miércoles, 18 octubre 2017

El viernes fui a recoger un pequeño electrodoméstico que me habían reparado. Acudí a uno de los pocos talleres que todavía quedan y su gerente me informó que eran dos, pero que uno de ellos ya se ha jubilado porque no daban los ingresos… Me cuenta que antes había muchos talleres, pero ya no se reparan las cosas. Nos cuesta menos comprar que reparar

marta-martinez-arellano-navarra-capitalAsí los técnicos y artesanos de la reparación ven desaparecer su modelo de negocio, mientras florecen los negocios de grandes reciclados y recuperaciones, que no llegan a recuperar ni reciclar ni un tercio de la basura que producimos, de modo que también florecen las empresas que se llevan fuera del país desechos que no somos capaces de digerir y que tampoco queremos en nuestro territorio. Convertimos así regiones del planeta en grandes basureros…

Es indudable que si todas las personas del planeta vivieran como viven en EEUU necesitaríamos –nos dice el economista Raj Sishodia- 6 planetas tierra para satisfacer sus necesidades…. No se trata de una cuestión de superpoblación –a ver quién es el listo que hace la criba…- sino de innovación en el concepto mismo de proceso y de progreso.

En marzo pasado asistí en la antigua sede del CRANA a una interesante mesa redonda sobre Economía Circular, una perspectiva de progreso que revoluciona la forma misma en la que entendemos la economía, y que ya está siendo regulada y puesta en práctica en países como China, y también en la UE. Los ponentes de la mesa redonda son profesionales de Navarra, que trabajan en Navarra y prestan su asesoría a proyectos y procesos para su adaptación a esta nueva ecología empresarial de la abundancia, como el centro de FabLabCoworking de la calle Tafalla. Hace años que vengo aprendiendo de esta tendencia que ha venido no sólo para quedarse, sino para revolucionar nuestra forma de hacer y construir modelos de negocio.

De una perspectiva lineal de la producción: materia prima – proceso productivo – consumo – desecho, que concibe los recursos como escasos y necesita “economizar”, se pasa a una perspectiva circular de la producción en la que el propio concepto de negocio testa su sostenibilidad dentro del delicado equilibrio natural y económico, se alcanza una “ecología empresarial” que gestiona recursos abundantes y no escasos, y subraya el impacto y aportación de las empresas a la sociedad.

Este vídeo lo explica mejor que yo. Aquí os dejo su enlace  

Para mí, que acompaño el diseño del modelo de negocio y la conformación de los equipos, buscando el desarrollo de personas y organizaciones, este enfoque de innovación en proceso necesita sustentarse en un compromiso de todas y cada una de las personas que conforman un proyecto. Precisa de un nuevo modelo de gestión.

Esta semana asistiré a un Refreshment de la herramienta CTT© -Corporate Transformation Tools de Richard Barrett– en la sede de Transform-Action. CTT© es una herramienta que nos permite ampliar los instrumentos clásicos de gestión como el BSC –Balance ScoreCard- o el 360º, apoyándolas con el anclaje personal en los Valores. En este modelo se busca coordinar los talentos y valores de cada persona, ya sea socio, trabajador, consumidor o líder de equipos, para que aporten de forma consciente todos sus recursos al proyecto.

Es evidente que si uno pone todo su entusiasmo y saber hacer en su tarea, los resultados son exponenciales, tanto para sí mism@ como para el proyecto.

La forma en la que yo trabajo en desarrollo de personas y de empresas combina ambas herramientas con un toque esencial y personal… mi parte más “femenina” y emprendedora (por cuenta propia o ajena), más inclusiva, más atenta a la persona y al equipo, por eso yo digo que hago consultoría en “femenino circular”. Estad atentos, porque es una tendencia no sólo innovadora, sino cada vez más poderosa… Que ha venido no sólo para quedarse, sino para revolucionar la forma en la que diseñamos y prosperan nuestra vida y nuestros negocios.

Marta Martínez Arellano
Mentor-Coach de desarrollo personal y profesional

To Top