jueves, 19 octubre 2017

Mentores, Emprendedores y Viceversa

FICHA DE LOS PARTICIPANTES

Luis Oquiñena, de Idifarma, dedicada a la investigación y desarrollo de medicamentos, que apadrina junto a su socio Ángel a The Zebrafish Lab, representada por Irantzu Lamberto, directora científica de la empresa, que se dedica a la investigación por contrato en las áreas de biomedicina y medio ambiente, ofrece soluciones personalizadas utilizando como herramienta novedosa el pez cebra.

Mentores, Emprendedores y Viceversa

Jonathan e Imanol Zubicarai, de Seotic, empresa dedicada al desarrollo de aplicaciones y estrategias para el posicionamiento de páginas web, así como a la digitalización de empresas. Ayuda a potenciar su competitividad y crecimiento mediante la optimización de su entorno digital y el diseño de estrategias personalizadas. Su mentor es Xabier Mitxelena, de S21Sec, dedicada en exclusiva a la ciberseguridad.

Mentores, Emprendedores y Viceversa

 

Mª José Sola, socia-promotora de Kiva Foods, una start up del sector de la alimentación nacida en CEIN a través del programa Impulso Emprendedor e instalada en el Vivero de Empresas, que está mentorizada por Enrique Martínez Burón, responsable de la empresa de asesoramiento gastronómico Debure integrada en el Grupo Maher.

Mentores, Emprendedores y Viceversa

CEIN ha estado representado por Filo Valero, coordinadora del servicio de Red Navarra de Mentores, y  Pilar Tellechea, responsable del Área de Creación de Empresas. 

EL ENCUENTRO

La ‘Red Navarra de Mentores‘ busca complementar los proyectos de los emprendedores con la experiencia de los mentores. A lo largo de un mes o mes y medio sus técnicos guían al emprendedor para ayudarle a enmarcar su modelo de negocio en un ámbito determinado e ir perfilando la idea.

Una vez conformadas las parejas comienza el proceso de mentorización, que tiene una duración –flexible- de cuatro meses. No existe una metodología estricta sobre cómo debe hacerse la mentorización porque “una cosa es toda esa parte teórica-práctica y otra la visión real que puede tener un mentor, que complementa muy bien lo que nosotros estamos ofreciendo”, explica Pilar Tellechea.

Luis Oquiñena, que ha vivido ya tres experiencias como mentor, señala que es el emprendedor el que marca el ritmo “en función de las necesidades y la tipología de los problemas que quiere plantear”. A la hora de la verdad, “lo que ocurre es que surgen los problemas, las necesidades individuales de las personas y del proyecto, y acabamos intentando adaptar esa metodología teórica a la situación real”.

Mentores, Emprendedores y ViceversaMitxelena coincide en que son los promotores los que tienen que tirar del carro y los mentores los que ponen el freno. “En mis tres o cuatro experiencias como mentor aquí, en el CEIN, ha habido algún caso en el que en la segunda reunión les dije que vendieran la idea, pero se trata de que en cuatro, cinco o seis reuniones les ayudemos a hacer foco, a que tengan un plan, a que sean sostenibles… y si es necesario ayudar a que se les abran algunas puertas”.

Enrique Martínez explica cómo se desarrolla en la práctica el proceso: “La verdad es que con María José nos entendimos a la primera. Yo le fui dando mis puntos de vista de lo que yo veía como está el sector, ella se iba haciendo una idea y me planteaba dudas y problemas que íbamos resolviendo sobre la marcha. Yo creo que quedó bastante satisfecha cuando le dije cómo orientaría su negocio y yo también, diríamos que la sensación que me quedó fue un buen retrogusto”.

LA VISIÓN DE LOS EMPRENDEDORES

En el lado de los emprendedores hay una plena coincidencia al señalar que es vital la orientación del mentor. Los promotores de Seotic admiten que cuando acudieron a la primera entrevista con Xabier Mitxelenaestábamos en una fase de pivotaje brutal y teníamos un barullo de ideas y de dudas”.

Irantzu Lamberto confirma que no tiene “nada que ver la idea inicial con lo que ocurre cuando la llevas a la práctica. Había cosas que nos parecían mínimas y sin embargo nos hicieron ver que eran importantes… viene muy bien el criterio de empresas ya consolidadas, de alguien que te diga para y piensa”.

Lo mismo piensa Mª José Sola, que asegura que el periodo de creación de una start up “es caótico y se mantiene en el tiempo”. “Un punto de vista externo es muy útil porque desde dentro no lo ves todo, no eres consciente de tu situación real, puedes estar equivocándote y no darte cuenta”, precisa.

LA VISIÓN DE LOS MENTORES

Los mentores les devuelven los cumplidos. Xabier Mitxelena asegura que cada vez que se reúne con sus pupilos “aprendo algo, es un tema bidireccional. ¿Por qué hacemos mentoring? Porque soy salsero y me gusta ver todo tipo de negocios aunque no sepa nada de ellos, así aprendo”.

Mentores, Emprendedores y ViceversaSin duda, el aprendizaje es mutuo”, asiente Luis Oquiñena, que revela que esa relación puede ir más lejos, como lo demuestra el hecho de que Idifarma mantiene una relación de cliente-proveedor con una empresa que mentorizaron en su día. Esa experiencia le lleva a plantear que “un clúster bien estructurado, definido y diseñado, permitiría que apareciesen con más facilidad proyectos emprendedores, el proceso de aprendizaje mutuo sería mucho más potente y finalmente habría sinergia entre mentores y mentorizados”.

En este punto interviene la responsable del Área de creación de empresas de CEIN para advertir que “hay que tener un poco de cuidado con eso, nosotros intentamos que el emprendedor no vea al mentor como un posible proveedor o cliente. Tiene que aprender a hacer el camino. Luego, una vez que se consolide el proyecto, si se consolidan esas relaciones, ¡bienvenidas sean!

BENEFICIOS OBTENIDOS

El criterio de los mentores es apreciado por los promotores, como reconoce Irantzu Lamberto. Desde Idifarma les aconsejaron que apostaran por el medio ambiente, “nos hicieron verlo de otra manera por su experiencia en el lado comercial, porque había una clientela a la que no atendíamos. Cuando nos lo plantearon dijimos ¡pues no lo hemos tenido en cuenta!”

María José Sola apunta que gracias a Enrique Martínez descubrieron que su producto tenía muchas más posibilidades de las que habían imaginado. “Enfocamos la empresa hacia el canal de la distribución, pero Enrique, precisamente porque es cocinero y empresario, nos dijo que nuestros productos podían ser muy válidos para el canal HORECA, nos dio una serie de pautas y estamos viendo que tenía razón”.

Mentores, Emprendedores y Viceversa“Uno de los objetivos del programa es que el emprendedor, si se confunde, se dé cuenta rápido”, explica Pilar Tellechea, que añade que por eso las mentorizaciones tienen una duración de cuatro meses, aunque el plazo es flexible. “Es el tiempo que desde CEIN nos damos para ver qué está pasando en esa relación, si se van cumpliendo los objetivos”, añade su compañera Filo Valero.

EL FACTOR EMOCIONAL

María José Sola afirma que “te da mucha seguridad estar con alguien que ha pasado por lo mismo. Hay momentos en los que te dan ganas de echar a correr y tener alguien a tu lado con experiencia que te oriente es muy importante”.

Imanol Zubikarai le da la razón: “El emprendimiento es un estado emocional tan fuerte que estás como en una montaña rusa, por eso es importante tener clara la oportunidad de negocio porque, si sólo tienes la idea, en uno de los momentos que estás abajo vas a caer”.

Enrique Martínez considera “muy necesaria” la iniciativa de CEIN, que para Xabier Mitxelena “es clave”. “Es necesario que exista un entorno como éste porque unos pasamos y otros vienen, por eso este foro nos interesa a todos, no sólo a los que lo formamos sino también a la sociedad”.

Una información de Miguel Bidegain para Navarra Capital. Fotos Miguel Ciriza©

To Top