miércoles, 24 mayo 2017

Marketing inclusivo (41)

 

Una información de Yosune Villanueva para Navarra Capital

Imaginen lo que supone para una persona ciega ir a comprar al supermercado, donde muy pocos productos están etiquetados en braille; o lo que es para una madre con discapacidad auditiva llevar a su hijo a urgencias, donde nadie entiende el lenguaje de signos. Supongan por un momento que van en silla de ruedas y se encuentran una acera sin rampa. Ahora imaginen que tienen limitada la movilidad y necesitan realizar un trámite administrativo en un local sin adaptar… Si ya se han hecho una idea, sepan ahora que 4 millones de personas en España se enfrentan, cada día, a este tipo de limitaciones básicas. Unas limitaciones que les frenan físicamente y que amenazan con mermar su autonomía y su autoestima.

Luis Casado ha ido perdiendo visión, como muchos de sus 14 hermanos, por un problema degenerativo en la retina. Por eso se ha enfrentado a todas las barreras que le han ido apareciendo al salir a la calle, “e incluso en casa si no vives con una persona muy ordenada, se te complica la autonomía”. Antes de perder la vista, no se percataba de todas esas necesidades y, por ello, entiende que todos hagamos tantas cosas mal “por ignorancia”. Asegura que “si un responsable de marketing oyera a las personas con discapacidad, se sentiría frustrado, porque busca satisfacer al cliente y ni se imagina lo insatisfechas que deja a muchas persanas que no encuentrar en su entorno ni comodidad, ni seguridad, ni autonomía”. Además, hablar de pensar en todo el mundo, y adaptar, es hablar de calidad, por lo que la inclusión beneficia a los clientes y a la sociedad.

Marketing inclusivo (52)Por este empeño ha creado la web marketinginclusivo.com en la que quiere unir el mundo del marketing y las personas con discapacidad. Su objetivo es ayudar a que las empresas y organizaciones incluyan a las personas con diversidad funcional entre sus clientes satisfechos“Pretendo que sea una herramienta útil para las personas que están trabajando y que, a menudo, no son conscientes de las barreras que podrían mejorar”. No es tan difícil hacer una rampa bien adaptada con barandado, ni una web accesible, o un centro de salud con indicadores para ciegos y sordos. “Se puede incluso conseguir que la accesibilidad pase inadvertida, pero que esté y ayude”.

MÁS OPORTUNIDADES DE NEGOCIO

Parece mentira, pero hay millones de personas excluidas en la era de lo Smart. Y lo que no podemos olvidar es que todos tenemos o vamos a tener necesidades especiales, unos de modo transitorio y otros permanente.

¿Cómo implementar para llegar a ser universalmente accesibles? Las estrategias y las acciones deben estar diseñadas para todos. Las oportunidades que el Marketing Inclusivo ofrece son muchas (nuevos clientes, más calidad, más satisfacción, más fidelidad…) y aunque el más beneficiado es quien estaba excluido, se maximiza el mercado potencial. Por ejemplo, si alguien tiene un hotel en la costa y lo hace accesible, llega al cien por cien de sus potenciales clientes. Una piscina accesible resulta que es una piscina más segura y cómoda para todos.

El colofón de esta aventura por trabajar y lograr la accesibilidad es que la empresa es más competitiva y más rentable. Porque siguiendo con el ejemplo del hotel, quien viaja en invierno es la gente mayor y tienen accesibilidad limitada; y para añadir más puntos, existe un mercado de 80 millones de personas en Europa con discapacidad. Con todos estos datos, debería ser casi obligado “hacer que la calidad gire, siempre, en torno al cliente diverso”.

Marketing inclusivo (31)CINE ACCESIBLE

La presentación del Marketing Inclusivo ha tenido lugar en el marco del Fab Lab Coworking, en un Business and beers en el que el picoteo y las cervezas estaban preparadas para personas celiacas, con ASORNA traduciento todo al lenguaje de signos y con un grupo de personas transcribiendo en una pantalla. Además, se ha contado con una compañía navarra pionera en accesibilidad: cineaccesible.com, un ejemplo de servicio inclusivo líder en España, que fue pionero en el año 2003, curiosamente, sin saber que estaban haciendo marketing inclusivo. Su director, Dimas Lasterra, contó que en aquel año 2003, “preparando el Festival de Cine de Pamplona, teníamos subvenciones y nos lanzamos con las técnicas que podían conseguir que las películas fueran accesibles para las personas con discapacidad visual y auditiva. También queríamos que la sala la compartieran personas con y sin discapacidad. Subtitulamos, pusimos audios… Y aunque comenzamos con muchos miedos, al terminar la primera sesión, todos los usuarios estaban encantados”.

Después de aquello, pensó: “¿Cómo hacer que esto llegue fuera de nuestro festival?”. Pues se rodearon de personas con discapacidad que iban testeando sus avances, diseñaron tecnología para adaptar en 15 minutos una sala de cine y encontraron su modelo de negocio. En el año 2007, la fundación Orange propuso financiar esto más allá de Navarra. Y se convirtió en un modelo de negocio que hoy en día, cada año, lanza entre 25 y 30 títulos de películas adaptadas.

“Pero estamos empezando a cocinar esto, queda mucho por desarrollar”, asegura Dimas. Quien en el 2010 comenzó a montar sus salas de cine adaptadas. También trabaja para que los DVDs sean accesibles, “aunque casi nadie lo publicite como un activo añadido importante”.  Soportan con su tecnología adaptada a una aplicación que tiene la ONCE en la que se aportan los contenidos de estreno para que una persona ciega pueda ir al cine y ver sin problema la película escuchando con su móvil. Todo esto se hace desde Navarra y no hay ningún país en el mundo que lo esté haciendo.

To Top