lunes, 29 mayo 2017

Iberdrola

La Comisión de Economía, Hacienda, Industria y Empleo del Parlamento de Navarra visitó ayer la sede de la empresa Iberdrola, en el polígono de Landaben. La delegación del Parlamento fue recibida por Eduardo Ryan, delegado de Iberdrola en Navarra, Eduardo Montejo, de Relaciones Institucionales, Carlos Bergera, encargado de movilidad eléctrica, Patxi Calleja, experto en regulación de España y Portugal, y Juan Laorden, especialista en regulación de CCAA. El objeto de la visita, según constató Samuel Caro (SN),  fue “repasar la situación de las infraestructuras eléctricas en la Comunidad Foral, así como la evolución y/o solución a los inconvenientes que se podían estar produciendo en determinadas zonas de nuestro territorio”.

A continuación, se celebró una reunión en la que Patxi Calleja explicó el cometido de una compañía que, en plena reforma del sector energético, reclama una regulación que deje de repercutir sobre el consumidor eléctrico los “costes ajenos” al suministro.

COSTES POLÍTICOS

Calleja afirmó que el 50% del importe del recibo tiene su origen en “decisiones políticas, ya que son los “costes regulados” (transporte, distribución y política energética) y no el precio de la energía (generación y comercialización), que “lo fija el mercado”, los que “encarecen” la factura eléctrica.

A ese respecto, Calleja indicó que el coste de generar energía eléctrica en España “está un 10% por debajo de la media de la Unión Europea y, sin embargo, la factura de luz está por encima de la media comunitaria. Ello es debido a los sobrecostes que han ido engrosando la factura en la parte controlada por el Estado: impuestos, subvenciones, primas y cargas”.

Abundando en lo dicho, Calleja subrayó que el sector eléctrico asume la “práctica totalidad de las primas” que, con el objetivo de “estimular la implantación de energías limpias”, han convertido a España el país europeo con mayor índice de penetración de aerogeneradores y placas solares. Esas subvenciones, que han pasado del 3,9 por ciento en la factura de 2005 al 18,1 por ciento en la de 20013, vienen a suponer 18.000 euros al año, un coste que “recae sobre el consumidor”.

INFRAESTRUCTURAS

Eduardo Ryan, por su parte, destacó la progresiva implantación de la red eléctrica inteligente. Se trata de un plan, enmarcado en el proyecto STAR (sistemas de Telegestión y Automatización de la Red), que se prevé culmine en 2018 dotando de contadores y centros de transformación inteligentes a los 368.000 puntos de suministro (ya se han cambiado 122.000) existentes en Navarra (más de 100.000 en la capital). “En 2015 está previsto completar los trabajos en la Comarca de Pamplona”.

A decir de Ryan, la citada inversión, estimada en 55 millones, posibilitará la implantación masiva del vehículo eléctrico, mejorará la eficiencia del consumo y propiciará un “importante desarrollo” de la economía navarra a través de “contratos con empresas y proveedores locales”.

En cuanto a la red de distribución en la Comunidad Foral, Ryan ha recordado la puesta en marcha de la subestación de Tajonar y ha vuelto a insistir en la necesidad de otra subestación en Estella.

 

En la imagen, la delegación parlamentaria en la sede de Iberdrola en Landaben

To Top