domingo, 30 abril 2017

En un mundo cada vez más globalizado, la movilidad de los equipos humanos se ha convertido en un desafío inaplazable para las empresas. Según la consultora estadounidense Gartner, especialista en Tecnologías de la Información, la incompetencia digital provocará que el 25% de los negocios pierdan competitividad durante 2017. Dicha movilidad demanda, entre otras cosas, la disponibilidad permanente de datos y aplicaciones de manera que puedan utilizarse desde cualquier lugar y dispositivo en un entorno seguro.

 “La ejecución de este tipo de proyectos involucra especialmente a los departamentos de RRHH, Seguridad e IT” afirma José Antonio Gurucelain. También hace hincapié en la importancia de establecer un plan de comunicación con los trabajadores para garantizar el éxito del proyecto. “Si la empresa le facilita a un trabajador un dispositivo lo primero que tenemos que hacer es sentarnos con él y describir las reglas de cómo vamos a trabajar, y qué cosas va a hacer y no hacer la empresa”.

Los proyectos de movilidad aportan un gran valor a las compañías. Su puesta en práctica se traduce en que la información, totalmente protegida, pasará a estar disponible en todo momento. También facilita la comunicación entre el equipo, ya que las capacidades de trabajo del mismo no dependerán del lugar en el que se encuentren o del acceso a un dispositivo concreto.

NSX: RED Y SEGURIDAD ALINEADAS 

cistec-bilbao1Para ello proponen soluciones como NSX, una plataforma de virtualización de redes que permite incorporar la funcionalidad y seguridad, tradicionalmente asociadas al hardware, directamente en el hipervisor. “NSX permite al usuario independizarse de la red subyacente, ofreciendo servicios de forma ágil y segura. También aporta una arquitectura “Zero-Trust” a los entornos desde una consola centralizada. Además, posibilita la extensión de las redes entre centros de datos para aportar nuevos escenarios de continuidad de aplicaciones, y la integración de servicios de seguridad de un ecosistema creciente de fabricantes”, explica David Sáenz. “Esta plataforma también permite automatizar el ciclo de vida de las redes y las reglas de seguridad, y vincularlos a departamentos, grupos de usuarios, etc. en lugar de a la IP como suele hacerse”.

El resultado de esta virtualización de la red es una mayor agilidad, aportando además el aislamiento y la protección que las empresas necesitan para llevar a cabo proyectos de automatización, movilidad y ejecución distribuida. Al final de la jornada los asistentes pudieron comprobar la eficacia de este sistema aplicado a diferentes casos prácticos de la mano de Juan Ramón García Montes