martes, 23 mayo 2017

3. Horno, imagen previa a la instalación

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

La presión para optimizar el uso de energía en la industria nunca ha sido tan intensa. Los precios de la energía, la presión ambiental y el clima económico actual están contribuyendo al aumento de duras condiciones comerciales para todas las empresas.

Para ello, una forma de mejorar la competitividad en las organizaciones es a través del ahorro y la eficiencia energética. Grupo 3E, como especialista en conseguir ahorros energéticos para las empresas, ha llevado a cabo en Industrial Barranquesa, empresa situada en la localidad navarra de Lacunza y dedicada a la fabricación de bridas para aerogeneradores, un proceso de especial interés. Al igual que muchas industrias, Industrial Barranquesa precisa mucha energía térmica para su proceso de producción a través de la combustión de gas natural.

Monitorización consumo

Monitorización consumo

Inicialmente, los datos de que se disponían no eran ni cuantitativos ni cualitativos. Apenas se contaba con las facturas de gas natural de la compañía comercializadora y la experiencia de los trabajadores. “Con esta información, difícilmente se podía sacar conclusiones, por lo que se siguió una regla básica en eficiencia energética: si no se mide no se controla, si no se controla no se gestiona, y si no se gestiona, difícilmente se puede ahorrar”, comenta Pedro Irisarri, gerente de Grupo 3E.

En definitiva, había que conocer el consumo de gas natural de cada uno de los tres hornos existentes, para así estudiar cada uno por separado, conocer sus costes energéticos, y finalmente tomar medidas encaminadas a conseguir ahorros energéticos”, añade.

MONITORIZACIÓN

Grupo 3E optó por monitorizar, en tiempo real y a través de un software de gestión energética, el consumo de gas natural de toda la planta, y los sub-consumos de cada horno.

Se eligió un sistema multimarca (que acepta diferentes fabricantes) con funcionamiento a través de una plataforma web (accesible desde cualquier punto con conexión a internet), lo que favorecía la gestión energética. “El primer paso ya estaba dado. Aunque la implantación de un sistema de monitorización no asegura ahorros, la información que proporciona contribuye a mejorar en la gestión energética de la empresa: así, se consigue la visualización del consumo en periodos no productivos/festivos, picos en arrancadas, alertas por consumo/coste, imputación de costes energéticos en piezas/productos, eliminación de penalizaciones, informes…”, explica Irisarri.

Monitorización (comparativa).

Monitorización (comparativa)

Una vez superada la primera fase, surgían preguntas que a partir de ese momento, Grupo 3E iba a ser capaz de responder gracias al poder de la información. “Preguntas como ¿cuál es el consumo de cada horno en las arrancadas? ¿debo arrancar al 100 por cien ó paulatinamente? Entre dos ciclos, ¿es necesario apagar el horno ó solamente bajar su Temperatura? Si modifico determinados parámetros, ¿cuánto afecta al consumo?”, apunta Ion Irañeta, ingeniero de Grupo 3E. La facilidad de utilización de la herramienta unida a la obtención inmediata de resultados estaba propiciando ahorros energéticos muy importantes.

En una segunda fase, con pequeñas inversiones, se fueron implantando mejoras a lo largo de los meses que cosecharon un ahorro extra del 5 por ciento del consumo de combustible, resultado francamente bueno para el escaso coste que tiene el sistema de monitorización. Industrial Barranquesa había conseguido tener la instalación completamente optimizada  y funcionando a pleno rendimiento.

Alzado del intercambiador de calor en el momento de ser instalado

Alzado del intercambiador de calor en el momento de ser instalado

RECUPERACIÓN DE CALOR DE GASES DE ESCAPE

“Pero no todo es monitorizar. Los ahorros que se pueden conseguir sin realizar inversiones tienen un límite, que en este caso ya se había alcanzado”, comenta Irisarri.

A partir de aquí, para aumentar el rendimiento del horno, se debían implantar mejoras que requerían inversiones.  Llegados a este punto, tal y como explican el Grupo 3E, la medida óptima de ahorro energético consistía básicamente en recuperar el calor allá donde se estaba desperdiciando, es decir, en la chimenea, y aprovecharlo donde hacía falta (aire de combustión).

Para ello, se debía instalar un intercambiador para aprovechar el calor que se escapaba por la chimenea a través de los gases de combustión. Antes de la ejecución del proyecto, se introducía aire (comburente) a la temperatura ambiente de la nave. Actualmente, el aire que se introduce está a una temperatura de 200 C, lo que supone un ahorro energético superior al 10%, que en este proyecto es una cantidad de energía muy elevada”, finaliza Irisarri.

Por último, “Industrial Barranquesa está muy satisfecha con el trabajo realizado por Grupo 3E en la definición de la solución técnica y la posterior implantación. Estamos en el camino adecuado para conseguir el óptimo aprovechamiento de la energía a la vez que reducimos las emisiones a la atmósfera” destaca el director industrial de Industrial Barranquesa.

A continuación, en el siguiente vídeo se muestra el trabajo de optimización y ahorro energético realizado por Grupo 3E para Industrial Barranquesa

To Top