lunes, 20 noviembre 2017

Fachada de la fábrica que KWD tienen en Navarra.

Fachada de la fábrica que KWD tienen en Navarra.

Con la voluntad de anticiparse a las exigencias del mercado, une sus siete fábricas y pasa a dedicarse exclusivamente al desarrollo y la producción de componentes de automóvil. Roberto Lanaspa, responsable de producción para España y Portugal, es ahora también el nuevo vicepresidente de KWD, grupo perteneciente a la multinacional alemana Schnellecke.

Las fábricas KWD funcionaban de forma independiente y ahora pasan a estar interconectadas.

Este camino permitirá a la compañía responder a las necesidades reales de los clientes del sector automovilístico. Por otro lado, y siguiendo las tendencias del mercado, el grupo Schnellecke ha iniciado con un socio alemán un proyecto piloto de montaje de la carrocería de 3.000 vehículos eléctricos, que servirán para realizar la distribución de la correspondencia de Deutsche Post, el servicio de correos de Alemania.

La nueva estructura representa un gran potencial de avance tecnológico gracias a la integración del diseño, el desarrollo y las nuevas tecnologías en todas las fábricas. Actualmente, KWD realiza aún el ensamblaje de los roberto-lanaspa-cluster-automocion-3componentes, pero en el futuro se prevé que las fábricas KWD creen, desarrollen y produzcan estos componentes tecnológicamente avanzados. “Esta visión de la integración es muy importante y solamente puede realizarse en equipo”, afirma Roberto Lanaspa.

La interconexión de las siete fábricas (España, Portugal, Polonia, República Checa, China y las dos de Alemania) asegura la compartición de las mejores prácticas en las diferentes localizaciones y la creación de una imagen única sólida. “Además de hacer que nos identifiquen como socios de confianza, con la flexibilidad necesaria para responder adecuadamente en el momento preciso y con ideas innovadoras para poder acompañar a los clientes en sus necesidades futuras”, añade el responsable.

Antes, KWD combinaba la logística con la producción y ahora va a centrarse en su especialidad: la producción de componentes para el automóvil.

“Nuestros conocimientos y nuestra experiencia nos permiten identificar diferentes necesidades de los clientes y diferentes desafío futuros entre la logística y la producción. En esta fase de lanzamiento hemos preferido centrarnos en nuestra gran pasión: la Industria 4.0. Evidentemente, queremos crecer y conquistar nuevos retos de negocio. Creemos que hay grandes innovaciones que están aún por llegar”, asegura Lanaspa.

Los principales clientes de KWD en España y Portugal son Volkswagen, Seat, Ford, Mercedes y BMW.

To Top