domingo, 24 septiembre 2017

ASAMBLEA LABORAL KUTXA

El presidente de Laboral Kutxa, Txomin García, se ha mostrado satisfechos por los logros alcanzados por su empresa “en un ejercicio 2016 marcado por una gran exigencia derivada de unos tipos de interés extremadamente bajos y continuos cambios regulatorios“, ha comentado

Así, pese a esa difícil coyuntura, García ha puesto en valor el cumplimiento de los objetivos que, ha añadido, “ha sido muy elevado“. En concreto, el presidente de Laboral Kutxa ha destacado sobre todo las tres grandes fortalezas que ahora mismo muestra dicha entidad financiera:

  • unos elevados niveles de solvencia (CET1 fully loaded del 17,46%)
  • una holgada situación de liquidez (loan to deposit del 83%) y;
  • una de las más bajas morosidades del sector (5,82%)

Una vez finalizada la intervención del presidente, ha sido el turno del director general, Julio Gallastegui, quien ha centrado su comparecencia en fijar los objetivos para este año y en indicar los cuatro ‘principales retos de futuro’ a los que se enfrenta Laboral Kutxa.

Las economías de Navarra y País Vasco “siguen creciendo y se encuentran en una mejor posición que los mercados de su entorno pese a que se aprecia una cierta reducción en los niveles de crecimiento y creación de empleo”. Por lo tanto, según Gallastegui, “nuestro reto básico será la obtención de márgenes suficientes ya que no se prevé variación en los tipos de interés”.

Frente a ese panorama, el director general ha apostado por una Laboral Kutxa que, bajo su punto de vista, “se encuentra en una excelente posición competitiva y comprometida en dar la mejor respuesta a las necesidades financieras y de aseguramiento de las empresas y las familias”. Por lo tanto, como principales tareas, el director general ha marcado la captación de activo al tiempo que se aceleran las medidas encaminadas hacia un nuevo modelo de “banca multicanal que integre tecnología y una relación personalizada”, ha señalado.

RETOS DE FUTURO

ASAMBLEA LABORAL KUTXA Txomin García, presidente de Laboral Kutxa ha querido compartir la visión que mantiene la entidad ante los cuatro grandes retos de futuro a los que se enfrenta su sector, a saber: reputación, rentabilidad, regulación y adaptación a los hábitos cambiantes de los clientes

En cuanto a la reputación, “es de vital importancia para mantener la confianza del cliente en un momento -ha subrayado-en el que la vinculación es clave“. Por su parte, sobre el reto de la rentabilidad ha afirmado que “tenemos ante sí el desafío de mejorar nuestra eficiencia al menos por encima del coste del capital” al tiempo que ha animado a mantener el trabajo realizado hasta la fecha “y que nos ha situado entre las entidades más rentables del sector, con un ROE del 7,20%”.

Finalmente, el presidente de Laboral Kutxase ha mostrado confiado en que su plantilla pueda asumir el esfuerzo formativo que supondrá el futuro entorno regulatorio asociado a MIFID II para concluir que la ‘gran asignatura pendiente’ serán los cambios en la relación con el cliente como consecuencia directa de la extensión de las nuevas tecnologías. Aquí, “ofreceremos una alta calidad en las relaciones virtuales pero, además, transformará su red de distribución tradicional para que sea un elemento diferencial en nuestra estrategia omnicanal de futuro“, ha sentenciado.

To Top