sábado, 23 septiembre 2017

“La comunicación es clave en la construcción de la imagen y la reputación empresarial”

La periodista tudelana Anaïs Pérez Figueras es la directora de Comunicación de Google España y Portugal. Nos habla de cómo trabaja para cuidar la imagen de la empresa más tecnológica del mundo. Sabe que está en una compañía que lidera cambios y donde el capital humano es un nutriente esencial que da valor a la marca.

Redacción
Tudela - 3 julio, 2017

Anaís Pérez Figueras. Comunicación Google.

Anaís Pérez Figueras. Comunicación Google.

PREGUNTA (P): ¿Cómo llegó a Google?

RESPUESTA (R): Yo empecé como periodista en Telecinco y Cadena Ser, que me ayudó a poner en práctica lo aprendido en la carrera. A continuación, estuve en México trabajando un año en un periódico local que me permitió desprenderme de la vergüenza y crecer como profesional en el sentido de buscar las herramientas necesarias para conseguir las noticias, conocer gente que me diera información y, además, hacerlo, en una cultura y un país distinto al nuestro. Estando en México, me llamaron del departamento de Comunicación de Google y empecé con el proceso de entrevistas que me permitieron trabajar en la empresa en la que llevo casi nueve años. Era la primera vez que hacía comunicación corporativa y he aprendido todo lo que sé hasta ahora gracias a que, durante este tiempo, he hecho todo tipo de comunicación: consumo, negocio, corporativo, hasta llegar al puesto actual.

Esto me ha facilitado no solo tener un alto conocimiento interno de la compañía, sino la capacidad de tener una visión 360º de la estrategia, de cómo funcionan los procesos y de qué manera acercarme a los periodistas, en función de la temática que tuviera entre las manos.

P: ¿Qué buscaban de ti?

R: Una persona joven, con inquietudes, que tuviera capacidad de reaccionar de manera flexible frente a situaciones que cambian de manera constante. Alguien que no tuviera miedo a enfrentarse a retos, que supiera trabajar en equipo, con personas de otros países y culturas y que tuviera la sensibilidad necesaria para saber cómo hacer llegar los mensajes a los medios de comunicación.

Cuando empecé a trabajar en Google no tenía conocimiento tecnológico más allá del uso básico de las herramientas y de Internet y eso no me impidió entender perfectamente el negocio, las estrategias y las necesidades de la compañía.

P: ¿Es imprescindible tener un perfil con cierta experiencia en asuntos tecnológicos en la empresa más tecnológica?

R: No. Mucha gente de la que trabaja en Google no tiene un background tecnológico. En esta empresa se considera que lo que te tiene que gustar es la tecnología, pero lo que tengas que aprender se lleva a cabo en el puesto de trabajo. Yo no tenía conocimiento tecnológico más allá del uso básico de las herramientas y de Internet y eso no me impidió, en ningún momento, entender perfectamente el negocio, las estrategias y las necesidades de la compañía.

P: La cultura empresarial de Google está basada en la “felicidad de su gente”.  ¿Qué hay de cierto en esta afirmación? 

R: Google tiene una máxima y es que los empleados se sientan a gusto en su puesto de trabajo. Para ello se hacen muchas cosas, la primera, dar libertad para que el googler (como se llama a los trabajadores) exprese sus opiniones, dudas, proyectos con total transparencia sin ser juzgado por ello. Segundo, se cree en el talento que se contrata, de esta manera la persona que está liderando una iniciativa tiene el poder y control para hacerlo de la manera que desee (siempre, obviamente, con ayuda y apoyo de su manager y con la guía, si fuera necesario, de otros equipos). Tercero, el espacio de trabajo es fundamental, el que sea confortable, abierto, con distintos espacios donde poder reunirse que no tengan que ser, obligatoriamente, tu sitio de trabajo frente al ordenador. También pensamos que las grandes ideas muchas veces no se dan estando sentado muchas horas frente a una pantalla de ordenador y que las personas necesitamos desconectar, relajarnos, etc. Por eso se crean lugares de ocio donde poder hacer deporte, jugar o leer.

P: Google valora, sobre todo, qué sabes hacer y para qué sirves, al margen de edad y cualificación universitaria. En este sentido, ¿qué sucede en España?Anais-Perez-Figueras-Comunicacion-Google-2

R: Creo que tenemos que madurar como sociedad, en comprender que el conocimiento puede venir de cualquier persona, en cualquier momento; y saber, en cada etapa, qué es lo que podemos ofrecer. En el Campus de emprendedores que tenemos en Madrid, por ejemplo, se pueden ver muchas sinergias de gente joven con personas más mayores compatibilizando conocimiento y capacidades. Tenemos también un programa que se llama ‘Campus for Seniors’ cuyo objetivo es ayudar a las personas más avanzadas en edad a saber cómo hacer para crear y desarrollar un proyecto desde cero y crear su propia empresa sin importar la edad que tenga. Lo bueno que tiene la tecnología es que democratiza el conocimiento y, por lo tanto, la capacidad de desarrollarnos y evolucionar mucho más rápido.

P: Google se ha convertido una empresa ‘imprescindible’ en nuestra vida. Además, ‘lee futuro’. ¿No es para temeros (o temerles), aunque sea un poco?

R: Bueno, yo creo que lo es que imprescindible es que todos los usuarios seamos conscientes de qué datos damos a las empresas, qué hacen con esos datos y qué obtengo yo a cambio. En Google, que tenemos como mantra la transparencia constante, hace más de dos años lanzamos Mi Cuenta  (http://myaccount.google.com), una página desde la cual, cualquier usuario puede ver qué datos guarda Google de él, para qué los utiliza y decidir qué quiere hacer con ellos: dejar que los sigamos utilizando para ofrecerle servicios y productos más adaptados a su perfil, editarlos, borrarlos y llevárselos a la competencia, eliminar todos los datos de su cuenta etc. También hemos habilitado, en la misma plataforma, una página con las preguntas más comunes entorno a qué hacemos con los datos y cómo gestionamos la privacidad y seguridad de los mismos.

“Las grandes ideas, muchas veces, no se dan estando sentado muchas horas frente a una pantalla de ordenador, las personas necesitamos desconectar, relajarnos, hacer deporte…”

P: ¿Me puede contar cómo es tu día a día?

R: El objetivo de nuestro departamento es doble. Por un lado, hacer llegar a los medios de comunicación las acciones que hace la empresa para que el mensaje aterrice en forma y fondo; y, por otro, trabajar internamente para hacer entender qué necesidades tiene el departamento para llevar el primer punto a cabo. La mano izquierda se utiliza en múltiples ocasiones, porque muchas veces no es sencillo explicar por qué una empresa toma una decisión o de qué manera la implementa. El equipo de comunicación en ese momento, tiene que tener la habilidad suficiente para explicar, convencer, conectar con el receptor, ya sea este periodista, aquel trabajador de la entidad, cualquier institución con las que se colabora, etc.

P: ¿Qué papel juega la comunicación en la construcción de la imagen y reputación de una empresa?

R: Considero que es fundamental. La comunicación es la interpretación de lo que la empresa quiere trasladar al exterior y cualquier acción en esta dirección impacta directamente en la imagen de marca de la entidad. En Google trabajamos por explicar de manera sencilla todo aquello que realizamos con el objetivo de que cualquier persona, con o sin conocimiento tecnológico, lo comprenda.

P: Un director de comunicación corporativa viene a ser como un director de orquesta. En España, ¿las organizaciones distinguen bien el papel y la importancia de esta figura?

R: Cada vez más. Creo que en un mundo en el que vivimos, rodeados de estímulos, informaciones múltiples a través de diversas plataformas, es más que nunca relevante la figura de la persona de comunicación para sintetizar y poner de relieve aquello que se desea transmitir como compañía. También tienen más consciencia del papel que juega para posicionar los mensajes en un terreno público donde está en juego la imagen de marca de la empresa.

“En el mundo en el que vivimos, es más que nunca relevante la figura de la persona de comunicación para sintetizar y poner de relieve aquello que se desea transmitir como compañía”.

P: Rudolf Giulani, antiguo alcalde de Nueva York, decía que ‘si te preparas para todo lo que puedes prever, estarás preparado para todo aquello que no puedas anticipar’.  De cara a una crisis, ¿qué tal vamos de anticipación?

R: Creo que lo que ocurre, en general, es que el día a día no nos permite muchas veces pararnos a pensar qué estrategia queremos llevar a cabo o si lo que estamos haciendo tiene o no sentido, por lo tanto, la anticipación es complicada. Lo ideal sería, frente a una situación que sabemos que va a llegar, preparar diversos escenarios y construir las narrativas necesarias para cada uno de ellos. Dicho esto, las crisis muchas veces tampoco se pueden prever y, además, no siempre vienen generadas por la propia empresa sino por factores externos. Lo que hay que saber es reaccionar con rapidez, contundencia y con un grupo de trabajo que ágilmente tome decisiones que se puedan realísticamente implementar.

Una información de Germán Pérez, desde Tudela, para Navarra Capital.

To Top