lunes, 22 mayo 2017

IMG_2426

A Isabel Jiménez no le han regalado nada. Hace 8 años asumió las riendas de la empresa Transformados Ruiz, tras la muerte de su marido, Juan Carlos Ruiz. No se arrugó. Tampoco cuando en 2009 tuvo que trazar un plan para reconducir la empresa y llevarla a un crecimiento sostenible. Lo ha conseguido. Su empresa cuadriplicó sus clientes activos, hasta 400, y diversificó sus ventas, de la construcción hacia otros sectores como el solar, eólico, agroalimentario, industrial y equipamientos, entre otros.

Esta ribera, de risa y carácter “fuerte”, según se define, tuvo claro que había que evolucionar hacia la calidad y la eficiencia.  Este mismo año su empresa ha obtenido el marcado CE y se incorporó al selecto grupo de las 20 empresas en el país que lo tiene y, además, ha sentado las bases para la obtención de la ISO 3834Transformados Ruiz ha hecho también una gran inversión para dotar a la empresa de maquinaria de alta calidad, flexible y se han incorporado softwares que agilizan el trabajo.  Asimismo, han adoptado nuevos métodos de trabajo, como el método Lean. “Lo comenzamos en 2013 y su implantación completa está prevista para 2015. Y también estamos estudiando el método Kaizen para adaptarlo en 2015-2016”, explica Isabel Jiménez

La empresaria del año dirige a una plantilla de 24 personas, veinte de ellos hombres.

¿Qué representa este premio para usted?

Un reconocimiento al esfuerzo personal y familiar que ha supuesto poner a la empresa donde está.

¿Qué destaca de su trayectoria profesional?

Cuando falleció mi marido, que es quien fundó la empresa, tomé la decisión de llevar la empresa hacia delante y eso lo tuve que hacer con un gran sacrificio personal y familiar. Cuando miro hacia atrás, veo la madre que se perdió, ya que tuve que dejar a mis 2 hijos, de 9 y 3 años entonces, y queda la empresaria.

En definitiva, veo el esfuerzo que ha puesto en el día a día, el empuje que tengo, la ilusión con la que he trabajado y el cariño que he recibido de los compañeros. Mi clave ha sido el tesón y el esfuerzo.

¿Cómo se afronta una situación económica como la actual?

Vivimos una época de muchas complicaciones y la bajada de la facturación ha sido importante en todos los ámbitos. Ante ese panorama nosotros apostamos por la calidad y por la diversificación a otros sectores, como la industria.

¿Qué retos tiene ahora el tejido económico de Navarra?

Creo que las claves pasan por la flexibilidad laboral y una apuesta clara por la calidad, la productividad y la eficiencia.

¿Es difícil trabajar en un mundo de hombres?

Seguramente por mi carácter muy abierto he sabido manejarme en todas las situaciones y nunca he tenido problemas. A veces, como mujer, puedes encontrar que te hagan algún vacío, pero donde creo que tengo que ir voy.

¿Algún consejo para un emprendedor que se inicia?

Paciencia, tener muy clara su idea y trabajo. Como me decían mis padres, a casa no te va a venir a buscar nadie. Hay que salir y luchar.

¿A quién le dedica este premio?

A mi difunto marido Juan Carlos Ruiz, a mis hijos, Alba y Álex, y a los compañeros de la empresa.

To Top