jueves, 25 mayo 2017

Joaquin-Ansa

Joaquín Ansa cree que se ha adaptado bien al cargo, ayudado por el “buen momento” que vive la UPNA una vez superada la fase de austeridad presupuestaria motivada por la crisis, cuando se estudia en un ambiente de calma la implantación de nuevos títulos y a punto de firmar con el Gobierno de Navarra un nuevo Plan de Financiación Plurianual.

En general, el objetivo del Consejo Social es hacer de enlace entre la Universidad y la sociedad, y su presidente pone como ejemplo la adaptación de las titulaciones a la demanda social a través de la participación de los empleadores del sector correspondiente: “Formamos un grupo en el que, junto con los responsables de la Universidad, se estudian las titulaciones y sus posibles reformas o adaptaciones. Cada semana o cada diez días traemos a personas que están relacionadas con la informática, las telecomunicaciones, las energías renovables, los títulos de los que se trate, y lo estudiamos, porque la Universidad no puede ser una isla o una burbuja aislada de lo que está ocurriendo en la sociedad”.

Ya existen varios de esos clubes y dos se centran en el área empresarial: uno de CEOs, de directores generales, y otro de responsables financieros, y está previsto un tercero de directores de recursos humanos. “En cada reunión desarrollamos un tema, lo coordinan un directivo y un profesor, y buscamos posibles sinergias, se plantean proyectos de investigación, o se organizan encuentros profesionales, simposios…”

“A diferencia de otras, la UPNA está muy saneada”

Joaquin-AnsaAdemás, acaba de constituirse un club de directores de centros de enseñanza media, institutos y colegios, “con el objetivo inmediato de trabajar en la gestión más eficiente de los centros, y siempre con esa filosofía de establecer sinergias”.

Puede ser el ámbito propicio para encontrar la forma que permitavencer las reticencias que la mitad de la población, las mujeres, tienen hacia las ingenierías, unos estudios para los existen ofertas laborales. Así como han accedido en bloque al mundo de la salud o del derecho, con la ingeniería no ocurre eso. Bueno, pues a ver quÉ pensamos”.

SITUACIÓN PRESENTE

Desde el observatorio que supone el Consejo Social su presidente ve a Universidad “con muy buena salud” financiera. “A diferencia de otras está muy saneada. Con la crisis padeció recortes, claro, bajaron los ingresos y los gastos se mantuvieron. ¿Cómo logró salir? Yo suelo decir que hay acreedores que no se quejan, por ejemplo los edificios, lo que se hizo fue posponer inversiones en las instalaciones, nos hemos comido las amortizaciones. Ojo, no se quejan a corto plazo, hay que retomarlas para no sufrir consecuencias más adelante”. Gracias a eso, “hoy no se debe nada absolutamente a nadie, se ha pagado religiosamente a todo el mundo, sueldos, proveedores… Está muy bien pero ¿a costa de qué? Pues tenemos todo un poco más viejo porque no hemos invertido”.

Joaquín Ansa afirma que este año por fin ha aumentado el presupuesto de la UPNA, y que el futuro va a quedar despejado con la inminente aprobación del Plan Plurianual de financiación del centro

“Quedó en suspenso con la crisis porque el Gobierno entendía que, tal y como estaban las cosas, no podían asumir compromisos a varios años. Pero se ha recuperado, está a punto de firmarse el convenio para este año y los dos próximos”. Prevé una financiación variable, en función de la actividad académica e investigadora: “No se trata de que nos den el dinero y vosotros veréis, no. Depende de lo que hagáis tendréis más o menos, la aportación se ajustará a la actividad”. La negociación comenzó en junio y “no ha sido fácil, pero había voluntad de acuerdo y creo que se trata de una fórmula conveniente para las dos partes”.

También se han aplicado medidas de ahorro, como la remodelación de los departamentos de la Universidad: “Se consideró que había demasiados y que eso generaba costes… Había 21 ó 22 y se van a quedar en 8 ó 10. Eso es un problema para los afectados, uno era jefe de departamento y deja de serlo, pero yo que asisto a las reuniones del Consejo de Gobierno veo que todo se lleva de manera racional, con mucho diálogo”, lo que le lleva a afirmar que el clima social, algo convulso años atrás, es “bueno”.

 “La Universidad no puede ser una isla o una burbuja aislada de lo que está ocurriendo en la sociedad”.

Joaquin-Ansa

FUTURO

Igualmente cree que el ambiente estudiantil es positivo, pese a las posibles protestas del alumnado. “Queremos que la Universidad sea un reflejo de la sociedad, luego tenemos que asumir sus conflictos y a nadie debería alarmarle una huelga de los alumnos, es lo normal. Pienso lo contrario, que una universidad con estudiantes adocenados en la que todo el mundo pasa de lo que ocurre y solo se ocupa de sacar adelante un examen es una universidad muerta. En cualquier caso, sus representantes en el Consejo Social defienden sus reivindicaciones de forma muy inteligente, con aportaciones muy interesantes”.

A propósito de las titulaciones, se mantiene el sempiterno debate sobre si deben ofertarse o no los estudios de Medicina. En el programa del actual rector, Alfonso Carlosena, figuraba la realización de un estudio sobre su viabilidad y el Consejo Social ha asumido el encargo, “pero es un título muy complejo desde el punto de vista académico y muy caro, además necesitan de una implicación absoluta de muchos médicos en ejercicio para dar las clases. ¿Sí o no contaremos con Medicina? Es pronto, veremos que dice el estudio y si el Gobierno de Navarra está dispuesto a hacerse cargo del coste que tendría, aunque su predisposición es favorable”.

Ansa señala, finalmente, que el Consejo Social va a participar en la comisión formada por el Ejecutivo foral que definirá el futuro de la delegación de la UPNA en Tudela: “Me parece adecuado estudiar las necesidades académicas de Tudela para ajustar la oferta universitaria o profesional a la demanda”.

“Queremos que la Universidad sea un reflejo de la sociedad, luego tenemos que asumir sus conflictos y a nadie debería alarmarle una huelga de los alumnos, es lo normal”

ÓRGANO AUSTERO CON IMPORTANTES FUNCIONES

El Consejo Social es un órgano colegiado de participación de la sociedad, a través de sus diversos sectores, en el gobierno y la administración de la Universidad. Tiene importantes funciones en materia económica, como la aprobación del presupuesto, la programación plurianual de la Universidad, y la supervisión de las actividades de carácter económico de la Universidad y del rendimiento de sus servicios. Otro de sus principales cometidos es promover la colaboración de la sociedad en la financiación de la Universidad.

Está formado por diecinueve miembros, de los cuales trece pertenecen a la parte social – cinco miembros designados por el Parlamento de Navarra, cuatro por el Gobierno de Navarra y, el resto, por las organizaciones sindicales y empresariales más representativas- y seis a la Universidad: el rector, el secretario general, el gerente y tres miembros del Consejo de Gobierno.

Sus miembros no tienen retribución alguna por formar parte del órgano,e incluso pagan de su propio bolsillo las comidas con las que terminamos las reuniones, que se hacen aquí, en los comedores de la UPNA”, revela Joaquín Ansa. El Consejo trabaja en el desarrollo de 14 líneas estratégicas, cuatro referidas al área económica, siete a aspectos académicos y tres se centran en las relaciones con la sociedad.

Una información de Miguel Bidegain para Navarra Capital

 

 

 

To Top