domingo, 17 diciembre 2017

Momentos para brillar

Collares, brazaletes, pulseras, anillos… las joyas son un elemento ornamental que completan nuestros looks no solo en ocasiones especiales sino también en el día a día, aportando un toque especial y sofisticado a nuestro modo de vestir. Luxenter lleva más de 40 años diseñando joyas, un sector nacido para hacer brillar a las personas.  Navarra es ahora clave para la expansión del negocio.

Cristina Catalán
Pamplona - 2 diciembre, 2017

Imagen de un establecimiento Luxenter

Imagen de un establecimiento Luxenter

Las joyas han sido a lo largo de la historia un ornamento de distinción, estatus social y determinado nivel económico. Hoy día, mujeres, y cada vez más hombres, adquieren joyas para completar sus ‘outfits’ en su día a día cotidiano. Los metales y piedras preciosas han dejado un hueco para otros materiales más accesibles económicamente pero que aportan sofisticación y elegancia de igual manera. La cadena de joyería Luxenter comenzó su actividad empresarial en 1972 y en 1976 abrió su primera tienda en Madrid. En estos más de 40 años de experiencia ha tenido un objetivo esencial: proporcionar lujo accesible a todo tipo de mujeres.

Esta joyería en plata y acero crea joyas con piezas únicas y un diseño original, confeccionando más de mil diseños al año, únicos y especiales para cada mujer, acorde con su personalidad. Trabajan constantemente en la investigación y uso de nuevos materiales que hagan accesibles la calidad y el diseño.

Luxenter crea más de mil diseños de joyas al año y cuenta con 1.200 puntos de venta.

Cuenta con 1.200 puntos de venta, 800 de ellos en España. Tienen presencia en todos los Corte Inglés y hace cuatro años empezaron a apostar por tiendas monomarca. Cuentan con 14 tiendas propias y 26 franquiciadas. A lo largo de 2017 han realizado 14 aperturas, todas ellas franquicias.

NAVARRA, CLAVE PARA LUXENTER

Ésta es una de las empresas que participó recientemente en EmprendeFranquicia. Allí expuso sus necesidades, requerimientos y expectativas para la apertura de nuevas franquicias en nuestra comunidad. “Una de nuestras peculiaridades es que dejamos el género en depósito a nuestros franquiciados. Solo pagan lo que venden. Y no hay royalties. Queremos que vendan mucho, por eso no nos importa dejar en depósito el género. Dos veces al año cambiamos la colección. Hacemos un análisis de las ventas de cada franquiciado para ver qué perfil de cliente tienen y qué diseños gustan más. Y en función de ese análisis les mandamos una colección u otra”, explica Pedro Relaño, del departamento de Expansión de Luxenter.

LUXENTER (3)

El representante de esta joyería señala que tiene especial preferencia por los centros comerciales, “tanto en formato kiosco o formato tienda. En el primero nos valdría con una superficie de 10 a 25 metros cuadrados. Para tienda pedimos de 20 a 50 metros cuadrados. Pero también nos encargamos de buscar el local a nuestros franquiciados si lo quieren y hacemos un plan de negocio antes de cualquier pago para ver si sería rentable según las previsiones de ventas. Si vemos que no lo es, no se abre. Nuestra política pasa por no cerrar ninguna tienda, por eso, preferimos no abrirla si tenemos dudas. Queremos que la marca vaya creciendo con su propio nombre, queremos hacerlo bien”.

Relaño: “Navarra es un punto clave para nosotros. Queremos estar en los dos centros comerciales de Pamplona. Somos optimistas. No nos da miedo la competencia”.

Luxenter tiene presencia en Asturias pero desean comenzar su expansión por la zona del norte, “posicionarnos e ir creciendo, haciéndonos más grandes. Navarra es un punto clave para nosotros. Queremos estar en los dos centros comerciales de Pamplona, Itaroa y La Morea. Creemos que nos queda sitio, no nos da miedo la competencia. Es más, nos gusta, porque la conocemos y sabemos cómo competir. En calidad-precio salimos muy bien. El hecho de que haya competencia nos motiva más para abrir allí”, anuncia Relaño.

LUXENTER (2)

Para abrir una franquicia de Luxenter hace falta una inversión de unos 35.000 euros en el caso de kiosco, canon incluido. Sobre todo, sobre todos, para ellos es muy importante que el franquiciado esté dispuesto a seguir las directrices de la franquicia, “que acepte las reposiciones y los cambios de género, que atienda a las demandas de refuerzo de personal y de formación cuando se le indica… Somos optimistas y realistas. Incluso estamos poniendo el freno, podríamos abrir más tiendas pero queremos hacerlo bien. Pensar en dos franquicias en Navarra es realista”, adelanta con seguridad Relaño.

 

To Top