lunes, 25 septiembre 2017

Fundación Caja Navarra, la gran RSC en la que mirarse empresas e instituciones

Javier Miranda, el nuevo presidente del patronato de la Fundación, asume “con ilusión” este reto y con “mucho respeto a lo hecho hasta ahora”, pero con ganas de que la Obra Social que se realiza sea de una “Navarra del siglo XXI”.

Yosune Villanueva
Pamplona - 6 septiembre, 2017

Javier Miranda en el auditorio de Civican. (FOTOS: VÍCTOR RODRIGO)

Javier Miranda en el auditorio de Civican. (FOTOS: VÍCTOR RODRIGO)

Hará 58 años en noviembre, está casado y tiene dos hijos. Cuando Javier Miranda sobrepasó la barrera de los 18 años, empezó a padecer los signos de una de esas ‘enfermedades raras’ degenerativa y progresiva que, en lugar de amilanarlo, le hizo mirar el mundo con una gran perspectiva: “Tuve la posibilidad de hacer una previsión de vida futura con una habilidad de planificador de multinacional, porque conocía cómo iba a evolucionar, pero a la vez, tenía tiempo de organizar mi vida y planificarla lo más autónoma posible”.javier-miranda-fundacion-caja-navarra-7

COMPROMISO CON LA DISCAPACIDAD

La disferlinopatía que padece no le ha amilanado. De hecho, en ese camino de previsión de su vida futura, ha conseguido un currículum imposible de resumir. Destacaremos que es doctor en Derecho, máster universitario oficial (EEES) en Dinámicas de Cambio en las Sociedades Modernas Avanzadas y licenciado en Derecho por la UPNA.

En el año 96, cuando se le reconoció una discapacidad, empezó a vincular con este sector. Ha sido presidente de Cermin, representando al sector de la discapacidad ante la sociedad y las instituciones; y su libro: ‘La accesibilidad universal y su gestión como elementos imprescindibles para el ejercicio de los derechos fundamentales’ es la columna vertebral de su trabajo diario.

PATRONATO MIRANDO AL FUTURO

Ha quedado claro que el nuevo presidente del patronato de Fundación Caja Navarra es un gran planificador, porque organizó con veinte años toda su vida futura y ahora afronta los próximos 4 años como presidente del patronato de una Fundación para la que tiene “ideas para mejorarla”.

¿Qué supone para usted ser presidente de este Patronato?

Es un reto, un compromiso, un honor y casi me parece temerario por mis limitaciones en cuanto a competencias, no por mi silla, sino por no estar a la altura. Pero lo tengo fácil, porque hay 8 personas más en esto y no va a ser una presidencia personalista, entre todos los miembros del Patronato vamos a tomas las decisiones.

El Patronato es el máximo órgano de gobierno, administración y representación de la Fundación.

¿Cómo definiría esta Fundación?

Es una herramienta para llegar a que esa brecha que hay entre personas de la sociedad se pueda intervenir y se reduzca.

¿Se puede decir que es la gran RSC navarra en la que mirarse las empresas e instituciones y de la que aprender?

Puede ser, pero no olvides que, en nosotros, la RSC es una obligación. Te diría que tiene más mérito la RSC que hacen las Empresas, porque se comprometen socialmente con la actividad que tienen y dedican una parte de su tiempo o su presupuesto. De hecho, en las adjudicaciones de la Fundación, es uno de los puntos de las empresas que miramos y, a veces, determina la adjudicación más la responsabilidad social empresarial que el montante económico. Así se ha hecho hasta ahora y lo vamos a seguir manteniendo.javier-miranda-fundacion-caja-navarra-6

Habla de cosas que mantener. De lo que se ha encontrado, ¿hay algo que no le gusta y quisiera cambiar?

La misión es mejorar lo que había y las decisiones tienen que ver con el Nuevo Plan Estratégico, que es nuestro primer reto y se decide en diciembre. Ahí vamos a dar respuesta a la pregunta: ¿Qué es obra social? Y de ahí saldrán todas las acciones que se hacen en este momento en la Fundación, se cuestionarán, habrá mejoras, modificaciones, habrá incluso que eliminar alguna… De esa pregunta saldrá la respuesta de lo que queremos construir: una Navarra del Siglo XXI.

¿Y cómo es esa Navarra del siglo XXI? ¿Va a tomar muchas medidas?

Tengo medidas, pero no dejan de ser ideas que vienen de mis pocos meses como miembro del patronato. Por la responsabilidad que implican las decisiones que debemos tomar, decir ahora algo sería una propuesta sin más que necesita tiempo. Dejémoslo en que venimos a mejorar, con respeto a las personas que forman parte de la organización y con mucha prudencia. Y en nuestra labor, un papel muy importante lo va a tener que llevar el director general, porque es el nexo de unión entre el Patronato y la Estructura.javier-miranda-fundacion-caja-navarra-5

Tengo que insistir, ¿algo que cambiar?

Mira, hay una cosa que no me gusta y es que llegue un patronato nuevo y tenga que empezar desde cero, porque el anterior ha desaparecido totalmente. Quiero que dentro de cuatro años haya caras que pasen el testigo. Habrá que hacer algunas modificaciones y yo las voy a proponer para que haya una renovación parcial del patronato.

CUMPLIR LA NORMATIVA DE ACCESIBILIDAD

Cuentan con 10 millones de euros de presupuesto anuales, pero que se han ido reduciendo, ¿alguna solución?

Los dividendos de las acciones, que es la principal fuente de ingresos, van bajando y eso repercute negativamente en nuestro presupuesto, porque nos obliga a reducirlo. El año pasado eran 12 millones y este año son 10. Esto repercute en las actividades y tenemos que pensar muy bien hasta dónde podemos llegar con ese deterioro. Por eso, el patronato va a tener que dar respuesta y lo va a poder hacer, porque contamos con 5 miembros con perfil económico importante y eso me da tranquilidad.

Los patronos son cargos personales, indelegables, no retribuidos y con una labor que se guiará por la ética y la responsabilidad.

¿Cómo ve a sus compañeros del Patronato?

Hay una gran ilusión por trabajar. Hemos sido sometidos en pleno agosto a unas ‘tortuosas’ sesiones de aprendizaje y no ha faltado nadie (risas). Creo que con eso te lo he dicho todo. Este intensivo, en lugar de irnos de vacaciones, nos ha ayudado a ponernos al día de la gestión que necesita la Fundación.

¿Y qué más necesita?

Un plan de accesibilidad. La accesibilidad es la llave que va a permitir ejercer los derechos, pero no los míos, sino los de todo el mundo. El concepto de accesibilidad no es solo una rampa, o un bucle magnético en una sesión en el auditorio, o una alternativa braille a la señalización. Accesibilidad es que las necesidades que pueda tener cualquier persona estén cubiertas para que la actividad humana en ese entorno no excluya a una parte importante de la población. Por eso la accesibilidad es una cuestión de derechos fundamentales. Y la accesibilidad va a estar detrás de cada acción de la Fundación.

“Accesibilidad es que las necesidades que pueda tener cualquier persona estén cubiertas para que la actividad humana en ese entorno no excluya a nadie”.

¿No se cumple la normativa de accesibilidad?

No se cumple. Pero porque en la práctica el resultado final es que, en la gestión, cuando intervienen elementos que gestionan, la accesibilidad se viene abajo. Nos metemos en un berenjenal difícil de explicar, pero lo puedes ver en mi libro: ‘La accesibilidad universal y su gestión como elementos imprescindibles para el ejercicio de los derechos fundamentales’. En cualquier actividad humana, los parámetros de accesibilidad están muy bien recogidos, pero en la gestión es donde se pincha.

Javier ha desvelado sus principales objetivos dentro de la Fundación y su ‘casi obsesión’ con la accesibilidad universal. Pero aún así, cuando nos despedimos, nos emplaza a charlar en un año: “Porque todo lo que te he dicho igual no sirve de nada (bromea). Me gustaría que dentro de un año volviéramos a quedar y vemos qué hemos podido hacer, qué cosas se han venido abajo y qué nuevas ideas han surgido”.

To Top