jueves, 25 mayo 2017

kunak-pamplona-4

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

No llevaban apenas un año de andadura cuando Kunak resultó ganadora en Navarra de la pasada edición de los Premios Emprendedor XXI, cuya nueva convocatoria acaba de ser presentada por La Caixa recientemente.

Bajo la marca Kunak , la empresa Green Waveless Technologies diseña productos para la monitorización y control de máquinas. Son equipos que consumen muy poca energía. Distribuidos por un determinado espacio a los que se les conecta sensores, estos pueden enviar información a internet  permitiendo el control de los equipos de forma remota.

Nuestros dispositivos se pueden ubicar dentro de máquinas. Esto es muy útil por ejemplo, en empresas industriales con multitud de máquinas que se deseen conectar, a las que se deseen acceder para conocer cómo están funcionando o qué rendimiento están teniendo, etc. Ofrecemos una solución ‘plug and play’ de manera que la empresa puede tenerlas controladas desde un portal web, a distancia. Igualmente, se pueden conectar a nuestros equipos sensores de otros fabricantes para poder controlar por ejemplo, el río, su caudal, las tuberías, cuanto consume un determinado contador, etc.”, explica Javier Fernández, socio y co-fundador de Kunak.

Un empleado de Kunak con uno de sus prototipos

Un empleado de Kunak con un prototipo

PRODUCTOS PROPIOS EN BREVE

Hasta ahora, los cinco jóvenes que componen Kunak y que trabajan a diario en las instalaciones de CEIN en Noain, (actualmente también están con ellos tres estudiantes) han estado elaborando productos a medida según los pedidos que han ido recibiendo pero prevén crear sus propios productos antes del verano de manera estándar. “Los sensores, en general, dan unas señales estándar. Nuestros equipos son compatibles con una gama muy amplia de sensores. El cliente suele tener un perfil muy técnico y conoce bien lo que necesita. Así, nosotros pretendemos crear nuestros propios dispositivos de manera que cada cliente elija el más acorde a sus necesidades”, añade Fernández. Todas las características técnicas estarán en internet, en la web de Kunak y aunque no se haga una compra vía on line, sí se facilitará la manera de realizar el pedido.

En Kunak no dependen de terceros. Todo lo diseñan ellos mismos, lo que les permite llevar a cabo la personalización de sus productos antes comentada y la posible introducción de cambios en sus prototipos, los cuales, también desarrollan y montan para comprobar su correcto funcionamiento. “No obstante, ahora por ejemplo, también estamos llevando a cabo la producción de unos equipos en los que nosotros enviamos los diseños a otra empresa y una vez nos los envían montados, nosotros les cargamos el programa. Esto facilita mucho la producción”, matiza Javier.

Actualmente, Kunak está trabajando en el proyecto Life-Respira de la Universidad de Navarra para medir la calidad del aire. En este proyecto, sus equipos recogen 32 señales, 5 veces por segundo. A los 10 segundos, calculan la media de la calidad del aire en esa posición. De esta manera, se puede realizar un mapa de la calidad del aire en la ciudad y según franjas horarias. Igualmente, están desarrollando un proyecto con VW. En concreto, es un sistema inalámbrico para su cadena de producción. “De momento, es un prototipo que luego será un producto que formará parte de nuestro picking”, concreta Fernández.

kunak-pamplona

Javier Fernández, socio y co-fundador de Kunak

UN CAMINO DIFÍCIL

Pero llegar hasta aquí no ha sido nada fácil. Javier Fernández y Francisco Javier Alonso, dos ingenieros de telecomunicaciones, trabajaban en Madrid desarrollando comunicaciones inalámbricas y de radiofrecuencia para el entorno aeroespacial y militar. La empresa cerró en 2009 y “nos dimos cuenta de  que los conocimientos que se utilizaban en estos ámbitos podían aplicarse para desarrollar sistemas más eficientes, sobre todo ahora que tan de moda está ‘el internet de las cosas’, comenta Fernández.

Permanecieron un tiempo en la incubadora de empresas de CEIN y participaron en el programa ya extinto de Empresas Innovadoras de Base Tecnológica. Como empresa, se constituyen en octubre de 2012. Desde entonces, y  gracias a la ayuda de familia y amigos para conseguir la inversión necesaria, han podido comenzar con este proyecto que va en aumento tanto en la cantidad de pedidos como en la plantilla necesaria.

El año pasado, resultaron ganadores a nivel autonómico de los Premios Emprendedor XXI gracias al cual obtuvieron 5.000 euros y la entrada en un programa con la Universidad de Cambridge sobre temas relacionados con la empresa como inversiones, presentación ante inversores, etc. “Una semana de formación muy intensa que nos ayudó a conocer su metodología, donde pudimos interactuar con personas de todo el mundo, aprendimos mucho y conseguimos contactos interesantes”, finaliza Fernández.

 

To Top