viernes, 20 octubre 2017

volkswagen-campa-polos

Comité y dirección de Volkswagen Navarra han celebrado en estas últimas horas la sexta reunión de trabajo en la búsqueda de ese documento conjunto que les solicita la matriz para poder adjudicar a Landaben la producción de un segundo modelo que complete la del actual modelo Polo.

En este encuentro, los rectores de la factoría navarra han dado respuesta a una gran parte de las peticiones planteadas por los representantes sociales por lo que, fuentes conocedoras del proceso negociador, confían en que ese acuerdo podría ser realidad a principios de la semana que viene, entre el lunes o el martes, aproximadamente.

En la cita de estas últimas horas, Volkswagen Navarra ha presentado sus ‘grandes números’. Así, si llegara ese segundo modelo a Landaben y teniendo en cuenta la producción media estimada, se generarían en torno a la factoría del fabricante alemán entre 300 y 500 empleos directos.

A la vista de estas cifras, desde la dirección han afirmado que su proyecto industrial en nuestra región “es a largo plazo” y supera los 15 años previstos en un primer momento con la llegada de este segundo modelo. Igualmente comparte la petición trasladada por los sindicatos sobre la necesidad que existe de afrontar un proceso que facilite rejuvenecer a la actual plantilla de Landaben. 

Es más, dichos responsables ha reiterado que Landaben se mantendría en ese tiempo como la factoría de referencia del modelo Polo y todas aquellas variantes que le sucedan en todo ese tiempo.

NEGOCIACIONES AL DETALLE

La reunión ha servido, además, para calibrar el estado de las negociaciones y, sobre todo, para tener una primera reacción por parte de los gestores de VW Navarra a las peticiones planteadas por UGT, CCOO y CGC.

Así, sobre la flexibilidad, hay acuerdo en que las medidas actuales que contempla el convenio colectivo son suficientes para los volúmenes previstos de producción de los dos modelos (unas 350.000 unidades anuales en total). Igualmente, dirección y sindicatos también han coincidido en una jornada de 216 días, con dos días de libre elección y el día de aumento sería jornada de competitividad. Sobre categoría de ingreso, hay acuerdo en que sean 12 meses en la letra A, como figura ya en el convenio colectivo, y en alargar 36 meses en la letra B.

Respecto a condiciones de trabajo, la dirección acepta el planteamiento de los desplazamientos “6+1” de enero a mayo y de octubre a diciembre siempre que se acepten los objetivos de absentismo y productividad, pro rechaza el planteamiento de “5+1” de junio a septiembre.

Las posturas más alejadas se mantienen, por el contrario, en temas como, por ejemplo, el planteamiento sindical de que el año del lanzamiento se cobre el 50 por ciento del IPC consolidando el 100 por cien en las tablas salariales, no ha habido acuerdo, ya que la dirección plantea el mantenimiento de las tablas el año del lanzamiento.

Igualmente, en su plataforma, UGT, CCOO y CGC destacaban que, “siendo conscientes del efecto multiplicador de la llegada de un segundo modelo tanto para VW Navarra como para su parque de proveedores”, es fundamental “la creación de un foro de análisis y estudio del mismo, donde podamos acordar un marco normativo cuyo objetivo fundamental será el de sostener y potenciar el tejido industrial de Navarra”.

La dirección ha contestado a esa propuesta que, por cada puesto de trabajo que se genera en VW Navarra, se crean cuatro en la empresa auxiliar.

Finalmente, desde Volkswagen Navarra han reclamado un compromiso para reducir el absentismo en tres puntos en el plazo de tres años y el cumplimiento de los objetivos de productividad. Como se ha comentado más arriba, el lunes o martes seguirán los encuentros para terminar de perfilar estos temas que quedan sin atender por el momento.

To Top