lunes, 16 octubre 2017

Más cooperación, el reto de las Comarcas para crecer

El Consorcio para las Estrategias de Desarrollo de la Ribera de Navarra, EDER, trabaja para situar a su territorio  en la mejor posición competitiva para el futuro de la mano de su nuevo gerente, Abel Casado

Navarra Capital
21 marzo, 2017

Poco a poco se va superando  la idea de que para crecer en el ámbito regional, la estrategia principal pasa por batir al vecino. Este tipo de competitividad  se ha  quedado caduca debido a  la emergencia  de dos  nuevos conceptos: el desarrollo sostenible y  la inteligencia territorial.  Ambos tienen como misión el aprovechar los recursos de conocimiento e innovación  de los territorios. El Consorcio EDER  apuesta, pues,  por  ir más allá de la mera gestión de las ayudas procedentes de los fondos Leader europeos,  que hasta unos meses capitalizaba gran parte de su  labor.

ABEL CASADO CONSORCIO EDERAsí lo entiende, Abel Casado,  desde hace 4 meses  encargado de  gestionarlo:  “los  territorios no están  aislados,  tienen continuidad  con su entorno, aunque no formen parte  de la misma  realidad administrativa, que muchas veces  impone límites  de actuación. Un ejemplo es el valle del Queiles, ubicado en Aragón y Navarra.  Cualquier  actuación sobre este espacio  obliga, como mínimo,  a compartir  y  cooperar como  la mejor manera de que las acciones repercutan directamente  y de forma positiva en los ciudadanos.  En este sentido, hemos mantenido encuentros con representantes de las Comarcas del Campo de Borja y de Tarazona y el Moncayo.  Este paisaje  tiene un gran potencial para ser aprovechado, pero no menos importantes son sus infraestructuras, dado que muchos pueblos  de la Ribera de Navarra beben y riegan con agua que baja del Moncayo”.

En cuanto a la cooperación, Casado  pone como  ejemplo la transformación en torno al mundo del vino  llevada a cabo en la Comarca de Borja: “han realizado una gran puesta en valor.  La colaboración  entre cooperativas, viticultores, bodegueros, etcétera, nos puede permitir  aprender  y crecer”.  Otros territorios de  La Rioja, Soria,  Aragón  y otras comarcas de Navarra se encuentran en el horizonte del Consorcio EDER para buscar el encuentro de rendimientos.

“En el ADN del Consorcio está el buscar recursos para desarrollar el territorio; recursos que tienen que ir destinados prioritariamente  a la dinamización de la actividad empresarial.  Hay proyectos que los empresarios, a través de las organizaciones que los representan, pueden protagonizarlos” 

TRANSNACIONAL

En la era de la globalización  la distancia no es ningún freno para el intercambio de ideas y pensamientos.  Los territorios también necesitan encontrarse en el espacio de las afinidades, de los “apegos”.   Es aquí cuando  la cooperación transnacional se hace necesaria. Para Casado,  “más allá de la continuidad territorial, y gracias también a la nuevas tecnologías, podemos encontrar otros lugares con intereses comunes,  en un ámbito de problemáticas o de proyectos, de cara a obtener resultados que aporten más eficacia a nuestros objetivos”.

ABEL CASADO CONSORCIO EDEREn esta dirección,  el Turismo, “uno de los grandes recursos de la Ribera aún sin articular, con  reconocimiento pero  que no está puesto en valor en el mercado”, se va beneficiar de una acción que se presentará  el próximo 31 de marzo.  Impulsada  junto a  diferentes organizaciones, públicas y privadas , del País Vasco y Aquitania (Francia), se trata de   un proyecto europeo sobre actividades turísticas denominado Gastrotour.  “Ambos territorios   son  complementarios al nuestro. La CAV tiene la  gastronomía como segmento turístico específico.  Tenemos mucho que aprender pero también que aportar, por ejemplo  en ámbitos de interpretación, en eso  que se denomina vivir la experiencia turística”, explica Abel Casado.

Precisamente, proyectos como el referido forman parte de la ampliación del servicio dirigido al asesoramiento de emprendedores. Hasta ahora se limitaba, fundamentalmente, al ámbito  de  la microempresa. La nueva función se dirige   a proyectos de más envergadura.  Para poder acceder a su   materialización y consiguiente financiación europea, se valoran  aspectos relativos a  su  capacidad estratégica   para  el desarrollo de la comarca y, además,  deben intervenir los sectores público y privado.

“Junto a los sectores agroalimentario  y turístico,  en la Ribera sobresale el del las energías renovables; por  el momento frustrado pero con mucho futuro.  Tenemos agua, sol, viento y, en menor medida, geotermia”

ASOCIACIONISMO

La última crisis económica se ha cebado también sobre el asociacionismo ribero. Impulsarlo  para  favorecer  la progresión de la Comarca  es otro de los retos de Abel Casado: “la existencia de un  grado de asociacionismo fuerte es fundamental para el  cumplimiento de nuestros objetivos de desarrollo.  Se trata de  identificar  a los actores que  participan en el proceso de desarrollo económico y social para, después,  buscar espacios de colaboración en torno a intereses comunes, sectoriales o sociales. Y en  la medida en que podamos hacer realidad proyectos estratégicos, que puedan tener resultados inmediatos,  estaremos favoreciendo  la necesidad de asociarse”.

Una información de Germán Pérez para ‘navarracapital.es’

To Top