sábado, 23 septiembre 2017

Ignasi Clos en una de sus comparecencias sobre \"innovación abierta\".

Ignasi Clos en una de sus comparecencias sobre \"innovación abierta\".

Una información de Cristina Altuna para Navarra Capital

¿Sabían que el siglo pasado, las empresas se mantenían en la lista del índice 500 de Standard&Poors durante 60 años y, hoy, lo hacen durante sólo 10? Sí, algo está cambiando. Vivimos en una cultura cada vez más innovadora y, por ello, la innovación “no puede proceder únicamente de unos especialistas dentro de la empresa, debe convertirse en una parte más de la cultura de la compañía”. Lo dice Henry Chesbrough, considerado el padre de la “innovación abierta”.

Se trata de un concepto que ha cambiado la forma de innovar dentro de las compañías por incitar a las empresas a que no se encierren en sí mismas y “usen el conocimiento tanto interno como externo para la generación de nuevo valor en el mercado”, explica Ignasi Clos, partner y director de Proyectos de Innovación en Induct Software.

Este modelo supone un cambio radical respecto al modelo tradicional. Pasamos de una cultura donde los productos se desarrollan internamente para luego distribuirse a otra en la que empleados, proovedores y clientes aportan nuevas perspectivas que resultan clave para el crecimiento empresarial. 

Las pymes españolas representan el 99% del tejido empresarial español y todavía tienen “un gran margen de mejora de competitividad y, aquí, todo lo que sea impulsar la innovación, como una herramienta sostenida y normalizada dentro de la empresa, es necesario”, expone Clos, quien ofrecerá el 25 de febrero, el taller “Cómo llevar la innovación a la práctica en la empresa del siglo XXI”, en el salón de actos de la UNED de Tudela .

RECURSOS

Este profesor de Innovación abierta en la Universitat Oberta de Catalunya avisa, antes de nada, que “no hace falta una gran inversión ni realizar un gran desarrollo para innovar, se puede innovar con pocos recursos”. Tampoco es “tan complejo como pueda parecer”. Esta última es, precisamente, “una de las cuestiones por las que las pymes españolas no innovan, porque creen que no tienen los conocimientos suficientes para hacerlo, y esta es una de las cargas que tenemos que superar”.

Expulsados, por tanto, los primeros temores, Clos explica que para implementar un sistema de actuación innovadora hay que “saber gestionar el cambio”. Para ello, hay una fase previa en la que “hay que definir claramente por qué queremos innovar, si es porque quiero ganar cuota de mercado, para ser más eficiente o más rentable o para sacar más margen operativo de cada venta, pero el objetivo para innovar tiene que estar aliado con la estrategia” de la empresa.

Una vez se define el porqué, hay que “crear una organización adecuada y definir quién será su líder, el responsable de llevar a cabo el proceso de innovación”. Además, hay que crear una organización y establecer los procesos para saber “qué pasa con la captación de las ideas, cuáles serán los criterios para su evaluación o la revisión de esas ideas en los procesos de innovación”.

FACTORES

Finalmente Clos establece dos factores claves. Por un lado, “para innovar hay que comunicar, tengo que comunicar a todos mis empleados, a todos mis agentes por qué quiero innovar y por qué los quieros implicar en esta iniciativa”. Sin colaboración, no se puede innovar.

Por otro lado, está el sistema de incentivos y recompensa. Un aspecto sobre el que asegura que en España “cuesta mucho más incentivar con ingresos a los profesionales”. Muchas grandes empresas piden a sus empleados que aporten sus ideas de mejora, pero luego “la recompensa es un fin de semana en algún sitio o un iPad, y eso crea frustración, sobre todo si el proyecto de innovación no se implanta”.

EJEMPLOS

Con una experiencia en la que acumula más de 300 proyectos de innovación abierta, Clos destaca el ejemplo de una enfermera del Hospital de Aalborg que dio solución al problema que el personal de enfermería tenía para administrar oxígeno a recién nacidos, después de haberles aplicado anestesia. Para ello, inventó un chupete conectado al oxígeno mediante unos tubos. Una idea que ha permitido generar ingresos tanto para el hospital como para ella.

Otro hospital, el de San Joan de Déu, decoró las salas de resonancia en una galaxia. De esta forma, convirtió en una aventura espacial “divertida” una experiencia traumática para muchos niños, lo que les permitió reducir un 18% el uso de anestesia, porque los pacientes colaboran más.

TALLER EN TUDELA

Ignasi Clos ofrecerá el próximo miércoles, 25 de febrero, el taller “Cómo llevar la innovación a la práctica en la empresa del siglo XXI”, en el salón de actos de la UNED de Tudela. El acto tendrá lugar entre las 19-20.15 horas y en él se explicará qué significa innovar, qué rol juega la innovación abierta y qué beneficios aporta, así como qué pasos puede llevar a cabo cualquier organización para convertirse en una empresa innovadora en poco tiempo.

To Top