lunes, 23 octubre 2017

150220ONC_climent_Proyecto Fundacion Areces (2)
150220ONC_climent_Proyecto Fundacion Areces (2)

Los doctores José Ángel Martínez-Climent y Juan José Lasarte, investigadores del CIMA de la Universidad de Navarra

 

Las enfermedades oncológicas constituyen la segunda causa de muerte y hospitalización en los países occidentales. A pesar de los avances realizados en el tratamiento de los tumores hematológicos, como son leucemias, linfomas y mielomas, un porcentaje elevado de pacientes no responde satisfactoriamente a las terapias disponibles, por lo que es necesario explorar nuevas aproximaciones terapéuticas.

INVESTIGACIÓN ACTUAL

Resultados previos de los investigadores del CIMA indican que los ratones deficientes para la proteína AE2 (que se encarga principalmente de la regulación del mantenimiento del pH intracelular) presentan un número disminuido de linfocitos T reguladores (Tregs). “Dado que los Tregs se encargan de reprimir la respuesta inmune antitumoral, nuestros datos sugieren que la proteína AE2 podría representar una diana terapéutica en cáncer”, explica José Ángel Martínez-Climent, investigador del Programa de Oncohematología del CIMA y coordinador del proyecto.

“Para evaluar esta hipótesis hemos generado péptidos que inhiben esta proteína y puedan determinar si constituyen una nueva terapia en leucemias, linfomas y mielomas”, explica el Juan José Lasarte, director del Programa de Inmunología del CIMA y co-investigador del proyecto, en el que también participará el  Dr. Juan Francisco Medina.

Otros investigadores que colaboran en el proyecto son los doctores Carlos Panizo, José Rifón y Felipe Prósper, del Servicio de Hematología de la Clínica Universidad de Navarra, y los doctores Noelia Casares, Jon Celay, Eloy Robles y María José García-Barchino y Teresa Lozano, investigadores del CIMA.

Con la financiación de la Fundación Areces los investigadores pretenden testar si los péptidos inhibidores de AE2 ejercen un doble efecto terapéutico en neoplasias linfoides, mediante inducción directa de muerte celular o apoptosis en células B tumorales; y mediante activación de la respuesta inmune antitumoral al eliminar los Tregs. “Estos resultados permitirían establecer una prueba de concepto sobre la inhibición farmacológica de la maquinaria reguladora del metabolismo iónico celular como una nueva terapia en cáncer”, indican los doctores Martínez-Climent y Lasarte.

To Top