jueves, 27 julio 2017

El vino hecho por la naturaleza

Bodegas Aroa se convierte en la primera navarra y la undécima española que obtiene el certificado Wineries for Climate Protection, que reconoce sus buenas prácticas en materia mediomabiental

Miguel Bidegain
Zurucuain - 20 mayo, 2017

Imagen de Bodegas Aroa.

Imagen de Bodegas Aroa.

Aroa Bodegas, que el pasado mes de octubre recibió eI premio Viñápolis que Navarra Capital le concedió por su ejemplar apuesta por una producción sostenible de sus vinos, ha conseguido ahora el certificado Wineries for Climate Protection (WfCP), impulsado a finales de 2015 por la Federación Española del Vino (FEV) para promover las buenas prácticas de las bodegas en materia de respeto medioambiental y lucha contra el cambio climático. La bodega de Zurucuain, que forma parte de la compañía de vinos Vintae, se incorpora así a un exclusivo y prestigioso club del que solo forman parte otras diez bodegas de entre las más de 4.100 censadas en España, ninguna de ellas navarra.

En Aroa Bodegas todo el proyecto se orienta a la gestión sostenible y el aprovechamiento de los recursos naturales con el menor impacto sobre el medio ambiente y el entorno

Aroa ha superado las rigurosas condiciones que exige la concesión de la certificación. Durante el proceso se evalúa la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, el uso de energías renovables, la eficiencia energética, la gestión del agua y la reducción de residuos, y en todos ellos ha superado con holgura los mínimos requeridos. Pero lo más notable es que sus responsables no han tenido que cambiar nada, ni en sus métodos de trabajo ni en las instalaciones, para lograr el certificado. Es, por lo tanto, un reconocimiento a la forma de entender la producción del vino que vienen siguiendo desde que hace una década pusieron en marcha este singular proyecto. De hecho, el presidente de la FEV, Christian Barré, ha asegurado que “no se trata de un sello más ni de un reclamo, sino del reconocimiento al trabajo bien hecho y la mejora continua en materia medioambiental”.

Imagen de Txus Macías, de Bodegas Aroa Txus Macías, socio promotor de la bodega, se muestra satisfecho precisamente por tratarse de un reconocimiento, y piensa que puede ser un acicate para que otros sigan el mismo camino. “Es interesante incluso desde el punto de vista de la cuenta de explotación esa eficiencia en el manejo de los recursos y en el desarrollo de los procesos”.

Precisa que “antes que ecológicos somos lógicos, lo más sencillo es ir de la mano de la naturaleza si no tienes prisa”. No en vano el lema de la bodega es ‘La naturaleza es la mejor enóloga’. Txus dice que hay que observar su comportamiento, el suelo, el clima, “se trata de impactar lo menos posible, a la tierra le cuesta mucho estructurarse para que luego la estropeemos en un momento”. Su sistema de producción no ha alterado el ecosistema “y eso hace que la viña se vaya fortaleciendo, que el diálogo entre la tierra y las plantas sea el correcto”.

Aroa 1Por eso en Aroa Bodegas todo el proyecto está orientado a la gestión sostenible y el aprovechamiento de los recursos naturales con el menor impacto sobre el medio ambiente y el entorno. El edificio, integrado con el viñedo y el paisaje, posee dos plantas soterradas que facilitan la climatización natural y la entrada de la uva por gravedad, la caldera aprovecha residuos orgánicos, biomasa y sarmientos, hay depósitos que recogen el agua de lluvia, el ahorro energético es una constante.

Pero el respeto a lo natural alcanza su máxima expresión en las viñas. Desde su plantación no han conocido los productos químicos y reciben tratamientos tradicionales, como el azufre que les estaba siendo aplicado mientras charlábamos con Txus o el cobre, los que se usaban antes de que apareciesen los herbicidas y productos de síntesis. Las veinticinco hectáreas se dividen en siete viñas situadas alrededor de la bodega, y en ellas encontramos variedades de uva tinta: garnacha principalmente, tempranillo, cabernet sauvignon y Merlot, y variedades blancas como garnacha blanca y moscatel de grano menudo.

Así consiguen unos vinos “buenos, sabrosos, expresivos, frescos… ¿Son los mejores del mundo? No, son los que da esta tierra y este método de producción, si estuviésemos en otro lugar haríamos otro vino”, reconoce con franqueza Txus Macías.

To Top