viernes, 18 agosto 2017

Los productos de la huerta de Casa Gurbindo, a fines sociales

Tras firmar convenios con Fundación Xilema, Avanvida, Sanitas Mayores El Mirador y la Asociación de mayores Lacarra, sus responsables recuerdan que "todavía tenemos parcelas disponibles para aquellas que estén interesadas".

Jesús Jiménez
Pamplona - 24 mayo, 2017

Miembros del Centro rehabilitacion Psicosocial Arga en las huertas de Casa Gurbindo.

Miembros del Centro rehabilitacion Psicosocial Arga en las huertas de Casa Gurbindo.

Casa Gurbindo Etxea ha cedido gran parte de sus parcelas de cultivo a distintas asociaciones y entidades sociales y, según indicaron sus responsables “todavía disponemos espacios disponibles para aquellas que estén interesadas”.

Actualmente, la entidad gestionado por Fundagro ha firmado convenios con Fundación Xilema, Avanvida, Sanitas Mayores El Mirador y la Asociación de mayores Lacarra y, según comentan sus rectores, “las condiciones de la cesión desinteresada son cultivar productos en ecológico mediante prácticas medioambientales sostenibles“.

Fundación Xilema, por ejemplo, lleva tres años trabajando las huertas de Casa Gurbindo Etxea Esta actividad tiene el objetivo de “favorecer la participación activa de personas en riesgo de exclusión; crear una actividad física saludable adaptada a las capacidades de los participantes; producir alimentos frescos ecológicos para el autoconsumo; fomentar el respeto por la tierra y por la vida; crear un espacio de encuentro, convivencia y trabajo en común que permita la ocupación a personas en situación de vulnerabilidad y la ocupación del tiempo libre”, afirman desde la entidad. Los productos que cultivan los consumen en su centro como complemento a las comidas de catering que se ofrecen en el centro, además de utilizarlos en algunas de las actividades de cocina que imparten.

Es una actividad con efectos terapéuticos para las personas mayores y decidimos empezar esta actividad porque nos sirve para desarrollar y recuperar la autonomía personal

Asociacion mayores LacarraLa Asociación de mayores Lacarra trabajará cerca de 2.000 m2 donde cultivará patata, cebolla, tomate, acelga, achicoria, alubias, pimientos… “Dependiendo de la época y de las necesidades de la tierra 40 son las personas que han mostrado interés por participar en esta actividad y se irán alternando en la huerta; si hay que plantar o recoger producto hasta 80 son las personas que participan puntualmente. Desde que comenzamos con la actividad de huerta, nos pareció que además de aportarnos a nosotros mucho, puede aportar a los demás, por ello los productos los entregamos en el Centro Social de Base de Valdizarbe, Caritas de Puente la Reina, Asociación de “Ayuda al Vecino” de Berriozar, la Asociación “Apoyo Mutuo” del Casco Viejo y al proyecto “DUO” del Servicio Municipal de Atención a la Mujer del Ayuntamiento, enriqueciendo con productos frescos  la cesta básica de alimentos que reciben estas familias necesitadas, explica Victorio Goyenaga, presidente de la Asociación.

Alrededor de 2011 un miembro de la Asociación que tenía una huerta les propuso la idea de trabajar la tierra y entregar los productos obtenidos a asociaciones benéficas, y así comenzaron esta actividad. Ahora cuentan con distintas parcelas cedidas por Ayuntamientos y por particulares en las localidades de Lumbier (2.000 m2), Lezáun (2.000 m2), Puente La Reina (19.650 m2) y Pamplona, además de recoger productos excedentes de agricultores, de Hortalizas Echeverría y de la fincas  de la facultad de Ingeniería  Agrónoma de la Universidad Pública de Navarra.

Desde que comenzamos con la actividad de huerta, nos pareció que además de aportarnos a nosotros mucho, puede aportar a los demás

OTRAS EXPERIENCIAS

Fundacion XilemaAvanvida gestiona en Navarra cuatro Centros de rehabilitación Psicosocial dirigidos a personas con problemática en Salud Mental, dos de ellos ubicados en Pamplona y su comarca (el Centro de rehabilitación Arga, centro concertado del Gobierno de Navarra y el Centro de rehabilitación Félix Garrido, propiedad del Gobierno de Navarra). Estos dos centros se han sumado a la iniciativa este año para cultivar uno de los bancales de Casa Gurbindo.

Los centros que están dirigidos a personas con trastorno mental de 18 a 65 años con deficiencias en sus funciones psicológicas y con limitaciones en su actividad, participación con la comunidad y en hábitos y capacidades laborales, quieren alcanzar con este proyecto que “las personas que participen alcancen los objetivos propuestos por ellos mismos, que en unos casos será el disfrute de una actividad al aire libre y en contacto con la naturaleza, para otros el entrenamiento en habilidades (sociales, de autonomía, ocupacionales…) o la adquisición de conocimientos y habilidades para dedicarse a futuro a la agricultura para otros. Además los productos que se generen de esta actividad serán para ellos y para que los compartan con otras personas que se encuentran en el centro” según informó Saioa Cavero, formadora laboral del centro ARGA.

Sanitas Mayores El Mirador, es una entidad dedicada al cuidado integral de personas mayores que atiende a 78 personas. Cristina Sánchez Vidal, su directora, afirma que “en la residencia desarrollamos esta actividad desde hace tiempo, pero con espacio muy limitado, utilizamos huertos pequeños, en cajones específicos para ello. Es una actividad con efectos terapéuticos para las personas mayores y decidimos empezar esta actividad porque nos sirve para desarrollar y recuperar la autonomía personal, integrando habilidades básicas, mejorando el funcionamiento físico y cognitivo de la persona en un entorno al aire libre”.

Cristina Sánchez asegura que la horticultura es una actividad con la cual se pueden cumplir unas serie de objetivos terapéuticos, así como lúdicos, “principalmente pretendemos: desarrollar la actividad física; reminiscencia a través de la naturaleza; fortalecer el aspecto emocional; funciones cognitivas, ya que el trabajo de la huerta implica planificar, secuenciar, memorizar, desarrolla la atención y la orientación. Y además de los fines terapéuticos será una actividad compartida entre residentes, trabajadores y familias”.

To Top