viernes, 20 octubre 2017

Taberna

Navarra acabará el año con un 1,4 por ciento de crecimiento según el Informe de Coyuntura de la Cámara de Comercio. Pese a los buenos datos navarros, los últimos indicadores de crecimiento y expectativas empresariales conocidos tras el verano en economías como Alemania, Francia o Italia, apuntan a que éstas moderarán su crecimiento hacia final de 2014, evolución que podría afectar a Navarra.

El presidente de la  Cámara Navarra, Javier Taberna, presentó el informe y explicó la preocupación existente con respecto a la inflación, anormalmente baja y el consiguiente riesgo de que la zona euro entre en un proceso continuado de deflación. Además, ha dicho que a esta situación se suma que la política monetaria desarrollada hasta el momento en la Unión Europea no parece tener el efecto deseado. El tipo de interés de referencia está ya en un nivel cercano a cero y pese a ello, no se consigue impulsar el crecimiento.

“La falta de crecimiento viene también motivada por el nivel de desempleo y la contención de salarios llevada a cabo entre los socios europeos, que unido al elevado nivel de endeudamiento, público y privado, sigue limitando el impulso de la demanda interna”, expone el informe.

El presidente de la Cámara considera que un nivel de paro del 14 por ciento no se puede considerar una “mala noticia”, pero ha alertado de los “nubarrones” para el 2015.  En esa línea, ha reivindicado políticas de impulso a la economía y estabilidad que alejen los “nubarrones”. A su juicio, es importante que el próximo Gobierno cuente con una amplia mayoría para evitar un “frenazo”.

ESPAÑA

La Cámara Navarra ha informado de que en el segundo trimestre la economía española creció un 1,2 por ciento en términos interanuales y un 0,6 por ciento con respecto al primer trimestre del año. El crecimiento en el segundo trimestre estuvo liderado por la demanda interna y dentro de esta, por el gasto de los hogares, que creció un 2,4 por ciento, y la inversión productiva, que creció un 8 por ciento. Todos los sectores crecieron, salvo la construcción que, no obstante, frenó de manera significativa su caída al pasar del -8,1 por ciento en el primer trimestre al 3,1 por ciento en el segundo.

La recuperación de la demanda interna ha provocado la recuperación y el crecimiento de las importaciones de bienes y mercancías, a un ritmo superior al de las exportaciones. Esta situación, ha añadido la Cámara,  refleja que la demanda interna explica el crecimiento de la economía española en el segundo trimestre y, por otra parte, empeore el saldo comercial (de bienes y mercancías) y se sitúe en -16.000 millones de euros.

NAVARRA

En cuanto a la economía navarra, la Cámara ha subrayado también la evolución positiva de las macromagnitudes en la primera mitad del año. “En el segundo trimestre del año la economía creció un 1,6 por ciento con respecto al año pasado y un 0,5 por ciento intertrimestral, mejorando ligeramente el crecimiento del primer trimestre”, ha dicho.

Al igual que en la economía española, para la Cámara Navarra, se observa una mejoría de la aportación al crecimiento de la demanda interna, aunque de menor intensidad, debido a que en el caso de la economía foral, la inversión en bienes de equipo sigue decreciendo. Éste no es un dato positivo, en opinión de la Cámara, debido a la importancia de la industria en el PIB navarro y su efecto sobre el crecimiento a medio plazo. Por sectores, es precisamente el crecimiento del sector industrial el que diferencia la economía foral de la nacional, ya que la industria creció un 4,2 por ciento en el segundo trimestre, prácticamente cuatro veces más que en caso español.

CRECIMIENTO EXTERIOR
Otra diferencia en el patrón de crecimiento de la economía foral con respecto a la española es que el sector exterior sigue contribuyendo de manera positiva al crecimiento. Entre enero y agosto de 2014 las exportaciones crecieron un 9 por ciento frente a un 6,4 por ciento las importaciones. El saldo comercial acumulado fue un 7,4 por ciento superior al de hace un año.

Como ha indicado la Cámara, en septiembre volvió a descender el paro, como reflejan los datos del SEPE y de la EPA. De acuerdo al primero, el descenso fue del 8,3 por ciento interanual; y según la encuesta realizada por el Instituto de Estadística de Navarra, la tasa de paro descendió al 14,9 por ciento, tres puntos porcentuales menos que hace un año. La afiliación a la Seguridad Social entre enero y septiembre en Navarra también aumentó en 3.837 personas. La Cámara también ha explicado algún dato cuya lectura no es tan positiva, como el número de activos, que descendió en 2.000 personas y la tasa de actividad, que se situó en el 59,33 por ciento.

En el informe también se reflejan los últimos datos conocidos relativos a la industria y el sector servicios. En cuanto al primero, el Índice de Producción Industrial (IPI) indica que la industria cayó un 4,5 por ciento en agosto. Esta caída estuvo centrada en la rama de material de transporte y la fabricación de bienes de equipo. Según la Cámara, este dato es significativo por el peso tanto de la rama del transporte como de la fabricación de bienes de equipo en la industria y sector exportador de nuestra economía.

No obstante, las perspectivas empresariales en agosto se mantuvieron estables, aunque “en terreno negativo”. Estas expectativas se basan en las previsiones de pedidos, tanto nacionales como exteriores y son más positivas en el caso de los bienes de consumo. En esta misma línea, de acuerdo al estudio que elabora la Cámara en colaboración con Laboral Kutxa, las previsiones de las empresas empeoran ligeramente en el tercer trimestre, debido principalmente al empeoramiento del las empresas del sector industrial.

Por otro lado, la facturación del sector servicios en agosto cayó un 0,1 por ciento interanual y un 11 por ciento con respecto a julio. La Cámara Navarra ha señalado que esta caída es algo superior a la observada en el caso nacional, debido principalmente a la diferente composición del sector servicios en Navarra, donde los servicios turísticos y asociados al mismo tienen un menor peso relativo. De hecho, si bien la facturación para el conjunto del sector descendió, las ramas del comercio y la hostelería aumentaron un 3 por ciento y un 4,6 por ciento respectivamente.

INFLACIÓN
Por último, durante la exposición se ha destacado el periodo de baja inflación que al igual que Europa y España, afecta también a Navarra. La inflación en agosto volvió a ser negativa, del -0,8 por ciento. En ausencia de presiones inflacionarias debido a los costes energéticos o medidas impositivas, estos datos reflejan que la demanda sigue siendo débil y que el incremento del gasto en consumo observado en 2014 no se traduce en incrementos de precios por parte de las empresas.

To Top