lunes, 23 abril 2018

Fotógrafas contra el olvido

Las mujeres han estado siempre presentes en la fotografía, mirando y retratando la realidad para desentrañar algunos de los enigmas que acechan a nuestra existencia. Sin embargo, han sido colocadas durante mucho tiempo en un segundo plano. Para enmendar este profundo error, la revista Contraluz dedica su número 39 a la labor de la mujer dentro del complejo mundo de la imagen y las artes audiovisuales.

Redacción
Pamplona - 23 diciembre, 2017

The Shinto Bride. Self portrait (2002).

The Shinto Bride. Self portrait (2002).

Las mujeres han sufrido muchas dificultadas para tener visibilidad en este ámbito, como ha sucedido en otras profesiones, pero su lucha y la de diversas asociaciones por estar presentes ha hecho que esto esté cambiando”, así lo explicó en declaraciones a VanityCapital Blas Campos, pedagogo, fotógrafo y miembro del equipo directivo de la revista Contraluz, publicada por la Agrupación Fotográfica y Cinematográfica de Navarra (AFCN).

revista-contraluz3

En esta ocasión, Contraluz se sumerge en los inicios de la fotografía realizada por mujeres de la mano de Eulalia Abaitua, pionera de la fotografía nacida en Bilbao en 1853. Para describir su trayectoria, acudió a la presentación de la revista, celebrada el viernes 15 de diciembre en el Civivox Condestable de Pamplona, Maite Jiménez Ochoa de Alda, responsable y técnica del Museo Vasco de Bilbao. Abaitua concibió la fotografía como algo más que un simple entretenimiento burgués, componiendo ambientes y aportando un análisis antropológico a partir de sus instantáneas en lugares rurales y urbanos. También destacan sus retratos a mujeres, una “constante”, expuso Jiménez, en la que encontramos “empatía y comunicación entre la retratada y la fotógrafa”.

Contraluz dedica su nº 39 a la labor de la mujer en el mundo de la imagen y las artes audiovisuales.

Además, muchas de sus imágenes son estereoscópicas, donde se revela su afán por la investigación y la innovación en este arte. “No hay una respuesta a por qué comenzó a realizar fotografías”, pero pudo atraerle algo de sus “visitas a los estudios fotográficos” y de su estancia en Inglaterra, donde los “avances técnicos estaban en plena efervescencia”, señaló Jiménez.

REFLEXIONAR Y COMPRENDER

Comprender el mundo y encontrar un lugar propio en él”. Con esta frase de Paul Auster introduce Blas Campos su artículo sobre la fotógrafa Sophie Calle. El diálogo entre artes es fundamental para analizar el trabajo de Calle, que relaciona “escritura y fotografía” y defiende “la importancia de escribir o leer antes y después de fotografiar con el objetivo de que reflexionemos”, argumentó Campos. A Calle no le interesa la técnica, ella habla “de biografía e identidad”, desea “suscitar situaciones y ver qué pasa después”, analizar lo que miramos y la “emoción al observar algo por primera vez”.

revista-contraluz1

En la obra de Sophie Calle, como en la del autor de ‘El Palacio de la Luna’, el cual llegó a convertirla en un personaje de su novela ‘Leviatán’, tiene un papel muy destacado el azar, un elemento imprescindible en esa búsqueda de pequeños mundos desconocidos que en fondo comparten unas mismas dudas existenciales. El azar también fue clave en la creación artística de la cineasta Agnès Varda, a la que Contraluz dedica parte de sus páginas. La directora de ‘Cleo de 5 a 7 o ‘Sin techo ni ley’ encontró por azar la historia de las espigadoras, que posteriormente compartiría con sus espectadores mediante su personal mirada documental.

En su filmografía destaca también ‘Salut les cubains’, donde utilizó, al igual que había hecho Chris Marker, fotografías para crear un documental. Algunas de ellas se pueden encontrar en el reportaje que escribe Fermín J. Martínez en la revista. Un documento que, como él mismo nos narró, se construyó conjuntamente con Varda. Habían estado contactando con su editor y su hija para poder publicar las imágenes, cuando un día Martínez recibió una llamada de la propia cineasta, con la que eligió las fotografías y su orden.

revista-contraluz2

Varda, que ha recibido este año el Premio Donostia y el Oscar honorífico, ha estrenado en festivales como Cannes o Toronto su última película, ‘Caras y lugares’, un viaje en busca de miradas cotidianas, en el que encuentra situaciones donde las “mujeres siguen sin estar presentes”, relató Vanina Vázquez, que firma con Andrea Caprarulo el artículo ‘Un rostro es hermoso. A pesar de los galardones, Varda sigue también sin estar presente en muchas salas, atiborradas de productos comerciales para el consumo rápido y la conservación de la banalidad. En este sentido, Campos defendió que “su cine exige un esfuerzo, por lo que se encuentra ligado a colectivos muy concretos y normalmente alejado de las principales salas de cine”, pero, a diferencia de las producciones que entretienen a corto plazo, “la obra de Varda permanece”.

DESPOBLACIÓN DEL PIRINEO

foto-paisaje-piedras-con-alma

La labor de la Agrupación Fotográfica y Cinematográfica de Navarra no se ciñe a la edición de la citada revista. El pasado jueves 14 de diciembre presentaron el libro ‘Piedras con alma, de la fotógrafa pamplonesa Bakartxo Aniz Aldasoro,sobre la despoblación del Pirineo aragonés a través de la fotografía. Este proyecto llega “tras un gran proceso de documentación, 4 años de viajes, 150 núcleos diferentes fotografiados y unos cuantos años más de edición”, explicó el colectivo. El resultado es un libro de 240 páginas con más de 300 imágenes de 84 pueblos y textos sobre las causas y consecuencias de la despoblación en esta provincia.

Las obras de todas estas fotógrafas, así como las de otras citadas en la revista, se encuentran en un espacio inconsumible y, como creaciones eternas que son, deben seguir divulgándose y dándose a conocer. Su labor consigue, como defiende Varda, “fotografiar antes de que todo caiga en el olvido”.


To Top