miércoles, 18 octubre 2017

Carrero Jofemar

Una información de Miguel Bidegain para Navarra Capital 

Pregunta (P): A pesar de su edad –nació en 1971, el mismo año en el que se funda Jofemar- ya tiene una larga experiencia en cargos directivos. ¿Podría resumirnos su trayectoria profesional?
Repuesta (R): Soy ingeniero industrial, estudié aquí, en la primera promoción de la Universidad Pública de Navarra, y prácticamente al acabar entré a trabajar como becario técnico de calidad en Industrias Esteban, que luego pasó a llamarse Asientos Esteban, para implantar la normativa ISO 9001 en la empresa. A partir de ahí fui pasando por diferentes departamentos: ingeniería, donde llegué a ser el responsable, luego dirigí el departamento de I+D durante dos o tres años y entonces me ofrecieron ser adjunto al director general.

En 2004 asumí la responsabilidad de la dirección general de Asientos Esteban y estuve allí hasta 2011. Desde 2007, lo compaginé con la dirección general  de Aunde, una empresa de Barcelona dedicada a textiles para la automoción que era también del grupo, y ya en 2011 dejé Asientos Esteban y vine aquí, a Jofemar.

(P): Llega en mayo de 2011 y en diciembre de ese mismo año se anuncia que va a ser el director general del grupo. ¿Es el ascenso más meteórico de la historia o una trayectoria programada?
(R): No, ya estaba previsto que yo iba a ser el director general en un plazo corto, lo que pasa es que estuve ese tiempo como adjunto del director general, de Félix Guinduláin, para ir conociendo el sector y la empresa, porque era un cambio importante para mí, del sector de la automoción al del vending… 

Para crecer, para seguir avanzando, hay que innovar, hacer cosas nuevas. Digamos que el secreto de Jofemar es que tiene un potencial muy importante en su departamento de I+D

(P): Con su llegada a la dirección general se han producido cambios importantes en Jofemar. ¿Son iniciativas suyas o proyectos que le fueron encomendados cuando asumió el cargo?
(R): Esta empresa siempre ha sido muy innovadora, la filosofía de Félix Guindulain ha sido la de innovar, innovar e innovar. Prácticamente todos los beneficios de la empresa se han reinvertido en la innovación y en nuevos productos, y sí que estaba dentro de la estrategia de Jofemar la diversificación, buscar continuamente nuevas líneas de negocio, nuevos sectores en los que aplicar los conocimientos y la experiencia obtenida gracias a la I+D y yo simplemente lo que he hecho ha sido asumir esa filosofía, continuar con el proceso de diversificación en las líneas que ya estaban previstas y otras que se plantearon desde mi llegada, y aprovechar todo el trabajo que se había hecho anteriormente.

JofemarFinalCAntes de venir yo ya se estaba trabajando en el vehículo eléctrico, una línea de negocio que se inició en 2008, y a raíz de mi llegada se investigó un poco más en el campo del almacenamiento energético, entonces fue cuando se creó una división especializada en el desarrollo de baterías, con una tecnología algo diferente a la actual, y luego comenzamos con las divisiones de servicios, salud…

(P): Jofemar es referente en soluciones tecnológicas para el sector de la dispensación y venta automatizada, sin embargo se lanza a la aventura con esas nuevas líneas de negocio. ¿Por qué lo hace cuando podía seguir creciendo cómodamente con su actividad tradicional?
(R): Es por esa idea de que para crecer, para seguir avanzando, hay que innovar, hacer cosas nuevas. Digamos que el secreto de Jofemar es que tiene un potencial muy importante en su departamento de I+D, un equipo multidisciplinar con gente experta en mecánica, electrónica, sistemas de pago, software… y la combinación de esos elementos le ha servido para desarrollar nuevos productos que nos han permitido entrar en nuevos sectores.

Diversificar nos sirve para que nuestro negocio no dependa solo del vending, también de esas líneas de negocio que en unos casos se complementan y en otros lo que hacen es que cuando una vaya mal, o no tan bien, podamos apoyarnos en las demás. Y en cualquier caso, aunque no lo parezca, siempre hay un pequeño nexo de unión entre las cosas que hacemos.

Esta empresa siempre ha sido muy innovadora, la filosofía de Félix Guindulain ha sido la de innovar, innovar e innovar”.

(P): ¿Qué peso tiene cada una de estas áreas en la cifra de negocio de Jofemar?
(R): Hoy por hoy el negocio principal sigue siendo el vending porque las nuevas líneas están en fase de desarrollo, están empezando a generar recursos y algunas ni siquiera lo han hecho todavía. El vending representa en torno al 90 por ciento de nuestra cifra de negocio y continuamos creciendo cada año, para este calculamos un aumento importante, aproximadamente un 15 por ciento. Está financiando el desarrollo de los nuevos proyectos, pero llegará un momento en el que cada uno de ellos será rentable por sí mismo. Lo que esperamos es que en el futuro el vending sea un porcentaje pequeño en la facturación total del grupo, porque las líneas de almacenamiento de energía, equipos médicos o la propia operadora tendrán volúmenes de negocio incluso superiores.

JofemarFinalE(P): ¿Van a concentrarse en alguna de ellas?
(R): Vamos a apostar por todas las nuevas líneas, porque entendemos que tienen un mercado potencial mucho mayor que el del vending. Por ejemplo, en almacenamiento de energía, esperamos que si nuestro producto tiene éxito nos ofrezca un volumen de negocio importante. Pero como decía el vending es nuestra prioridad, seguimos produciendo máquinas innovadoras y es un campo en el que también estamos diversificando, porque lo que hacemos desde hace algunos años es aplicar las máquinas de vending a otros sectores, como la dispensación, de equipos de protección industrial, material de oficina y otros artículos.

Ahora estamos entrando en la venta automática de cualquier producto, no es ya el vending convencional: productos electrónicos, de parafarmacia, cosméticos… Somos expertos en sistemas mecatrónicos complejos, especialmente máquinas de venta y dispensación automática, y las aplicaciones de estos productos cuando incorporas nuevas tecnologías, pantallas de visualización, interfaces para la comunicación con el usuario, telemetrías o sistemas de pago por vending las aplicaciones en el mercado son muchísimas.

Nuestro objetivo es no solo fabricar en el futuro la máquina de Davalor Salud, sino que podamos desarrollar e incluso fabricar otros dispositivos médico

(P): Jofemar energía también investiga en el campo del almacenamiento de energía, ¿cuál es su producto?
(R): Son baterías destinadas a otro tipo de aplicaciones, estacionarias, muy válidas para almacenar energía proveniente de fuentes renovables, muy válidas para redes inteligentes, micro redes, y usos domésticos. En principio estaremos en condiciones de comercializarlas en 2018, hay que tener en cuenta que no contábamos con experiencia en este campo, que cuando empezamos, en 2012, partíamos de cero y en cuatro años ya disponemos de prototipos con una alta eficiencia. Nosotros ya estamos aplicándolas en el proyecto LIFE Factory Microgrid, una iniciativa puesta en marcha por Jofemar y CENER que consiste en una red inteligente que obtiene energía renovable, eólica y fotovoltaica, y la almacena en estas baterías para que pueda ser aprovechada al máximo.

Cuando no hay demanda para toda la energía que se está produciendo la red inteligente la almacena y la puedes utilizar cuando la necesites. Como especialistas que somos en movilidad eléctrica también estamos integrando en las microrredes los vehículos eléctricos V2G, para que el sistema de almacenamiento de los coches también pueda ser utilizado en caso de necesidad por la microrred. También trabajamos en ser proveedores de soluciones integrales de eficiencia energética, es decir, podemos vender una batería a un cliente y asesorarle para construir una microrred o smartgrid.

Este año ya hemos contratado personal y está previsto seguir haciéndolo, en todas las áreas pero, sobre todo, en I+D

(P): El área de salud ya ha puesto en el mercado un aparato para el diagnóstico de problemas funcionales de visión. ¿A qué se debe la entrada en un campo tan separado de la línea de trabajo habitual de Jofemar?
(R): Este es un caso atípico, porque en Jofemar siempre hemos comercializado los productos que hemos desarrollado internamente. En este caso no es así, lo desarrolló una empresa, Davalor Salud, y nos seleccionó entre otras empresas como fabricante del equipo. Tenemos capacidad, instalaciones, alta calidad de fabricación, personal cualificado y un I+D de apoyo que puede ayudar en determinados momentos, por eso decidimos aceptar este proyecto y eso nos llevó a abrir esa nueva división, Jofemar Salud.

Nuestro objetivo es no solo fabricar en el futuro la máquina de Davalor Salud, sino que podamos desarrollar e incluso fabricar otros dispositivos médicos y entrar en el mercado de los sistemas mecanotrónicos aplicados a la salud, la e-health o telemedicina, la transmisión de los datos que obtenga el dispositivo a través de internet.

(P): La división de Servicios atiende a sus clientes. ¿Está previsto que amplíe sus funciones?
(R): Sí. La división acoge tres empresas: Sentil, una operadora que explota máquinas de vending, otra de alquiler de máquinas de tabaco, y Jofemar Global Services, para dar asistencia técnica posventa a empresas del grupo y servicios de valor añadido a otras empresas ajenas a Jofemar. Aprovecha nuestras seis delegaciones nacionales, la red de cincuenta distribuidores y cuatro filiales comerciales extranjeras para dar servicio a nuestros clientes allí donde lo necesiten.

JofemarFinalF(P): La plantilla ronda los 270 trabajadores, ¿están previstas nuevas contrataciones?
(R): Sí, este año ya hemos contratado personal y está previsto seguir haciéndolo, en todas las áreas pero, sobre todo, en I+D. La operadora también está creciendo mucho a nivel nacional, y cuando pongamos en marcha las nuevas líneas de negocio que tienen que arrancar en los próximos años necesitaremos personal en todas las áreas.

(P): ¿Cómo ha vivido Jofemar las dificultades derivadas de la crisis?
(R): Pese a la complicada situación económica hemos seguido invirtiendo en los nuevos proyectos, otras empresas las han tenido que paralizar pero nosotros casi las hemos aumentado en estos años de crisis con el objetivo de diversificar, de tener líneas de negocio diferentes y así poder ser más estables, de forma que si llega otra crisis o situaciones desfavorables unas líneas compensen los problemas que puedan tener otras.

Es, también, parte de la filosofía de Jofemar, tenemos un compromiso importante con la ética y la responsabilidad social, cada vez trabajamos más en temas de sostenibilidad y medio ambiente, y queremos que nuestra actividad contribuya a que las cosas vayan mejor en general. Así figura en nuestro plan estratégico: crear valor, nuevas líneas de negocio que conllevan a la creación de más puestos de trabajo y de más riqueza en nuestro territorio y en nuestro país, de forma que contribuyamos a que las cosas vayan un poco mejor a pesar de la incertidumbre.

NOTICIA RELACIONADA:  Un importante grupo empresarial con presencia en 84 países

To Top