sábado, 21 octubre 2017

Infartos y derrames cerebrales, primera causa de muerte en el trabajo

Adacen ofrece  a las empresas servicios de prevención y conocimiento sobre el ictus con el objetivo de reducir el número de casos de esta enfermedad en el ámbito laboral.

Cristina Catalán
Pamplona - 20 septiembre, 2017

Los casos de Ictus suponen el 6% del gasto sanitario público de España.

Los casos de Ictus suponen el 6% del gasto sanitario público de España.

El coste personal, social y laboral del ICTUS supone el 6% del gasto sanitario público de España y es la primera causa de discapacidad en el adulto, representando un coste elevadísimo al sistema nacional de pensiones según datos de la asociación nacional “Freno al ictus”. Además, el estrés laboral aumenta el riesgo de sufrir una isquemia cerebral y cada vez más sentencias reconocen esta enfermedad como accidente laboral. De hecho infartos y derrames cerebrales son, según un estudio desarrollado en 2016 por UGT, la primera causa de muerte en el trabajo.

Según el mencionado estudio, del total de trabajadores fallecidos (226) durante la jornada laboral en el primer semestre de 2016, 116 de ellos murieron a causa de estas patologías, lo que supone el 51,33% del total. Patologías que se vinculan a los riesgos psicosociales, como el estrés.

El estrés laboral aumenta el riesgo de sufrir una isquemia cerebral y cada vez más sentencias reconocen esta enfermedad como accidente laboral

Para las empresas, el ictus supone también un coste muy elevado en términos de bajas laborales, adaptaciones de puestos de trabajo, indemnizaciones, rotaciones, etc. Los trabajadores en puestos con mucha presión y en los que se dan situaciones poco predecibles tienen hasta un 58% más de posibilidades de sufrir ictus según la academia Americana de Neurología.

Cada año se producen en España 130.000 casos nuevos de accidentes cerebrovasculares causando la muerte en un 30% de los casos y una discapacidad grave en un 40% de ellos. Esto implica que, en muchas ocasiones sea imposible regresar al puesto de trabajo o que sean necesarias importantes adaptaciones para hacerlo. Por otro lado, diversos estudios señalan que más del 60% de la población no es capaz de identificar los síntomas de esta enfermedad y que menos de la mitad acudiría al hospital si se encontrase en una de estas situaciones.

Charla ADACEN sobre ictus

En base a todos estos datos, Adacen ha decidido este año impulsar nuevas acciones y servicios para las empresas con el objetivo de minimizar la incidencia del ictus en las empresas mediante el desarrollo de actividades de prevención e información.

LABOR DE ADACEN 

Las empresas  juegan un papel fundamental en la concienciación de la importancia de llevar un adecuado estilo de vida, motivando a sus trabajadores a crear hábitos de vida saludables, a través de la prevención activa del daño cerebral y facilitando formación e información que les ayude a saber cómo prevenirlo, cómo detectarlo y cómo actuar.

El coste del ICTUS supone el 6% del gasto sanitario público de España y es la primera causa de discapacidad en el adulto.

En concreto, Adacen imparte charlas de prevención del ictus, talleres de gestión del estrés, mindfulness, reordenación postural, fisioterapia y cursos de formación para trabajadoras y trabajadores. También desarrolla en las empresas charlas informativas sobre cómo detectar un ictus y qué hacer en ese caso. Además, ayuda y asesora a las empresas en la adaptación de los puestos de trabajo para facilitar el retorno de personas que sufren alguna secuela por esta enfermedad, a su puesto de trabajo.

Todas estas acciones, que ya se han llevado a cabo en   diferentes empresas navarras, se enmarcan en el ámbito de la “Responsabilidad Social Corporativa”En los próximos meses se dará a conocer un ambicioso proyecto en este campo que Adacen quier impulsar a nivel nacional.

Para desarrollar este nuevo programa y el resto de los que tiene la entidad, Adacen ha iniciado una campaña de captación de fondos entre las empresas. Para ello cuenta con el reconocimiento de entidad beneficiaria del régimen de Mecenazgo Social, tal y como se recoge en la Ley Foral 25/2016 de 28 de diciembre, lo que permite un importante beneficio fiscal para las empresas colaboradoras. Además la asociación cuenta con el sello de Fundación Lealtad, que garantiza que el correcto destino de las donaciones, tanto particulares como procedentes de empresas.

To Top