lunes, 23 octubre 2017

anec1

Una información de Cristina Altuna para Navarra Capital

Tres hombres marcaron los inicios de la Asociación Navarra de Empresas de Consultoría (ANEC) en 2007: Óscar Hortigüela, Javier Baztarrika y José Manuel Izcue. El futuro, sin embargo, está vinculado a una mujer, Marisa Alonso, nombrada hace unos días presidenta de esta asociación, que tiene como objetivo impulsar el sector de la consultoría en Navarra.

Licenciada en Ingeniería de Telecomunicaciones, a Marisa Alonso siempre le gustó “ser gerente en empresas vinculadas a las nuevas tecnologías”. Tras casi 7 años en ONO, hoy Vodafone, aterrizó en Izcue Asociados, donde, asegura, “realmente me he formado y crecido como consultora”, para terminar siendo la actual directora de Accompany. Inquieta y activa, Alonso siempre ha buscado nuevos retos, como el que ahora asume en ANEC. Lo hace con “ilusión” y objetivos claros.

R. Hace apenas 10 días ANEC renovó sus órganos de dirección y le escogieron, a usted, como presidenta de la asociación para el periodo 2015-2017. ¿Qué retos se ha marcado?

R. Uno de los grandes problemas que todos vemos en ANEC es su propio tamaño. Representamos a unas 23 firmas navarras. Es una asociación con poco volumen y así es difícil sostenernos. Queremos aumentar esa representatividad, pero no a cualquier precio. Queremos cuidar que los profesionales que estén bajo el sello y paraguas de ANEC sean competentes en las materias que se les requiere. No se trata tanto de cantidad, sino que seamos garantía de calidad.

P. ¿Qué es lo que más puede dañar la imagen de las consultorías?

R. Este es un sector que ha sido bastante castigado en los medios. Se le ha culpabilizado y estigmatizado por trabajos históricos pasados que se han podido hacer mejor, peor o regular. Como en todos los sectores, hay buenos y malos profesionales. Pero el consultor tiene la figura del “vende-humo” y todo eso es un lastre. Creo que cambiar esta percepción es uno de los grandes retos que tiene ANEC.

P. ¿Cómo pretenden lograrlo?

R. Con profesionalidad y siendo una asociación mucho más visible y reconocible. Un estudio realizado por ANEC reveló que los clientes nos llegan por el boca a boca, por recomendación de otro cliente. Tenemos que movernos en instituciones o foros. Por eso, nos hemos marcado una línea estratégica de comunicación y difusión que es importante para nosotros. 

NETWORKING

P. En su blog habla mucho de networking y colaboración y menciona también una frase: “Si das, recibes; si compartes, compartirán contigo”.

R. Esa es la idea, hacerse fuertes, pero dando. En España y en Navarra, en particular, tenemos un grave problema: somos muy cerrados. Somos muy profesionales, muy serios, pero muy poco abiertos a cosas que no controlamos o desconozcamos y poco abiertos a escuchar.

Necesitamos confianza, pero no ponemos facilidades para generar esa confianza. En este sentido, encontramos dos problemas: primero, estamos pensando en qué te voy a vender y eso, realmente, no es una colaboración, es una relación cliente-proveedor; segundo, no tendemos puentes para colaborar, si no hay feeling a nivel personal, olvídate de todo lo demás.

EMPRESAS NAVARRAS

P. Si le pidiéramos un análisis rápido de las empresas navarras, ¿qué necesidades presentan la mayoría de ellas?

R. Entre las cuestiones más necesarias está la de elaborar un Plan Comercial. En Navarra, las empresas son fantásticos hoteles, atienden muy bien, pero les falta salir a buscar nuevos clientes potenciales. Este es uno de los grandes problemas que se da en todo el país, pero es especialmente significativo en la Comunidad Foral.

P. Pero, ¿cuál es el principal motivo?

R. Que no lo ven necesario, por desconocimiento y porque están metidos en el día a día. En general, hay una falta de cultura de la gestión de la empresa. Se hacen las cosas como se ha visto hacer a los padres, si es empresa familiar, o como te ha dicho tu buena cabeza, pero no se han formado en eso. Hay una carencia generalizada de herramientas y métodos de gestión. No se trabajan las personas, ni el talento.

La consultoría, además, no está reñida con el tamaño de la empresa, porque ayuda a hacer las cosas mejor, de modo más competitivo y eficiente. Para que eso se produzca, se necesitan dos cosas: una disposición cultural que no tenemos y confianza en las persona o en las personas.

Los países del norte de Europa y, principalmente, Estados Unidos nos llevan mucha ventaja, están a años luz en el uso de este tipo de herramientas.

CULTURA PROACTIVA

anecP. ¿Falta en las empresas navarras una visión más global?

R. No nos gusta, en general, que nos digan desde fuera cómo llevar nuestra empresa. Tendemos a pensar que “en mi empresa nadie sabe más que yo”. El problema está en que tú sólo sabes de tu empresa; nosotros, los consultores, sabemos de muchas más empresas, tenemos muchas más experiencias y lo que para ti puede ser algo nuevo, igual ya lo hemos hecho 15, 50 ó 200 veces.

P. Para fomentar el cambio hacia una cultura más proactiva, ¿qué papel juega la educación?

R. Es importante. Ahí ya se está trabajando, porque la cultura del emprendizaje que se ha puesto de moda y va en esa línea. Cuando hablamos de emprender, gestionar o analizar, fomentamos una actitud proactiva, abierta y de escucha. Estamos, por tanto, en la senda, aunque los resultados pueden tardar mucho tiempo en llegar.

CONSULTORÍA NAVARRA

P. ANEC cifró hace unos años en más de 200 las empresas navarras que se dedican o están relacionadas a la consultoría. ¿Cuáles son la principal fortaleza de todas ellas?

R. La principal fortaleza es el conocimiento de las herramientas que cada uno tiene en su materia. Eso permite ganar tiempo y el tiempo, en definitiva, es dinero, con lo que eso se traduce en resultados en corto plazo.

Aquí en Navarra, además, damos un paso más. La gran mayoría, además de consultores, también son gestores, con lo cual, tenemos la capacidad de hacer un diagnóstico, definir un plan, marcar una serie de pautas y llevarlas a la práctica. De esta forma, obtenemos una estructura más orientada a la acción y a los resultados.

P. En ocasiones, da la sensación de que se prima más el diagnóstico que la importancia de la puesta en marcha de las acciones que permitirán corregir esa situación. ¿Es así?

R. Cuando haces un diagnóstico, independientemente de que sea el mejor, si no logras que alguien las impulse, no sirve para nada. El consultor tiene que demostrar y convencer por qué algo no está bien y cómo lo tienen que hacer para ser productivos.

P. ¿Qué puede aportar el sector a la economía navarra?

R. La consultoría aporta conocimiento y expertos al tejido empresarial navarro sobre el que actúa. De esta forma, contribuye a mejorar la productividad y, por tanto, la rentabilidad de las empresas. Su actuación es clave para afrontar nuevos procesos o cambios estructurales en las empresas y, con ello, se contribuye a agilizar los plazos y se consiguen resultados en menor tiempo.

RESULTADOS

Imagen externa de la fábrica Sakana S. Coop., ubicada en Lacunza.P. La actuación de los consultores, ¿puede evitar el cierre de una empresa?

R. Sí. Hay muchos casos en los que, gracias a la actuación de la consultoría, se han salvado empresas. Todavía recuerdo el caso de una empresa del sector de la construcción, con 15 empleados, que en 2011 estaba en números rojos y perdiendo muchísimo dinero. Tras un proceso de reorganización interna, con la salida de varias personas, la aplicación de EREs, la distribución de tareas y propiedades, hemos logrado no sólo que la empresa sea absolutamente viable y sostenible, sino que esté en vías de crecimiento.

P. ¿Qué es lo que aporta un consultor a una empresa así que, además, pertenece a uno de los sectores más castigados por la crisis económica?

R. El consultor sabe exponer los números, sabe defender los argumentos, y sabe medir lo que quieren los bancos a la hora de dar financiación.

P. ¿Cuándo es imposible darle la vuelta?

R. Cuando la empresa presenta unos niveles de endeudamiento e impagos importante. Suele ser revelador cuando la empresa ya no paga las nóminas de sus empleados. En esos casos es difícil darle la vuelta.

Cuando se va a pedir dinero al banco, para que te ayude, uno de los errores más comunes, suele producirse en el momento en el que el banco te pide que te impliques. Si tú te implicas, él se implica; si tú no lo haces, él tampoco. Muchas empresas, primero agotan todos sus recursos propios y, luego, van al banco. En esa situación, la entidad no se va a implicar y se crea una situación dramática.

P. ¿Qué herramientas tienen para ayudar a las empresas?

R. Disponemos de varias áreas. En el área de estrategia, negocio y organización de operaciones se hacen, fundamentalmente, diagnósticos, planes de acción y gerencias asistidas o temporales. El área de recursos humanos se encarga de las líneas de selección y reclutamiento de personal, además del desarrollo de talento. Tiene que ver más con las competencias profesionales y la mejora del clima laboral, entre otras. 

También hay consultoras especializadas en la innovación, gestión de la calidad, comunicación y ventas, finanzas, colaboración y cooperación… Y se atienden aspectos de internacionalización, como la elaboración de estudios de mercado.

To Top