miércoles, 21 febrero 2018

La sueca Adamo busca llevar la fibra óptica a todos los rincones de Navarra

La firma, que cuenta con Onena como partner local, ha presentado su plan de despliegue, con el que quiere llegar a 110.000 hogares en tres años.

Belén Armendariz
Pamplona - 9 febrero, 2018

Representantes de Adamo, Onena y del Gobierno de Navarra posan antes de iniciar la rueda de prensa donde han anunciado sus planes para extender la banda ancha a toda la Comunidad foral.

Representantes de Adamo, Onena y del Gobierno de Navarra posan antes de iniciar la rueda de prensa donde han anunciado sus planes para extender la banda ancha a toda la Comunidad foral.

“Queremos que la fibra óptica llegue a toda Navarra. Ésa es la declaración de intenciones de la compañía sueca Adamo en su presentación en la Comunidad foral. El operador apuesta por desplegar su propia red de fibra óptica, prestando especial interés en aquellas zonas a las que no llegan el resto de operadores, tal y como ha resaltado su director ejecutivo, Fredrik Gillstrom.

La compañía invertirá del orden de 19 millones de euros para conseguir que en el año 2020 haya ya 110.000 hogares conectados. El despliegue de toda la infraestructura lo hará de la mano de su partner local, Onena, firma participada por la empresa pública Sodena. De hecho, esta compañía navarra surgió en 2015, con los mismos propósitos que Adamo.

“Queríamos reducir la brecha digital que había en la Comunidad foral. Los grandes operadores no tenían entre sus planes acudir a determinadas zonas. Y decidimos hacerlo nosotros”, ha explicado Félix Suescun, presidente de Onena.

Despliegue-en-Cantabria-2

Pero el camino no fue fácil. “Iniciamos con mucha ilusión, pero no recibimos más que palos de los grandes operadores. Y no podíamos competir con ellos… Hasta que coincidimos con Adamo. Fue un flechazo. Tenían nuestra misma filosofía y creo que hemos llegado a un acuerdo muy fructífero para ambos, pero, sobre todo, para la población de Navarra”, ha afirmado Suescun.

Desde Adamo insisten en que, aunque desplieguen su propia red, ésta estará abierta a otros operadores.

Este acuerdo supone “apostar por zonas en las que otros operadores no lo han hecho”, insistía el director de operaciones de Adamo, Xavier Viladegut. Llevar la fibra óptica de alta velocidad, de hasta 1.000 MB, a zonas rurales y polígonos industriales.

A priori, en datos generales, parece que Navarra tiene una buena cobertura de fibra óptica. Pero realmente ésta se concentra en Pamplona y comarca y, un poco, en el eje del Ebro. Nosotros queremos ir donde podemos dar un valor único. Queremos llegar hasta la última casa y, aunque sea difícil, no desistimos”, recalcaba.

TRES FASES

El proyecto se desarrollará en tres fases. La primera consistirá en explotar la red que ya ha desarrollado Onena, en las zonas de Estella, Tafalla, Villatuerta y Ayegui.

La siguiente, que está previsto que comience en dos o tres meses, se centrará en dotar de infraestructura a Alsasua, Arbizu, Bakaiku, Etxarri-Aranatz, Iturmendi, Irurtzun, Lakuntza, Olazagutía, Puente la Reina y Urdiáin. Y, ya en una tercera fase que dará comienzo en el segundo semestre del año, se trabajará sobre Cirauqui, Los Arcos, Mañeru, Muruzábal, Obanos y Viana.

Los trabajos de instalación de las redes deberán estar concluidos, según el plazo previsto, antes del 15 de octubre del presente año.

Pero la apuesta de Adamo no se queda ahí, según ha insistido Viladegut. “Queremos desarrollar también proyectos singulares, de la mano del Gobierno de Navarra”. Esos proyectos “singulares” hacen referencia a zonas de difícil acceso y con una rentabilidad complicada, “pero en los que merecer la pena implicarse”.

Como ejemplo, el director de operaciones de Adamo ha hablado del eje del Pirineo, “donde en 45 kilómetros tienes mil hogares, como mucho”, o de pueblos aislados, “como San Martín de Unx, que cuenta con unos 200 hogares”. “No forman parte de nuestro proyecto principal, pero tenemos interés en desarrollarlos”.

ADAMO ONENA BANDA ANCHA NAVARRA

A todo ello, además, añaden el propósito de dotar de infraestructuras de fibra óptica a los polígonos industriales de la Comunidad foral que aún no la tienen, como Etxarri Aranatz, Alsasua, Cintruénigo o Corella, entre otros, y a los nuevos desarrollos urbanos con alta densidad de población.

Aunque el presidente de Onena no se ha atrevido a cuantificar el número de empleos que este proyecto puede generar, desde Adamo señalan que podrían rondar los 400, entre directos e indirectos; “todo, personal navarro”, han apuntado.

El proyecto, que se desarrollará en tres fases diferentes, supondrá una inversión aproximada de 19 M€.

EN FUNCIÓN DE LA DEMANDA

El respaldo del Gobierno de Navarra a este proyecto viene por partida doble. Primero, por ser parte implicada en Onena, y, segundo, porque comparte los objetivos de extender la fibra óptica para conseguir que las empresas navarras sean más competitivas.

“Lograr una ventaja competitiva es una prioridad clave. Por eso, esta colaboración es de interés general. Cualquier iniciativa que reduzca la brecha digital supondrá un impulso a la actividad empresarial de Navarra”, apuntaba la directora general de Sodena, Pilar Irigoien.

despliegue-en-zonas-rurales

Los sucesivos proyectos para desplegar la fibra óptica por todo el territorio foral irán marcados por la demanda. De ahí que Adamo haya habilitado una web (https://fiberhood.adamo.es) donde pueden inscribirse las personas interesadas en tener este servicio en su localidad. “Cuanto más interés haya en un pueblo, más priorizaremos el despliegue. Obviamente, hay otros factores técnicos, pero el interés es fundamental”, insistía Gillstrom.

Para acceder a más información relacionada con el Plan de Banda Ancha de Navarra … LEER AQUÍ. 

To Top