sábado, 24 junio 2017

fundacionesdenavarra-juntageneral2015

Una información de Cristina Altuna para Navarra Capital

Se constituyó en uno de los peores años de la crisis económica, 2012. Desde entonces, sin embargo, la Asociación Fundaciones de Navarra (AFN) no ha dejado de crecer, en tiempos en los que las tendencias dominantes han sido a la baja. En 2014 cerraron con 25 fundaciones, 7 más que el ejercicio anterior. El objetivo de este año es terminar con 35 y van a buen ritmo, porque a día de hoy ya son 29.

Así lo expuso ayer el presidente de AFN, Mikel Artxanko, en la Asamblea que la asociación celebró en el Auditorio de Barañáin, para presentar la memoria de 2014 y el plan de gestión de este próximo año. Artxanko considera que “por culpa de la crisis, las instituciones han tenido que recortar, precisamente, en los ámbitos en los que trabajan las fundaciones: todo el sector social, cultural, etcétera”.

La ciudadanía “ha respondido intentando cubrir esas carencias” y, por eso, la solidaridad en estos tiempos está en valor. Las fundaciones “han retomado un papel todavía más importante” del que venían asumiendo en épocas de bonanza económica.

fundaciones-de-navarra2015SOCIOS

Entre los socios de la AFN existe una “variedad tremenda”, cuenta su presidente. Existen fundaciones públicas, privadas. Un tercio de las 25 fundaciones que están representadas en la asociación son públicas, algunas creadas por Ayuntamientos como la del Auditorio Barañáin o el Teatro Gayarre de Pamplona.

Hay, además, fundaciones creadas a raíz de una iniciativa particular o de un grupo de personas que “decidieron juntarse para crear una entidad de este tipo”. Es el caso de la Fundación Flamenco On Fire, donde “los 3 socios se dedican a la cultura del flamenco”. Por último, destacan las fundaciones vinculadas a empresas, como Fundación Osasuna que está relacionada con un club deportivo, o la Fundación AN del Grupo AN.

No obstante, todas las fundaciones presentes y las que estén interesadas en estar representadas en AFN deben compartir un nexo de unión, explica Artxanko. Tienen que ser entidades “sin ánimo de lucro” y que “trabajen por un interés general social”, para cubrir necesidades que existen en la sociedad, de forma abierta y pública.

OBJETIVOS

El objetivo principal de la asociación es impulsar el sector fundacional en Navarra. Para ello, “entendemos que es muy importante hacer actividades de formación, para que todas las fundaciones realicen mejor su servicio”, explica Artxanko. A las actividades formativas se suman las comunicativas, con una página web y un boletín informativo quincenal. Un aspecto fundamental para su presidente, porque de esa comunicación “surgen sinergias entre las fundaciones” muy interesantes.

La comunicación e información ayudan, además, a la transparencia de estas entidades. “Ha habido casos desagradables, en los que se ha trampeado por medio de una fundación para desgravaciones fiscales”. Una práctica que preocupa y que se pretende combatir con mucha información y la elaboración de un código de buenas prácticas.

Para este próximo ejercicio, la AFN ha dado especial importancia al papel de representación. “Queremos ser el altavoz de las fundaciones y hacer de puente entre el sector y las instituciones públicas”. En 2015, además, se elaborará una base de datos “para conocer la realidad de las fundaciones” en la Comunidad Foral de Navarra.

Desde la asociación se potenciará además el asesoramiento, para dar respuesta al creciente interés mostrado por parte de la sociedad a la hora de crear una fundación. Artxanko explica que proyectos como el de la Fundación Retos Solidarios Ricardo Abad son fruto de ese asesoramiento. En esa línea, se elaborará un dossier de temas jurídicos, fiscales y contables, con el objetivo de “buscar la excelencia en la gestión” y se continuarán organizando cursos formativos.

To Top