domingo, 22 octubre 2017

Mikel Idoate: “Las cosas se pueden hacer de forma diferente en la empresa"

La Fundación Sendabide está detrás de una empresa 100% navarra, Izarra, que abrió sus puertas en 2016 con 3 tanatorios, 3 M. de € de inversión y 15 empleos creados.

Navarra Capital
28 enero, 2017

Mikel Idoate es el gerente y Mikel Legarra, su socio y promotor en Tanatorios Izarra. Ambos se conocían y compartían una concepción muy filosófica de cómo tiene que ser el mundo funerario: “Vimos que se podían hacer las cosas de forma diferente en la empresa, no como gran compañía, sino como un servicio cercano y muy necesario”, nos cuenta Mikel Idoate, que nos recibe en su recién inaugurado tanatorio San Fermín, en Padre Calatayud 5, en el mismo centro de Pamplona.

Todos pasamos por la muerte, pero durante años la hemos querido ocultar y no hablar de ella, Izarra llega para acercar al ciudadano un lugar que empieza a verse de otra manera. Y ahí encaja la forma de entender la empresa, el servicio funerario y la vida y la muerte de Idoate y Legarra,

Idoate y Legarra

Idoate y Legarra

quienes transformaron sus ideas en algo real, el proyecto Izarra, que ya ha abierto tres tanatorios en la Chantrea, Etxarri Aranaz y ahora San Fermín en el centro de Pamplona; y tiene pendientes dos en Alsasua y Huarte. Pero no se trata del simple hecho de abrir negocios, sino de dar un servicio a la sociedad.

FUNDACIÓN SENDABIDE, LA MUERTE COMO PARTE DE LA VIDA

Izarra ha nacido con un fuerte componente social: Izarra es un servicio público dado desde el sector privado. Es un proyecto social que repercute en la sociedad de manera permanente, por lo tanto, no tendría sentido sin la parte social”. Están convencidos que la responsabilidad social compete a las empresas: “No hemos creado Izarra para hacernos ricos y venderlo el día de mañana, sino para trabajar a largo plazo para la sociedad”.

Estamos acostumbrados a vivir de espaldas a la muerte, como si fuera algo que no nos va a pasar, por eso, esta compañía, que diariamente ve la muerte de cerca, ha decidido que no quiere ser mera intermediadora, sino que quiere formar parte de ese proceso de duelo ayudando, incluso antes de que llegue: “La muerte es parte de la vida. Tenemos que intentar naturalizar la muerte y conocer mecanismos para aprender a vivir con ella”. Este es el motivo por el que junto a este proyecto empresarial ha nacido la Fundación Sendabide (ayuda al duelo).

Esta fundación, con el psicólogo Iosu Cabodebilla a la cabeza y su equipo, y la colaboración de Ángel Albéniz, dirige sus esfuerzos a acompañar el duelo en diferentes vías: formar a los trabajadores de Izarra, acompañar a las personas que han sufrido una pérdida: “Si en algún momento necesitan ayuda psicológica o de ayuda al duelo, están los profesionales de la fundación para atenderles”. Pero también está pensada la fundación para ayudar a las personas a prepararse ante una pérdida cercana: “Quienes saben que van a perder a alguien, pueden venir a pedir ayuda, consejo, asesoramiento…”

HABLAR DE LA MUERTE CON NATURALIDAD

mikel idoate 2 final“Tenemos muy clara la importancia de naturalizar la muerte. Hay que trabajarlo e ir, poco a poco, introduciendo ese debate y esa formación en la sociedad”. Por este motivo, la Fundación Sendavide también organiza charlas, conferencias y cursos.

La pasada Navidad, crearon ‘La silla vacía’. Sin duda, son fechas en las que la mayoría de las familias que se juntan para celebrar tienen una silla vacía por un ser querido que ya no está, por eso, desde la Fundación, organizaron charlas en la Chantrea e incluso hicieron una botella de vino con el logo de una silla vacía “para quien quiso brindar por esa persona que no estaba”. Todo, por normalizar algo que nos hemos empeñado en ocultar.

Está claro que la RSC es importante para el grupo Izarra y ha nacido con el compromiso social en su ADN, pero no solo les avala esta fundación (por cierto, una de las últimas en incorporarse a Fundaciones de Navarra), sino que también colabora económicamente y de forma directa con el comedor social París 365, con ADI Txuribeltxa, y con Proyecto Hombre.

IZARRA, UNA FILOSOFÍA DIFERENTE

Todas las empresas tienen que innovar constantemente y adaptarse a los nuevos tiempos, que están en continuo cambio, por eso Izarra nace con ese objetivo: “La muerte ha sido siempre algo tétrico y tabú, con tanatorios siempre oscuros. Teníamos que salir de eso, porque la sociedad avanza y nosotros tenemos que avanzar con ella, queríamos lugares más luminosos, más atractivos, con salas y túmulos amplios“, con imágenes vistosas y cercanas en las pareces, que invitan a relajarse y recordar.

En este sector, también se podía innovar en la forma de dar el servicio: “Que fuera más cercano y empático con las familias. La persona que tienes delante no tiene que sentir que le vendes una caja, tiene que saber que estás para acompañarle y para solucionarle todo lo que en ese momento necesita, y que a menudo no tiene cabeza para pensarlo”, destaca Idoate.

Es cierto que el trabajador, a menudo, pone una barrera para que no le afecte el dolor de las personas a las que está atendiendo, “pero en Izarra creemos en ‘sin barreras’ y en poner nosotros, como empresa y como personas, los medios suficientes para que quienes vienen aquí tengan un sitio donde poder ‘vaciar la papelera’ y desahogarse. Por eso hemos creado la Fundación”.

INNOVACIÓN CON A, DE ARRAIGOizarra ianuguracionFinal

Aquí, hablan de I+D+i+A. “Hemos añadimos una A, de arraigo, porque consideramos que cualquier empresa, acción cultural, social, etc. tiene que estar muy arraigada a la sociedad, al entorno, a la cultura donde ejerce su actividad. Y eso es lo que intentamos”.

Izarra es un proyecto comprometido con Navarra y nace para aportar su granito de arena en la sociedad: “Somos una empresa navarra, cien por cien de aquí, con personas de aquí. Y no solo Navarra, si venimos al Ensanche, participamos en la Asociación Comercial del Ensanche, trabajamos con las floristerías que tenemos aquí al lado, con el constructor… Y en la Chantrea y en Etxarri también lo hacemos así. Toda nuestra actividad económica la revertimos aquí”.

La compañía intenta repercutir positivamente allá donde abre sus puertas, porque cree que es importante comercialmente, pero sobre todo filosóficamente: “Navarra no se puede descapitalizar con las grandes empresas, tenemos que ser de aquí y ayudarnos unos a otros”. De hecho, abrió sus puertas hace unos meses y ya ha realizado una inversión de 3 millones de euros y ha creado 15 puestos de trabajo.

Una información de Yosune Villanueva Lucea para Navarra Capital. Fotografías de Miguel Ciriza.

 

To Top