miércoles, 18 octubre 2017

CAIXA 06

Una información de Cristina Altuna para Navarra Capital 

Muchas miradas curiosas y de sorpresa ayer en el día de apertura de la renovada sede central de Caixabank en Pamplona, en la Avenida Carlos III. Curiosidad provocada por unos cambios que se hacen visibles nada más entrar al amplio hall del edificio. A la decena de grandes cajeros se suma ahora el recibimiento humano que la plantilla de Caixabank dispensa a los usuarios para resolverles cualquier duda desde el principio. De ahí, se les dirige a la caja (banca particular), a las mesas de gestor personal (banca personal) o al espacio de banca privada.

Esta es la primera señal de proximidad que se percibe en las oficinas de la entidad, donde los empleados no tienen un espacio fijo, sino que trabajan en pleno movimiento. Una atención que a algún que otro usuario le dejó “sorprendidísimo”, mientras que otros destacaban la rapidez con la que les habían atendido.

A ello se suma, sin embargo, la comodidad. La oficina se ha equipado de sillones, mesas y servicio de cafetería para ofrecer un espacio relajado en el que el usuario pueda trabajar por su cuenta. Para ello, cuenta con diferentes recursos tecnológicos: tabletas que contienen toda la información que el ciudadano necesita. “Tecnología punta” decía una señora mayor que se mostraba contenta con los cambios y “dispuesta a aprender a usarlos”.

Interactividad con las nuevas tecnologías en la que el ciudadano podrá incluso diseñar y tunear la tarjeta de crédito que desee o informarse en una mesa digital táctil de las últimas noticias de la entidad financiera.

Caixabank se adapta a la nueva realidad de la innovación a medida que camina hacia una oficina sin papeles, convencidos de que la tecnología es un medio para proporcionar un mejor servicio de calidad.

DISEÑO INSPIRADO EN LOS CLIENTES

El diseño de la oficina se ha realizado en base a las conclusiones de diversos test realizados a clientes y no clientes, así como a empleados, que aportaron sus opiniones sobre cómo querían que fuera la oficina del futuro.

El nuevo modelo de oficina de la entidad ya ha llegado a Pamplona, tras las experiencias positivas recogidas en Barcelona y Sevilla. Con esta implantación Caixabank apuesta además por Navarra, región en donde registra un cuota de mercado del 38%. La financiera cuenta en la Comunidad Foral con 180 oficinas y casi 900 empleados.

 

Archivado en:

Caixa · nueva sede · Pamplona ·

To Top