre éstos, 265.100, de la Unión Europea. Apenas un 20% del total.

“El turista británico es tan residual que, desgraciadamente, no va a afectar el Brexit”

Las estadísticas hablan de que la británica es una de las procedencias extranjeras más habituales, después de franceses, alemanes, belgas y holandeses. Pero, tal y como reconocen desde el sector, son estadísticas. “Es tan residual que, desgraciadamente, no va a afectar nada el Brexit”, confiesa Nacho Calvo, secretario general de la Asociación de Hostelería de Navarra. “Apenas vienen. Sí hay cierto peso del turismo francés, incluso holandés, pero los ingleses no vienen mucho”, insiste. La explicación, desde su punto de vista, es sencilla. “El inglés, en su mayoría, busca sol y playa. Va a la costa. Navarra es una gran desconocida para ellos”.

erratzu-turismo-navarra

Visibilidad
Uno de los motivos por los que la presencia de turistas ingleses no es muy relevante en la Comunidad foral radica, según Patús, en que la inmensa mayoría viaja con turoperadores que les organizan el viaje de principio a fin y para los que Navarra no ha conseguido hacerse visible. A este respecto, Nacho Calvo añade una posible causa de esa invisibilidad: “En cifras, Navarra es la comunidad que menos ha gastado en promoción turística en muchos años. Ha gastado la mitad que La Rioja, cuando tiene el doble de población; y una octava parte de lo que gasta Asturias, Cantabria y País Vasco. Así difícilmente la van a conocer. Ahora con el nuevo plan estratégico se pretende impulsar”.

“Captar turistas británicos debería ser una prioridad: son muchos, están cerca y ven España como un destino primordial”

De estos efectos puede hablar también la presidenta de la Federación Navarra de Turismo Rural, María Ángeles Ezker. “En nuestro caso, dependemos fundamentalmente del turismo nacional. Sobre todo, familiar y de parejas. Los ingleses no son los clientes más destacados. Siempre cae alguno, pero hay más holandeses, belgas e, incluso, austriacos”. Para ella, la clave para mejorar los índices de visitantes radica en contar con “unas buenas comunicaciones”. “Son muy importantes. Cantabria, que tiene vuelos directos, tiene muchos más turistas. Si hubiera habido buenas comunicaciones, estaríamos mucho más preocupados por los efectos del Brexit”, confiesa.

Trabajar las campañas de comunicación y apostar por captar turistas británicos debería ser una prioridad, insiste Juanchi Patús. “Es importante porque es una gran posibilidad llegar a ellos: son muchos, están cerca y ya tenemos ganado que ven España como un destino primordial”.

To Top